Chavismo perdió dos municipios pero puede ganar más

Una vez más, como ya hemos señalado en anteriores reflexiones, insistimos en la aplicación de la teoría de negociación en su modalidad de suma variable ya comentada en informes previos. Asimismo advertimos una vez más que cerrarle el camino al diálogo podría abrirle camino a la violencia, con el consecuente deterioro de la gobernabilidad y de la convivencia social entre venezolanos, aspectos estos, que al agregarse a la rampante crisis económica, configuran el escenario propicio hacia mayor conflictividad social

El mal resultado alcanzado por PSUV y sus aliados en las elecciones municipales sobrevenidas en San Diego y San Cristóbal sirve como demostración de que la intervención del poder judicial en la política no le suma votos a la revolución y debe aplicarse muy excepcionalmente, ya que tiende a fortalecer a los adversarios políticos que son convertidos en reos y también en mártires mediáticos.

El extenso margen de la victoria opositora en tales municipios evidencia un significativo posicionamiento tanto del partido Voluntad Popular como del ala radical del antichavismo que logra establecer múltiples trincheras inexpugnables en sectores de clase media como acontece en Chacao y llega a extenderse a zonas populares o de una mixta composición social como en municipio Sucre del estado Miranda.

De esta contrariedad electoral, solo cabe extraer lo positivo, y ello radica en el rápido reconocimiento de los resultados por parte del PSUV, pues ante el mundo este evento debe ser aprovechado para proyectar la transparencia del sistema electoral venezolano y la vocación democrática del Gobierno Nacional y el partido que gobierna, habida cuenta que se acepta el triunfo indiscutible del adversario político, con la circunstancia adicional de que se trata del partido al cual se le atribuye la promoción de la violencia callejera observa en el país desde el pasado 12 de febrero del año en curso.

Este acontecimiento local hace propicio renovar esfuerzos por incorporar al partido Voluntad Popular en la mesa de diálogo y descartar los enfoques que en el pasado justificaron su exclusión. En efecto, la inclusión de las denominadas corrientes radicales opositoras o de sus figuras emblemáticas, pudiera ser una acción política capaz de destrabar el diálogo actualmente suspendido entre gobierno y oposición.

Ciertamente, a la jefatura revolucionaria le corresponde la iniciativa tendiente a la reactivación del diálogo por la paz y desde ese enfoque, ampliar la convocatoria a más factores opositores es un ensayo inteligente dentro de la táctica política en la compleja tarea de reducir a los factores antidemocráticos que desde izquierda y derecha apuestan por un cese total de las conversaciones de paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1427 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: