Presidente, se requiere un sacudón con epicentro económico

En la dramática frase de “eficiencia o nada”, Chávez pudo expresar consternado por aquellos, sus últimos días de su productiva existencia, un incalculable derroche de sabiduría con unos extremos matemáticos con los cuales se habría de evaluar un gabinete ejecutivo de alto gobierno. Y ciertamente, tan altos cometidos de una gestión de tal magnitud no pueden tener alguna otra calificación que, o la eficiencia que arroje resultados de bienestar social y económico del país, o la nada que describe la errática tarea de ensombrecer con gris oscuro el avance de los pueblos. Por eso, la labor que se ha propuesto el presidente Maduro en la dirección de calificar su tren ejecutivo en los próximos días requiere del mayor cuidado que omita caracteres subjetivos para el análisis de los resultados que hasta hoy exhiben los ministros. Y Chávez debe estar omnipresente allí en ese esfuerzo. Si a ese hombre se obvia en su memoria, vaya saludo a la bandera de un socialismo no logrado que implora su presencia. Y por eso después que Chávez se nos presenta tan solo con su legado y con un sarcófago en ese cuartel que él mismo denominó “de la montaña”, uno se fatiga, como presintiendo que algo inalcanzable se va a presentar. Y ojalá que con esto del sacudón ministerial que el presidente Maduro propone y que jamás la denominó Tres Erres, pueda el gobierno revolucionario levantar las alas del progreso revolucionario. Desde ya se nota a mil luces que los ministros Arreaza y Menéndez están ratificados, porque de lo contrario nadie se atrevería a pensar que salen del gabinete siendo que ya el presidente les indicó la tarea de coordinar la actividad reestructuradora de ese gabinete que proyecta cambiar. Y nadie puede creer que una actividad reestructuradora se puede hacer fuera del gabinete. Pero sean quienes sean los que tienen la responsabilidad de la evaluación gabineticia se deberá atender los insistentes llamados de Chávez. Todo el mundo, inclusive gente cercana que conforma el gabinete presidencial ha dicho claramente que la economía nacional no anda bien. Pero no es solo eso. El pueblo llano y sencillo sabe y siente que hay que mejorar la economía para la mejoría popular. Hay muchas cosas que desnudan esta realidad. Cuando no alcanza el salario mínimo para nada es lo más elocuente. Entonces los encumbrados en la planificación económica debe ser revocados. Así sin tapujos. Si el revolcón camarada presidente Maduro, no mueve las personas y el pensamiento de quienes han retrasado el crecimiento de la economía popular, no tenga duda de que habrá que relevarlos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4800 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: