Bolívar: entre Héroes, “¡héroes no”, traidores!

Bolívar: entre Héroes, “¡héroes no”, traidores!


Recordando a Don Francisco Herrera Luque:

La situación del Libertador en el Perú no era precisamente la mejor. De una parte estaba el resentimiento del marqués de Torre Tagle, el nuevo Presidente peruano, a quien Bolívar había puesto de lado; por la otra estaba el Vicepresidente Santander, opuesto a la aventura del Sur, y ahora muy herido en su amor propio al verse obligado a ceder ante las exigencias del Padre de la Patria.

El general Sucre le informa: Malas noticias, Excelencia. El depuesto Presidente Riva Agüero se ha declarado en rebeldía contra vos. En combinación con la flota peruana se ha declarado Presidente y desconoce el gobierno central de Torre Tagle, acusándoos a vos de tirano y traidor…

El general Córdoba: Y después de decir tantas lindezas de Su Merced. ¡Cómo cambian los hombres!
El Libertador ¡Caray! La cosa es seria. Ha quedado bloqueada nuestra comunicación con Colombia. No nos llegarán refuerzos y esta gente no me inspira confianza. Lo que no entiendo es la actitud de Riva Agüero… Es realmente suicida… Es un absurdo estratégico… El ejército español del Norte, que opera en las inmediaciones del ejército de Riva Agüero, apenas sepa de su ruptura con el gobierno central, caerá sobre él y lo destrozará.

La verdad es que le atribuía más inteligencia a Riva Agüero. Si Riva Agüero ha actuado de esta forma, algo oculta en la manga:

Permítanme callar por el momento y déjenme ponerle un peine. Consígame, general Córdoba, aquellos mapas que abandonamos para la campaña del Norte y llámame al Cholo Bustamante…

Aquí está la prueba de lo que sospechaba. Riva Agüero es un traidor que cuando dio el paso de alzarse, ya estaba en connivencia con los españoles. Un correo suyo fue interceptado por los nuestros y mírenme lo que envía al general español: Muy pronto lograré convencer a mis hombres que ante la tiranía de Bolívar es mil veces preferible el gobierno de Su Majestad Fernando VII.

El Libertador: ¡Pero qué canalla! Nunca me lo pude imaginar.

Córdoba: ¿Y qué pensáis hacer Libertador?

Libertador: Muy sencillo. Enviarle estas pruebas a la oficialidad patriota de los ejércitos del Norte. Ocupaos que hoy mismo salga hacia allá un parlamentario de confianza.

Tal como lo calculó el Padre de la Patria. El depuesto presidente fue expulsado del país (gracias a la intervención de Bolívar no fue ejecutado) y el Libertador, gracias a su habilidad, además de engrosar sus filas con el ejército en rebeldía, dejaba el camino expedito para que Colombia le siguiese enviando más y más tropas.
La traición de Riva Agüero no fue la única. El 1 de enero de 1824 se encontraba el Libertador al borde de la muerte en Pativilca, a causa de un tabardillo.

Un oficial le dice: No quiero ser portador de malas nuevas; pero la guarnición argentina del Callao ha entregado la fortaleza a los españoles. Nos han traicionado, y los granaderos de los Andes han seguido el ejemplo de los rioplatenses.

A los pocos días el general argentino Necochea le comunicó con voz grave al Padre de la patria:
Lima ha caído en poder de los españoles. Y el culpable es Torre Tagle… Le interceptamos una comunicación donde se prueba su connivencia con el ejército del general español Canterac, aparte de haberle salido al encuentro para presentarle sus parabienes… El Congreso peruano, antes de disolverse, depuso al traidor Torre Tagle y os ha elegido Dictador del Perú.

Con la caída de Lima y El Callao, los patriotas —como escribe Liévano Aguirre— sólo dominan una pequeña zona costera del Perú septentrional y los españoles tienen la cabeza de puente para que desembarquen los 20.000 veteranos españoles dispuestos a rescatar el imperio perdido. El Libertador sólo cuenta con el ejército de su patria para imponer la Libertad, y el vicepresidente Santander, se muestra cada vez más remiso a continuar enviando tropas de refuerzo. La situación del Padre de la Patria es desesperada. Su estado físico es lamentable a causa de la enfermedad y de los sufrimientos morales. Apenas puede sostenerse en pie. Todos ponen en duda su sobrevivencia.

Su médico, el doctor Joaquín Mosquera, le pregunta entre conmiserativo y afable:
¿Y ahora qué piensa hacer, general?

Bolívar fija en él sus ojos febriles; con tono enérgico y vibrante le responde:

¡Triunfar, amigo Mosquera! ¡Triunfar, triunfar y triunfar!

Mosquera: Pero ¿cómo haréis tal milagro, Excelencia?

Libertador, decidido: Pediré más soldados a Santander. En tres meses tendré un ejército. Ascenderé a las cordilleras y venceré a los españoles.

Palacio de Gobierno de San Carlos (Nariño) en Bogotá. El Vicepresidente Santander, rodeado de sus ministros, lee una carta del Libertador:

¡Escuchad lo que dice el general Bolívar! “Si me enviáis tropas, la consecuencia será la libertad”.

Santander: (Sarcástico) El Libertador cree que yo soy Dios y puedo decir ¡Hágase!, y ya está. De modo que pide sin piedad armas y hombres, y lo peor es que don Simón recibe toda clase de aclamaciones, en tanto que los peruanos no reconocen los esfuerzos del gobierno colombiano.

Un Ministro: Refugiaos en la Constitución para poner freno a las demandas del Libertador.
Santander: (Satisfecho) Pues eso mismo haré con la venia de vuestras mercedes.

En Pativilca, en medio de un acceso febril, el Libertador recibe la respuesta de Santander:

No hay ley que me faculte para ayudar al Perú, y sin esa ley nada se puede hacer.

A miles de kilómetros, entre el Libertador y Santander se establece este dramático diálogo epistolar que copiamos textualmente:

Libertador: La indiferencia de vuestro gobierno será culpable de la desgracia del Perú.
Santander: (Uribe) Soy digno de confianza, General… Mi conducta no merece, y menos de usted, una acusación tan injusta y deliberada. Las leyes que me dieron para gobernar esta república nada tienen que ver con el Perú, y su carácter no varía porque el Presidente de Colombia mande un ejército en suelo extranjero… ¿Hay leyes o no hay ninguna? Si no hay ninguna, ¿Por qué engañamos al pueblo con fantasmas? Y si las hay, debemos cumplirlas y obedecerlas. La seguridad de Colombia depende del desarrollo orgánico de la vida constitucional, que defiendo.

Libertador: La libertad de Colombia, por la que lucho, depende de la libertad del Perú.
Manuela Sáenz: Santander (Uribe) odia al Libertador, le tiene celos y envidia, es un traidor y mala gente. ¿No le parece, doctor Mosquera?

Doctor Mosquera: Ya lo dije antes, doña Manuela. El que va a la villa pierde la silla. Hace tres años que el Libertador está ausente de Colombia y la gente se está acostumbrando a Santander.

¿Qué opinan, ustedes compatriotas, de todos estos sucesos rigurosamente históricos que hemos expuesto? ¿Eran Riva Agüero y Torre Tagle, héroes peruanos, (héroes no, traidores) por oponerse al Libertador? ¿Fueron los venezolanos realmente tiránicos e insoportables en el Perú hasta el punto de echarse nuevamente los peruanos en brazos de los españoles? Esto por lo menos es lo que dicen los peruanos, que le discuten a Bolívar, prefiriendo a San Martín, la gloria de haberlos liberado. Ni Bolívar ni los venezolanos son populares en el Perú.

¿Sabían ustedes eso? Bueno, es conveniente que lo sepan; de la misma forma que es indispensable analizar lo que sucedió en la vida de Bolívar hasta su retorno a Colombia en el año de 1826. Ahí está la clave de su grandeza y de su tragedia, y también la de Venezuela en sus relaciones con los países hermanos.

Fíjense, lo que cantaba el pueblo peruano en los tiempos en que Bolívar y los venezolanos se mataban para darles libertad e independencia. Esta décima fue compuesta por José Larriva y la trae a cuento el historiador limeño José Basadre en su obra Historia del Perú:

Cuando de España las trabas
en Ayacucho rompimos
ninguna otra cosa hicimos
que cambiar moco por babas.
Nuestras provincias esclavas
quedaron de otra nación.
Mudamos de condición,
pero sólo fue pasando
del poder de Don Fernando
al poder de Don Simón.

¿Y acaso, no es traición también lo que está sucediendo ahora con el Legado de nuestro Eterno Comandante?

¿Cuándo no es Pascua en diciembre?

¡Gringos Go Home! ¡Libertad para los antiterroristas cubanos Héroes de la Humanidad!

¡Bolívar y Chávez Viven, la Lucha sigue!
¡Patria Socialista o Muerte!
¡Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2745 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190977.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO