A mordisco limpio se están cayendo con amenazas de suspensión

Que un jugador de fútbol muerda a otro en pleno juego es nuevo, aunque
se dice que eso era rutinario por él mismo en ese duro deporte que
atrae emociones y, con la Fifa a buen provecho todo se vale fuera del
juego en esa dictadura mundial, pero en cambio acá en el país hay
democracia con revolución que los que no son oídos, por más que sean
líderes de alto nivel, son echados a un lado por poco rendidor por
otros más sumisos, lo que le gusta a los gobernantes, y los que una
vez estuvieron en primera fila con Chávez y, rodilla en tierra, para
todo. Pero finalmente les llegó la hora del Mazo y, el que no corre lo
agarra el tribunal displinario por ordinario y descarado. ¿Clemencia?
Clemencia no hay por antogoso y desconsiderado.

Y, como no son atendidos a tiempo y, como el socialismo sigue adelante
buscando su cauce social hay quienes se sienten ofendidos y mal
comprendidos y hasta perjudicados y, entonces no le queda otro camino
que lanzar cartas al aire que lo que traen son malestares en vez de
comprensión y, entonces se les trata como a unos desconocidos que una
vez sirvió, pero ya no sirve ni es hijo de Chávez que alguno que sí es
legítimo según él con voz y mando y todo a su favor, es decir, que
adentro del Psuv no hay guarimbeo y, entonces viene la debacle y se
les ofende como traidores y malos ministros que no supieron ganarse la
voluntad y la atención del que todo lo puede abrazado al poder y,
aquellos salen como traidores.

Siempre hay y habrá grupos que atraen y se toman las acciones del
poder, para ellos solitos, con la suerte que, los jalas bolas que
siempre los hay en todas partes son los primeros que se reconfortan
con medidas dictatoriales de sometimiento en vez de sentarse con ellos
a ver qué es lo que está pasando dentro del partido y del gobierno y
fuera, en todo el país y, entonces otro gallo cantaría y, la furia de
descartar a compañero no sería tan brutal y egoísta sin amenazas de
que se vayan como si fueran reyezuelos españoles tratando subditos con
un don que nadie les ha dado cuando dimos nuestros votos.

Pero al que le cae le cayó y, que vaya a llorar al Valle de su
lagrimeo que, está revolución es de buenos voluntarios y, sigue
adelante. Aunque nos quieran dividir y haya unos mejores que otros y,
si en el gobierno hay corruptos y desaparecen dólares del Estado de
quién es la culpa, ya que los culpables nadie los conoce y la lista
tampoco aparece y, es qué acaso eso es delito expresarlo y reclamar
que es hora de desnudar a tanto bandido sea de malentín o sin malentín
que penaliza a los que callan por temor a que el pueblo se entere
quenes fueron los que desvalijaron a Cadivi y, ahora la vengan a pagar
con Giordani como si fuera un mal planificador que, por lo menos
Chávez nunca se atrevió a decirlo y siempre lo tuvo cerca de él con
sus curvas y gráficos. ¡Pero cosas veredes Sancho que todavía se ven!

Parece ser que una buena regla de la convivencia de los Psuv es morir
callado y, nadie tiene el deber ni el derecho a decir lo que cree que
tiene que decir y si va al Psuv y, lo expone eso muere allí y, no pasa
nada respecto a resultados alguno y a la sombra de otros que son más
poderosos, por lo que más adelante será penalizado y, castigado sin
llegar a morder al compañero afín y, quedará sin voz ni voto.

Será qué acaso hay una cazería de brujas, pero no de brujas de esteras
ni de escobas ni nada parecido, sino que sí usted no sigue la línea
trazada, aunque este mal trazada y con muchos peligros por delante le
caen un martirio de sufrimiento por salirse del cauce de la
convivencia que no debe ni quejarse ni buscar compañía ni solaridad
para ello que, es preferible no decir nada, para que las cosas sigan
igual, pero pocos si tienen el derecho de decir todo lo que les venga
en gana, inoportuna y causalmente a diario.

O, como dice el refrán Dios los junta y el Diablo los separa y, todo
el que quiera si puede está obligado a echarle palos didácticos al que
estorba hoy como inservible, razón por la cual unos son cambiados y
dirigen más de un cargo que son los oportunos los que sí valen y, si
son capaces de estrujarle los caprichos de la bienechuría política al
jefe seguirá en la conchupancia que, por eso es mejor seguir la
canción que dice que, en esta vida lo mejor es callar, pero resulta
que el que calla otorga, pero eso se vale y, no cae como inercia del
inepto.

Siempre llueve sobre lo mojado. Y Chávez lo decía a cada momento que,
dentro del socialismo todos somos iguales, pero tengo, una duda
metódica mas no política, sí será igual con la revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1856 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a190607.htmlCd0NV CAC = Y co = US