Pildoritas 155 (año VII)

El presidente Maduro quien a los que le hemos seguido desde que el Gigante le entregó el testigo que el pueblo le ratificó para que continuara una carrera de relevo cuya meta es la implantación definitiva del socialismo, que se está conformando cada día, sin copias, con el pueblo como creador y venciendo todos los obstáculos a que en el trayecto viene siendo sometido, ha demostrado que es un hombre que cuida los detalles.

Este 04 de septiembre los medios traen la noticia del anuncio de crear un Mercal en cada Base de Misiones, ello es importante pero lo más importante es una de las razones que le impulsa que es el erradicar el consumo de comida chatarra, que tanto daño le hace a la salud, no solo de los venezolanos sino a cualquier ciudadano del mundo.

Eso está muy bien. Bueno sería que entre los venezolanos se hiciese una investigación o una consulta para ver si fuese posible legislar sobre el tema y prohibir la venta de ese tipo de comida que no llega ni a la categoría de alimentos, sino que más bien deberían ser clasificados como sustancias nocivas para la salud.

Ahora bien la intención del presidente es muy buena y en algo ayudará, pero resulta que las llamadas comidas chatarras, en las cuales se deben incluir los llamados refrescos y chucherías tales como los pepitos, doritos y sus derivados, que como quedó demostrado en un programa del canal 8 de hace un tiempo, son productos que provienen de derivados del petróleo y por lo tanto no aptos para el consumo, por lo cual uno no se explica cómo en sus envases aparece incluido el permiso del Ministerio del Poder Popular para la Salud, que debería más bien aprovechar para por esa vía desterrar de nuestro país esas porquerías que tanto daño le hacen, sobre todo a nuestros niños; no se diga de los refrescos que junto a otros venenos se expiden en las llamadas cantinas escolares, por lo cual no se encuentra explicación cómo en un gobierno que por los canales oficiales, hace esfuerzos por convencer a los usuarios de los peligros por consumir ese tipo de productos, los Ministerios de Educación y Salud, no prohíben terminantemente que al menos en los establecimientos escolares, se venda ese tipo de basura, que encima de dañar la salud de nuestros estudiantes, enriquecen un montón de vivos que se siguen aprovechando de la herencia viva y coleando de un capitalismo, especializado en inventar cualquier medio para no solo robar a la gente, sino para dañarle su salud.-

Estamos a tiempo de que el gobierno produzca un instructivo que erradique definitivamente esta práctica, evidentemente contraproducente y contradictoria, que dolorosamente se consigue también en establecimiento de salud, públicos y privados, en los llamados cafetines, donde debería ser prioridad, por conocimiento de causa, su erradicación.

Por lo menos, tal decisión debería comenzarse en el sector publico, así como se hiso con el tema del cigarrillo, prohibiendo los productos como los refrescos, comenzando la lista por el más conocido como es la venenosa Coca-Cola y similares e iniciar una campaña para que el sector privado se conciencie y de buena manera colabore, a ver si se hace el milagro de que este país sea el primero en ser declarado PAIS LIBRE DE COMIDA CHATARRA Y PRODUCTOS “ALIMENTICIOS” NOCIVOS PARA LA SALUD.

Veremos.......



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1186 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: