Auditórium

Se atreverá Nicolás a la: ¿Dolarización oficial?

“Si quieres tener rendimiento dentro de un año, planta arroz; si lo quieres dentro de diez años, planta árboles; si lo quieres dentro de cien años, planta hombres”.                                    

                                                                                                          Refrán chino….          

¿El Presidente Nicolás Maduro  habrá consultado con sus asesores la factibilidad de la dolarización oficial de Venezuela?  Quien esto escribe ha consultado a expertos amigos en la materia económica y monetaria, tanto nacional como internacionalmente cuyos nombres  me reservo para ver si es factible esta medida monetaria en nuestro país;  porque hasta ahora no vislumbró una salida para salir de esta grave crisis económica que está acabando con nuestra querida Venezuela, donde las colas, inflación, escasez e inseguridad,  la tienen sumida en el caos y la violencia.                   

Esto lo traigo a colación porque el Ecuador lleva varios años con su economía dolarizada. Y los ciudadanos de ese país, en el transcurrir del tiempo han tomado conciencia y han entendido los efectos positivos en la economía al tener una moneda fuerte.                                          

La emisión discrecional por parte del  Banco Central de Venezuela de emitir dinero  inorgánico, solo sirve para devaluar el Bolívar Fuerte y reducir el poder adquisitivo de nuestra moneda, aumentando la pobreza de los venezolanos. Los ciudadanos de este país  claman por un cese de declaraciones demagógicas de los políticos de ambos bandos sobre este tema. Creo como me han explicado los expertos, lo que sucedió con la economía ecuatoriana  donde el uso del dólar  permitió controlar la inflación,  logrando estabilizar la confianza entre los sectores económicos productivos: la confianza fue tal que aparecieron los créditos no especulativos; ya que hay un férreo control del estado  sobre el que especule, lo cual le facilita a la gente adquirir bienes para el hogar como electrodomésticos, vehículos esto ha permitido que mucha gente adquiriera estos bienes con créditos a largo plazo.                                                                                                                

El pueblo venezolano al igual que el pueblo ecuatoriano entendió, de esto suceder,  entendería las ventajas de tener una estabilidad monetaria,  y un fuerte control sobre la inflación que en Venezuela, que está deteriorando los salarios, creando un clima de incertidumbre sobre el futuro del país en la juventud y en los sectores profesionales que han optado por emigrar del país.                                                                                                     

De Nicolás Maduro tomar esta medida le devolvería la confianza al sector empresarial productivo debido a la estabilidad monetaria, y se verían obligados a hacer reajustes  para mejorar la competitividad, sin mezclarse en cuestiones políticas,  y sin necesidad de utilizar la corrupción para obtener las divisas, como existe ahora con los llamados sica’s, los cadivi’s que benefician a unos pocos corruptos en desmedro de muchos venezolanos. Esta medida de tomarse aumentaría  las transacciones de bienes y servicios en el mercado nacional.

 La dolarización cumpliría un rol primario que sería el de controlar la inflación, y proporcionar la  estabilidad monetaria. El país ganaría mucho si se aprovecha esta estabilidad monetaria, ya que  sería amigable a la inversión, y al crecimiento económico, así se  integraría el sistema financiero nacional al sistema financiero internacional mediante políticas de apertura al mundo, y se estimularía  la presencia en el país de bancos internacionales.

Venezuela vive una crisis económica producto de un pastel ideológico dogmatico que fracasó en el siglo XX, creando un ambiente de incertidumbre política, las erráticas y populistas medidas gubernamentales, el  excesivo gasto público, el endeudamiento y,  las expropiaciones han sido un lastre muy grande, que no deja que el país use su  potencial, y  lo conduzca a un mayor desarrollo. El futuro y tiempo de la dolarización seria hasta que extirpemos el tumor canceroso que tiene a nuestro signo monetario el Bolívar en un estado terminal. El gabinete económico tiene que hacer un esfuerzo para entender cómo es que  funciona una economía real en pleno siglo XXI, donde en un mundo moderno y globalizado millones de personas se ganan el sustento diario ofertando y comprando sus productos, sus servicios profesionales, y los oficios laborales.                                   

Para  que en Venezuela sus ciudadanos tengan éxito, el gobierno bolivariano debe garantizar un ambiente de seguridad, de libertad plena, con un Estado de Derecho  (Articulo dos de la CRBV) donde se respete y garanticen los derechos de la propiedad. Eso es lo que haría  la transitoria  dolarización en Venezuela: devolver los derechos de las propiedades a los que fueron afectados. Hay que reconocer  la incapacidad del gobierno para manejar la economía, los venezolanos estamos tácitamente dolarizados por el perverso y especulativo ‘dólar’ paralelo innombrable. De esto darse seria  una verdadera revolución  en pleno siglo XXI, que las cosas cuando se hacen  de abajo hacia arriba, y con el apoyo del pueblo funcionan, no imponiéndolas de arriba  por un burocratismo ignorante.

El excesivo gasto público, y la alta corrupción sin control está destruyendo  la economía nacional, para cumplir con la “deuda social” y  redistribuirla  hay que crear riqueza, los subsidios prolongados crean especulación entre los más  pobres,  la oposición a la inversión extranjera, ha debilitado a la economía,  no quedándole  más remedio al gobierno bolivariano que emitir dinero inorgánico para solventar los compromisos políticos adquiridos.                                          

Si Venezuela pasa hacia la dolarización oficial  traería una rápida recuperación en la economía del país porque le meteríamos una quimioterapia a la moneda nacional la cual tiene a la patria contra el suelo debido a las continuas devaluaciones de la moneda,  y al constante aumento de la inflación que ya pasa del 70%.  Para finalizar me dicen los expertos consultados que el efecto sobre el sector productivo, y el consumidor sería exitoso. El Presidente Maduro y sus asesores deben pensar y reflexionar seriamente sobre estas medidas que acabaría con la llamada “Guerra Económica” que tiene al país al borde del colapso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 11773 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: