Después del Congreso

La militancia del PSUV, y en especial quienes asistieron como delegados e invitados al III Congreso, seguramente están satisfechos con los resultados del evento más importante de este importante partido, catalogado como el de más militantes inscritos en Latinoamérica y otros confines del planeta.

Mucho se ha dicho y comentado en estos días acerca de la trascendencia de este evento que reunió durante casi dos semanas a invitados internacionales y centenares de compatriotas, con el objetivo de sintetizar y pulir las miles de propuestas que diseñaron las UBCH, como instancias de base. Precisiones y actualización de las Tesis programáticas, Estructura organizativa y Línea internacional coparon el tiempo de quienes asimismo se pasearon por infinidad de iniciativas que pronto conoceremos de manera detallada.

En fin, si a los objetivos vamos, un III Congreso exitoso en el cual se ratificaron, una vez más, líneas de trabajo interno y externo propias de un partido que tiene el tremendo compromiso de ser gobierno y llevar adelante, nada más y nada menos, que una Revolución, ahora con más raíces.

Concluido este encuentro de debate, alegría y retos, cada quien vuelve a lo suyo. A la cotidianidad. A la realidad del barrio, del pueblo, de la ciudad, del estado y de nuestro país. Cada quien vuelve a sentir a la familia y al vecino de carne y hueso que nos exige acciones concretas ante problemas acuciantes, palpitantes, diarios e impostergables a pesar del comportamiento recurrente.

Nos referimos a los nudos que afectan el día a día de nuestros ciudadanos. Hablamos de lo que la gente siente y piensa, a su manera y sin el excesivo tecnicismo, de la economía, de la inflación, de la escases de una lista de productos alimenticios o no, del acaparamiento que no se castiga, del contrabando con cómplices que no termina, de la lista de corruptos , rateros y ladrones privilegiados, para quienes la aplicación de justicia no llega porque raudos y veloces salen a sus anchas por los aeropuertos.

Quiero decir que bien bueno este, nuestro III Congreso, si compartimos en poco tiempo resultados y avances en esos nudos heredados, reproducidos, consolidados y multiplicados, a pesar de los buenos deseos de buena parte de nuestra dirigencia.

El éxito del PSUV, de este III Congreso y de la Revolución Bolivariana no se medirá con tener el partido más grande del mundo, ni porque inscribamos, sin propaganda, a cien mil nuevos militantes en cuestión de semanas. Nuestro éxito va unido al logro, en breve plazo, de poner en movimiento la maquinaria productiva agropecuaria e industrial y utilizar con puntería los recursos que nos aporta el petróleo. Si es necesario, como urgente, un Congreso exclusivamente económico.
Bienvenido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1209 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas