Se ha ido de viaje Pedro Ortega Díaz

Desde la llegada de los españoles a nuestro continente, comenzamos a recibir una educación esclavista que aún no disminuye sus baterías. La Dominación capitalizando sus legiones de dominados. Un largo y doloroso período colonial que en algunas partes de Latinoamérica aún pareciera persistir. Aprendimos a ser esclavos, la esclavitud es tal vez un morbus educativo de difícil lavado. Aprendimos a respetar, a temer, incluso a querer a los imperios. La adoración al amo es la señal inequívoca de que un ser humano está graduado de esclavo. La esclavitud aprendida en las iglesias, y en todo el amplio espectro clerical, fue la principal dificultad que tuvo que vencer Bolívar en todo el proceso emancipatorio de las naciones independizadas por su espada.
¿Dónde encontrar combatientes para una lucha en contra del alma bendita del imperio español en la que habían educado al Pueblo? Vemos entonces a nuestro padre de la patria, gritar, vociferar, y sacar fuerzas infinitas para bajar a empujones a un cura que en pleno drama del desastre del terremoto de 1.812, le hablaba a sus educandos del “castigo de Dios por haberse revelado a la corona española”. Bolívar fue excomulgado por la curia bogotana. Su pecado, poner en tela juicio las bondades de la educación clerical que hacía de cada mujer una esclava, de cada hombre un esclavo incondicional de los imperios.
 
Pedro Ortega Díaz ha sido un cruzado de esa misma lucha de Bolívar y de toda esa pléyade de héroes hacedores de Pueblos en nuestro continente. Un luchador persistente e inclaudicable para revertir una educación esclava por la enseñanza de la Libertad, de la dignidad y de la Justicia. El arma utilizada por Pedro Ortega Díaz en el combate desigual con las adversidades, fue el marxismo, la ciencia elevada e incontrastada para  la salvación de la especie humana. Su espíritu crítico, cimentado y pulido ciencia marxista, se explayaba en el diagnóstico y en el análisis de nuestra sociedad explotada por la voracidad capitalista.
 
Pedro Ortega Díaz, al lado de los fundadores del partido Comunista de Venezuela, fue primero en la lista de los perseguidos encarcelados, torturados, primero en los enfrentados a todos los infundios dictatoriales practicados en nuestros País. Adversador de las falsas democracias que nos dominaron  los cuarenta años del puntofijismo. 
 
Pedro Ortega Díaz es un apóstol del comunismo que nos corre por las venas a todos aquellos que luchamos por un mundo sin explotadores ni explotados, más allá de un mundo mejor, nuestro apóstol luchó por un mundo de iguales. 
 
Pedro Ortega Díaz parte hoy despedido por el dolor infinito de quienes tenemos el honor de ser sus eternos partidarios, pensamos que sólo se va de viaje al interior de cada revolucionario socialista, que así se sienta, y así actúe. Estamos convencidos que ahora hacía más falta que nunca, ahora que el continente ha despertado al calor de las luchas de Bolívar y de todos nuestros libertadores de América. Sin embargo estamos convencido que Pedro Ortega  Díaz está vivo entre nosotros, y será como una antorcha incandescente para la profundización de la revolución Bolivariana.
 
 
¡Gloria Eterna al Camarada Pedro Ortega Díaz!
¡Estamos contigo Camarada en la construcción de la Patria buena!
 
¡Socialismo o socialismo!
  
¡Qué viva contigo la lucha inclaudicable por un mundo socialista!
  
 ¡Hasta la victoria siempre!

tutas13@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2669 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a19308.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO