Observaciones pertinentes sobre el artículo de Nicmer Evans

 Segundo párrafo: Pero un segundo cuestionamiento se presentó en el momento de leer su escrito. Giordani, de quien nadie tiene duda que fue un acompañante del presidente Chávez en todo el proceso de concepción del proceso revolucionario y posteriormente del gobierno, entre otras cosas confiesa prácticamente que fue un jarrón chino en el gobierno del presidente Maduro, cosa que me hizo preguntarme porqué Giordani se prestó para tal circunstancia, en lugar de renunciar y hacer las denuncias que por cierto muchos, de alguna u otra manera pero con menos repercusión política, han estado formulando durante meses y quizá años, siendo estigmatizados por ello de contrarrevolucionarios, 5ta columnas o pagados por la CIA, argumento de los que no tienen argumentos ante un debate serio sobre la actual situación del país."

 Haber sido un jarrón chino, o trapo rojo, se explicaría perfectamente como una estrategia oportuna politicomacroeconómica por parte del hoy ex Presidente Chávez. Así, las circunstancias del momento político, con toda la frescura de los viejos y enraizados vicios monetarios sembrados en nuestra sociedad desde los tiempos mismos realistas y prebolivarianos[1], exigía un máximo y personalizado control del Presupuesto Petrolero, principalmente de este. Recordemos la Carpeta negra, sellada con llave, cual libro de vieja y medioeval data. Chávez tenía que fungir de tesorero, contable y contralor; de otra manera, le habrían robado como un pendejo más. Recordemos que fue él el introductor de la práctica, según la cual, el Ministro debe ser el otorgante y entregador personalísimo de los créditos públicos en favor de algún empresario o beneficiario en general. Sabemos que mientras más larga sea  la cadena administrativa entre el Presidnte-adminsitrador principal-y el beneficiario-más caldo de cultivo para la corrupción se inyecta en la Admón. Pública.

Desde luego, para cubrir las formalidades heredadas, Chávez se buscó un confidente como planificador, ese jarrón chino con el cual se autoidentifica el ex Ministro del caso.

Tercer párrafo: Debo dejar claro que en los últimos años no compartí parte del fondo y totalmente la forma en la cual el ahora exministro Giordani condujo el asunto económico y en especial el asunto de la planificación en el país, pero no por ello dejo de reconocer que en algún momento del gobierno de Chávez fue importante el aporte de su conocimiento teórico sobre el área.

Esa injerencia del Ministro que nos ocupa,  concretizaría su función como jarrón chino.  

Cuarto párrafo: Tampoco puede desmeritarse los argumentos que expresados en su escrito sobre la situación actual de la economía, del liderazgo y la dirección política y de las nuevas relaciones de poder, pero lo que si es imposible de aceptar es la negación de la corresponsabilidad que el exministro Giordani tiene sobre lo que él mismo describe como la fotografía actual del país. 

 Más bien, y por el contrario, esa negación suya como protagonista de la Planificación  resulta coherente con la afirmación de su función real como trapo rojo.

 Quinto párrafo: Falta de planificación en el gasto público, el regreso de Pdvsa como una caja negra dentro del gobierno, la ausencia de una dirección colectiva, la corrupción, la falta de un dirección política clara y en consonancia con el Plan de la Patria, Golpe de Timón y las 3Rs, además de la sustitución de la democracia participativa y protagónica por la cooptación a lo interno del proceso revolucionario, la criminalización de la crítica revolucionaria leal y comprometida, no es un diagnóstico único y menos original de Giordani, pero lo que si tiene importancia es que una figura de su relevancia pública ponga en el tapete estos asuntos.

Repetimos: Más bien, y por el contrario, esa negación suya como protagonista de la Planificación  resulta coherente con la afirmación de su función real como trapo rojo.

Es más, esa caja negra II es también concordante con el monopolio administrativo del Presidente  Chávez, y, en consecuencia,  el Ministro Ramírez pasa a ser el jarrón chino II. Al respecto, esperamos y damos por hecho que este último no procederá como ni imitará al Ministro que nos ocupa. 

Sexto párrafo, extracto: Lamentablemente, tanto el momento político de salir de Giordani por parte del gobierno, como las circunstancias que originan el escrito del mismo, nos deben poner a reflexionar más allá de lo evidente. 

Lo compartimos. Lo han traicionado, pero eso no debe extrañarnos. De su boca y tomada de Chávez es la frase, más o menos: A cada perdón una nueva traición. Como no se ha castigado a los birladores de la bicoca de 22M MM de verdes,  ahí está uno de sus efectos. 

Segundo extracto: "Hoy el presidente Maduro se encuentra en una importante encrucijada que no puede aparentar seguir ignorando, el enemigo real se sigue alimentando de errores políticos sin volunta de rectificación concreta, pero aún peor, quienes han pretendido aportar críticas con propuestas son señalados y sometidos al escarnio público, invisibilizando lo que el pueblo que vive de su salario padece todos los días, el deterioro de su calidad de vida y la incertidumbre sobre el destino de los logros de la revolución.

Quienes han pretendido aportar críticas , han pretendía también dividir efectivamente a los amigos de Chávez, al chavismo en su conjunto ya dividido potencialmente.

Septimo párrafo:  Dentro de la revolución nadie cuestionaque Maduro es el conductor del proceso revolucionario, aquí lo que se exige es que se comprenda que después de Chávez, quien conduzca el proceso revolucionario lo haga con el pueblo, no como consigna sino como práctica real, y además con transparencia, legitimando cada acción con la incorporación activa del pueblo en la discusión, crítica y propuestas, no con toldos, sillas, sonidos, agendas y resultados en su mayoría prefabricados, sino con un método revolucionario, que permita el desarrollo y apropiación de las políticas públicas, tal como lo logró Chávez. "

 Allí considero que se ofreció una palmaria y pesada mezquindad para con el supuestamente respetado por el articulista que nos ocupa. Si la gestión de calle en mandar con el pueblo, fuera de las frías y oscuras oficinas matraquearas que caracterizan las oficinas burocráticas de nuestras tradicionales y embadurnadas y enviciadas instituciones públicas, con escasos puntos ya esclarecidos, entonces, que nos diga y detalle  cómo quiere este articulista planificar y hacer gobierno de calle, de manera mejor que la que viene realizando el destacado y a ojos vistas brillante actual Presidente, sin, al mismo tiempo realimentar o reeditar  la IV República.

Último párrafo: Una tercera etapa revolucionaria se acelera, después de la etapa Chávez, y ahora en la etapa post-Chávez, la revolución dentro de la revolución es una demanda que el país exige como el siguiente paso. Giordani, por las razones que sea, sólo es un trampolín para hacer más evidente una necesidad, la de seguir avanzando sin dudas ni titubeos hacia la construcción de un socialismo que aún no existe en Venezuela, y para ello, tanto el capitalismo, como su peor deformación: el rentismo, deben ser enfrentados con un modelo alterno basado en más y mejor democracia. No podemos permitir que el pueblo se convierta en un jarrón chino ante los verdaderos intereses trasnacionales: la neocolonización del territorio venezolano, con apoyo de la derecha y los barnizados de rojo. 

Perogrulladas.


[1] No paseamos por alto que la corrupción política y burocrática fue una de las desgracias pioneras administrativas que trajo consigo el invasor. Cuentan la Historia-editada por la misma derecha de siempre- que España, es decir, el Rey no recibió jamás cuentas claras en materia de los tributos que le correspondía del botín de entonces. Afirmas que mientras el Rey confrontaba severas penurias presupuestarias los encomenderos ya vivían tanto o más cómodos económicamente que ese Rey y otros colegas suyos. De este dato surgieron las compañías privadas como la Guipuzcoana de la Guaira. Cosas así. De allí vino una de las primeras privatizaciones de la cosa pública que tanto daño nos ha causado a los de a pie, a los ciudadanos honestos, a los pendejos, en dos platos. Cuenta, además, que Bolívar ya condenó y castigó la corrupción con pena de muerte para el burócrata que la cometiera a partir de 1 Bs., así de desarrollado se hallaba este flagelo admirativo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1634 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190143.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO