Lo económico, columna vertebral del proceso revolucionario

Lo económico, columna vertebral del proceso revolucionario- Hugo Chávez; 15 de agosto de 2007, en ocasión de presentar la reforma constitucional ante la asamblea Nacional.
 
Si la fortaleza económica y el desarrollo industrial es la columna vertebral de cualquier sistema político, entonces a la revolución bolivariana y nuestro socialismo es invertebrado, ya que le falta un soporte estructural que le permita su viabilidad en el tiempo, a pesar de tener buenos pulmones petroleros que han permitido captar una parte importante de la renta internacional ( por la adicción mundial a los hidrocarburos ). Venezuela no puede valerse hoy por sus propios medios para garantizar las necesidades básicas del pueblo, dejando vulnerable y dependiente a toda una nación a las tecnologías, los alimentos y los bienes y servicios en general que se producen en otros países aliados o no, rivales o no, socialistas o no, capitalista o no.
 
Como columna vertebral económica; Chávez nunca se planteo la aniquilación de ninguna forma productiva existen heredada, Chávez sabía que para sacar adelante al país se necesitarían cada tipo de vértebra ( forma social de producción ) y propuso nuevas formas o figuras productivas que revirtieran la hegemonía del capital sobre el trabajo, añadiendo un poderoso factor de equidad y justicia en la generación y redistribución de la renta, como fueron las novedosas formas de propiedad social de los medios de producción que retribuyera al trabajador, la contraprestación sincera por participar en el proceso productivo y los excedentes se reinvirtieran en la potenciación y adecuación de la formación bruta de capital fijo ( Bienes de capital o Medios de producción) para así alcanzar las fronteras tecnológicas ya exhibidas por los países industrializados.
 
Esa es la regla inexorable de las industrias líderes del mundo, trabajan, producen, invierten, si no cumple este ciclo, pierden ventajas competitivas, y serán sacadas del mercado por otras empresas que si lo hacen y que pueden establecer estrategias de competitividad basadas en bajos costos, productos diferenciados y nichos específicos, lo cual sin duda pasa en cualquiera de las estrategias por una sólida capacidad tecnológica que te permita establecer un liderazgo en el segmento industrial al cual perteneces y desde allí puedas ir ganando posiciones de mercado locales, nacionales, regionales y hasta mundiales.
 
Recordemos las palabras exactas de Chávez cuando propuso la reforma del artículo 115, introduciendo nuevas formas de propiedad y respetando las ya existentes:
 

"El 115 también sufre un cambio radical. Propongo que se redacte de la siguiente manera: “Se reconocen y garantizan las diferentes formas de propiedad…” –fíjense que el 115 actual lo que dice es lo siguiente: “Se garantiza el derecho de propiedad”, ahora estamos ampliando el concepto: “Se reconocen y garantizan las diferentes formas de propiedad”, esto incluye la propiedad privada, estamos agregando no sólo el reconocimiento sino la garantía de las distintas formas de propiedad. “La propiedad pública es aquella que pertenece a los entes del Estado. La propiedad social es aquella que pertenece al pueblo en su conjunto y las futuras generaciones y podrá ser de dos tipos: la propiedad social indirecta cuando es ejercida por el Estado a nombre de la comunidad y la propiedad social indirecta cuando el Estado la asigna bajo distintas formas y en ámbitos territoriales demarcados a una o varias comunidades, a una o varias comunas, constituyéndose así en propiedad comunal, o a una o varias ciudades constituyéndose así en propiedad ciudadana”. Ahí me detengo. Estoy hablando de la propiedad social y dos formas, directa o indirecta. La indirecta, por ejemplo, PDVSA. PDVSA es propiedad social, pero gestionada por el Estado, pero es de todos los ciudadanos.

Ese cuento que cargaba por ahí el filósofo del Zulia con aquella tarjeta, detrás de eso lo que estaba era la trampa de la privatización, de picar en pedacitos a la gran empresa petrolera venezolana para descuartizarla y acabarla. No, esa empresa es y será siempre propiedad social, pero a través de un Estado. Ahora no es el Estado capitalista, es el Estado que estamos construyendo, el Estado socialista. Hay una diferencia muy grande entre el Estado capitalista y el Estado socialista. Bueno, la propiedad social directa –ya leí su definición– es cuando se asigna de manera –valga la redundancia– directa a una comunidad cualquiera.

Entonces la propiedad social directa, les voy a poner el ejemplo; una planta productora de alimentos pudiera –primero será propiedad del Estado– ir moviéndose hacia una forma de propiedad social directa, ahora es indirecta, porque la tiene el Estado bajo su control, su gestión, está comenzando, pero en la medida en que se vayan organizando allí las comunidades, las comunas, la ciudad, el poder popular bien asentado, ¿por qué no? Mañana o pasado mañana el Estado puede transferir la propiedad a esa comunidad o a esas comunidades en un ámbito geográfico determinado, entonces la planta pasaría a ser de propiedad social directa, pero en las condiciones que establezca la ley.

Es decir, una propiedad para satisfacer las necesidades de la población y no para que se vuelvan ricos una minoría allí en esa comunidad, es la siembra del modelo socialista, el socialismo desde abajo.

Luego la propiedad colectiva. “Es la perteneciente a grupos sociales o personas para su aprovechamiento uso o goce en común pudiendo ser de origen social o de origen privado”. Una cooperativa casi siempre es de propiedad privada colectiva, porque es la propiedad privada de un grupo, no es propiedad social, no nos engañemos con eso, pero aquí lo estamos aceptando, reconociendo y garantizando, no es que estamos en contra de las cooperativas, no, que existan, todas estas formas las necesitamos, porque serán parte de un sistema bien flexible, bien amplio, económico, productivo, socialista.

La propiedad mixta es la conformada entre el sector público, el sector social, el sector colectivo y el sector privado en distintas combinaciones para el aprovechamiento de recursos o ejecución de actividades siempre sometidas al respeto absoluto de la soberanía económica y social de la Nación.

Y por último, la propiedad privada. “Es aquella que pertenece a personas naturales o jurídicas y que se reconoce sobre bienes de uso y consumo y medios de producción legítimamente adquiridos. Toda propiedad estará sometida a las contribuciones, cargas, restricciones y obligaciones que establezca la ley con fines de utilidad pública o de interés general, por causa de utilidad pública o interés general”.

Ustedes vean, ciudadanos diputados, diputadas, que en este artículo 115 he hecho y hemos hecho un esfuerzo para presentar de la manera más clara y pedagógica posible para que nuestro pueblo lo asimile y lo asuma." Fin de la cita

Los procesos productivos o modos de producción son implacables y deben ir acompañados de sistemas gerenciales adecuados al resultado buscado y en eso no fuimos capaces de acompañar la propuesta audaz y estratégica del comandante Chavez para sepultar nuestro modelo extractivo parasitario y rentista para dar nacimiento a un modelo verdaderamente productivo diversificado y soberano.
 
Ese artículo 115 de la reforma constitucional; era la base de un nuevo modelo socioproductivo, de su aplicación y desarrollo pleno dependía la construcción del socialismo, Chávez estaba desactivando las futuras guerras económicas contra la revolución bolivariana, estábamos generando las condiciones para consolidar el país potencia que todos queremos y necesitamos, pero el cadivismo, el rentismo, el facilísimo, y la vieja burguesía parasitaria y la nueva, pudo más que la voluntad de un pueblo que reclama su soberanía económica.
 
Las lecciones para hoy son sencillas, la gerencia es indispensable, el seguimiento a los proyectos debe ser riguroso ( lo que no se mide no progresa ) y se deben establecer claramente las responsabilidades, sin impunidad política, no confundir planificación con acción, y por ultimo ampliar la base gerencial que asuma los retos para conducir el despegue de nuestro aparato productivo y mantenga relaciones cooperativas y complementarias con el sector privado y salga a buscar nuevos mercados internacionales y meta a Venezuela en el siglo XXI con las competencias y ventajas requeridas por el mundo actual.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1667 veces.



Amenothep Zambrano


Visite el perfil de Amenothep Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: