Alias Leo y su azufre interno

            Leo, déjame llamarte así, no por confianza, realmente nunca la inspiras y tu lo sabes, sino más bien en el buen uso de un alias que merece el que ha conformado como tú-  a sus caprichos una banda criminal, sólo que a sí mismo y desde su cariño fingido se hacen llamar demócratas. y ven a los demás, a los que no lo siguen como auténticos hijos del demonio.

            Supe de tu carta en los medios. La feroz dictadura de Maduro no pudo censurarla y desde la oscura mazmorra que ocupas debes estar gozándola con la visita de turno. En ella, de fuente de la agencia EFE, titulan  con un evangélico llamado que haces gritando desde tu odio que Dios te ilumine para que renuncies, dirigiéndote expresamente a Maduro. Yo no soy fanático seguidor a ciegas de Maduro, (esa es nuestra ventaja: no somos fanáticos) en fin de cuentas no se sigue a un hombre sino un proyecto, y aunque te duela lo encarna Nicolás Maduro Moro, al cual desde tus extraños dioses le han deseado todo el mal.

            Realmente no sé, Leo, a que iluminación haces referencia y es que provocas la pregunta ¿de cuál iluminación hablas?  Será acaso la que se ha generado de la puritica candela con la  que los tuyos han destruido ya 15 universidades, bienes públicos y hasta una pista sintética de atletismo que estaba destinada a ser la mejor del país.

            No Leo, ni tú,  ni tu banda pueden tener un Dios que ilumine, ello por tu misma adicción a Belzebú y el odio en plusvalía que te moviliza a jugártela por los   gringos (los de tea party, los del pentágono, los que te vitorean desde mayami). No vengas a declararte ahora converso a un Dios tan extraño como ese con el que tratas de apaciguar el azufre interno del que estas hecho. No estás dónde estás ahorita por capricho de alguien, estás porque ese es el sitio donde debe estar el que delinque como tú los hecho, el que inocula odio, el que invoca a la muerte como reeditando viejas lecciones de la secta aquella que por un tiempo te iluminó  y te hizo rezarle al mismo diablo para que se quedará eternamente viviendo en tus sicopatías.

            Racionalizas y le añades a tu status de preso común el mote de político, porque si les encanta autodenominarse a toditos ustedes como  presos políticos, cuando realmente lo correcto es decir que eres un político preso. Esto tampoco te calza  tan perfecto como la máscara de demócrata que llevas puesta y que fundida en tu rostro te impidió ver, en una de tus mejores imbecilidades, que estuviste cerquiitica del formol que los tuyos tenían para ti, en esos planes de liberación que han emprendido como cruzada en busca de las riquezas de otros.

            No lo siento por ti, como se que tampoco tu lo debas sentir por nadie. Lo que hemos de sentir lo sentimos realmente por aquellos que tuvieron que llenar las morgues, mientras tu dirigías tu guerrilla de derecha para satisfacción del tutor aquel que desde Colombia espera de ti, resultados y sobre todo te hagas miembro de esa estirpe condenada a vivir sus cien años de soledad Tutor criminal que como Aureliano Babilonia te entusiasmo a leer los pergaminos que ya está a punto de  descifrar y por el que tu mismo te negaste una segunda oportunidad en la tierra.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2041 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor