Consideraciones de Economía Política en Venezuela

Muchas veces, nuestras labores nos consumen en lo inmediato, y esto es extremadamente peligroso porque a nuestro alrededor están sucediendo otras cosas que no podemos ignorar.

De acuerdo a los más recientes estudios de opinión pública en nuestro país, el primer tema de preocupación de los venezolanos y las venezolanas, es el tema económico, seguido muy de cerca por el tema de la seguridad ciudadana.

La victoria del 7 de Octubre de 2012 de nuestro Comandante Hugo Chávez abrió de manera significativa el horizonte político en nuestro país. Pero luego se dieron las situaciones sobrevenidas de la recaída del cáncer de nuestro Comandante Supremo y su posterior fallecimiento, que motivó la celebración de nuevas elecciones presidenciales, resultando electo Nicolás Maduro, como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela e hijo de Chávez.

El socialismo es democracia, y dentro de él buscamos, de acuerdo a los lineamientos esbozados en el Plan de la Patria 2013-2019 el establecimiento de una nueva hegemonía democrática. El capitalismo tiene un germen profundamente antidemocrático. Y para el establecimiento de esa nueva hegemonía democrática no lo vamos hacer con la imposición, sino a través de los argumentos, de la batalla de las ideas, convenciendo a nuestra gente, a través de campañas comunicacionales y mediáticas muy bien diseñadas.

También lo haremos con la necesaria autocrítica y crítica. Si pudiéramos definir en algunas palabras lo que es la crítica, pues el mismo Karl Marx lo hace de una manera excelsa: “La crítica es el develamiento de algo que estaba oculto”.

Nuestro Gobierno y nuestra Revolución Bolivariana han sido ratificados en 18 de 19 consultas electorales, pero también ha sido muy criticado, y con muchas razones por nuestro pueblo por la falta de efectividad y eficiencia, la cual tenemos que incrementar acompañados no sólo del necesario “Golpe de Timón”, sino también del “puño de hierro” de Chávez.

Estas consideraciones las hacemos, en virtud de nuestro reconocimiento de un conjunto de problemas económicos, porque el modelo económico y social de nuestro país, es dependiente de la renta petrolera, que al decir de Asdrúbal Baptista, nuestro petróleo es un medio de producción no producido, que subyace en el subsuelo de nuestra amada Patria, Venezuela.

Mientras que de acuerdo a la ortodoxia marxista, en cualquier país capitalista se busca el desarrollo de las fuerzas productivas en su más alta expresión de los bienes producidos,para después devenir en Socialismo, en Venezuela esto no ocurre porque, como ya lo hemos expresado, el petróleo es un medio de producción no producido, y esto hace que de verdad aquel consejo de Arturo Uslar Pietri de “Sembrar el Petróleo”, no lo hayamos tomado muy en cuenta.

Esa explotación petrolera, que se inició en nuestro país en la década de los años 20 en el siglo XX venezolano originó un impacto tremendo, porque se desarrollo toda una economía y cultura en torno a la renta petrolera, lo que nos hizo dependientes de la misma en un 95% de generación de los ingresos en nuestro país. A su vez, se creó un Estado paquidérmico con grandes dificultades para distribuir la riqueza generada por el petróleo. Esto, en la era Bolivariana, se ha intentado distribuir más recursos, en el marco de la justicia social a nuestro pueblo, lo que complejizo el asunto, por las pugnas sociales y políticas que esto ha generado.

En nuestro país, han habido dificultades inmensas para la generación de una burguesía nacionalista. Entendiendo burguesía como aquel emprendedor ingenioso para el desarrollo de fuerzas productivas y producir riqueza. Por supuesto, en la concepción capitalista, el capital la tierra, pero sobre todo el trabajo, se lo apropia el capitalista a través de la plusvalía generada por el proletario. Pero, volviendo al caso venezolano, ni siquiera podemos decir que tenemos una burguesía nacional, sino unos remedos de burgos que vivían durante la IV República de los créditos del Estado, que era una de las formas más comunes de como este sector se apropiaba de la renta petrolera.

En la obra “Venezuela, Política y Petróleo” de Rómulo Betancourt, el cual tomamos solo como referencia, cabe la pregunta de ¿Como creamos una burguesía nacional?, porque uno de los primeros problemas que tenemos es estructural en nuestra economía. En cuanto a la distribución de la renta petrolera, se trato de distribuir de dos formas: la distribución consustiva, que tiene que ver con subsidios a ciertos y determinados bienes y servicios en nuestro país, y la distribución productiva, que tiene que ver con el otorgamiento de créditos por parte del Estado, en el desarrollo de nuestras fuerzas productivas.

Ninguna de las dos tuvo éxito en la IV República en nuestro país, y es bueno tener en consideración que, mientras en la mayoría de los países capitalistas tradicionales, los medios de producción están en manos del sector privado, en el caso venezolano, el principal medio de producción (el petróleo) lo tiene el Estado Venezolano, esto, aunado a que el sector “empresarial” en nuestro país, con sus honrosas excepciones por supuesto, es precario, escuálido, pobre, es la raíz medular de las luchas y las contradicciones que han habido en nuestro país en los últimos 15 años, primero durante el Gobierno de Hugo Chávez, y ahora en el Gobierno de Nicolás Maduro Moros.

Por eso, mientras en otros países se buscaba el desarrollo del capitalismo para el máximo desarrollo de las fuerzas productivas y luego vendría el socialismo, con la expropiación de los medios de producción a la burguesía y entregarlos al proletariado, y luego, en algún momento, esto debería devenir en la abolición de las clases sociales, en Venezuela no es así, y es por ello, que el socialismo que debemos construir e inventar es totalmente distinto.

En el caso de Venezuela, no se aplica la expropiación por expropiar o porque a Chávez se le ocurrió porque se volvió loco. En lo absoluto, el Comandante Supremo era un defensor de la iniciativa privada de nuestro pueblo, y sobre todo de los considerados sectores productivos, es bueno acotar que en la mayoría de los casos en los que el Comandante Eterno se vió en la necesidad de expropiar y ocupar empresas privadas, tenían que ver en la mayoría de los casos por la seguridad agroalimentaria, el combate al latifundio y asuntos atinentes a la seguridad y defensa de la nación, no por otros motivos.

No contamos con un aparato productivo ni público ni privado que contribuya a la satisfacción de las necesidades de nuestro pueblo, es parte de nuestros problemas estructurales, que si a ello le agregamos problemas inducidos por ese sector privado precario que tenemos, que desea apropiarse nuevamente de toda la renta petrolera, esto, sin duda agrava el problema.

Estos problemas económicos se agravan con la convalecencia y posterior fallecimiento de Chávez. Por que decimos que no contamos con aparato productivo ni público ni privado para resolver nuestros problemas económicos. Pues la razón es simple: Del presupuesto de importaciones en el año 2013 que teníamos en Venezuela que rondaba los 47 mil millones de dólares, excluyendo las importaciones petroleras, pues 22 mil fueron usados de manera fraudulenta, se los robaron pues. Esto fue advertido por la entonces Presidenta del BCV, Edmée Betancourt y Jorge Giordani advirtieron esta situación, además de que se hablaba de una lista de las empresas responsables de este desfalco. También el Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, en diciembre de 2013 señaló que 40% de las empresas que han recibido dólares en ese entonces de Cadivi, son empresas de maletín. De todo esto, los dos primeros servidores públicos están fuera de sus cargos y la lista de las empresas no termina de salir.

Por eso es que no alcanzan los dólares para importar, y es una de las causas del “desabastecimiento” en nuestro país. No dicho por mí, sino dicho por el Presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, y los diputados Ricardo Sanguino y Jesús Faría, Presidente y Vicepresidente de la Comisión Permanente de Finanzas de nuestra Asamblea Nacional.

La crisis de las reservas internacionales en nuestro país pasa necesariamente por descifrar este juego de poder. No soy economista, ni pretendo serlo, lo he expresado en anteriores oportunidades, pero más allá de las medidas en materia fiscal y monetaria que habrá que tomar para parar esta sangría y resolver los problemas estructurales de nuestra economía, de la divulgación de la lista de empresas que nos han desfalcado, y de encerrar tras las rejas a unos cuantos de estos “empresarios”, creo que la principal solución a estos problemas pasa por una distribución mucho más honesta y eficiente de la renta petrolera.Si esto se hiciera, nos pueden poner los precios del petróleo en cero, nos podría tratar de aplicar cualquier intento de shock económico, y los resistiríamos porque he ahí el meollo para verdaderamente fortalecer nuestra economía.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3315 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190820.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO