Y si meten presos a todos los opositores guarimberos

Algunos opinan que la privación de libertad dictada por el poder judicial en contra de los alcaldes de San Cristóbal en Táchira y San Diego en Carabobo, la justicia penal retoma un papel protagónico en la política venezolana como en tiempos de la Cuarta República.

Lejos de determinar definitivamente la culpabilidad o la inocencia, y dando espacio a presunciones, tanto para Machado como para los dos alcaldes; lo cierto es que estamos hartos de las insensatas guarimbas que ya no tienen espíritu de movilizaciones masivas sino que sobreviven por obra de grupos de delincuentes que siguen agrediendo a la ciudadanía trabajadora y honesta de este país que se encuentra repartida entre antichavistas y chavistas.

Por ello, que se investigue y se apliquen severas sanciones si ello fuera lo procedente de acuerdo a las pruebas verificadas, pero que este episodio judicial no haga morir la política; porque el rumbo del país no puede dirimirse mediante sentencias de tribunales, sino mediante diálogo, conciencia y respaldo de las mayorías. Nunca la vía tribunalicia podrá sustituir a los buenos oficios políticos y una máxima urgencia es que las ideas de democracia, tolerancia y pacifismo retornen a la juventud universitaria venezolana, porque flaco servicio le rinden a la patria los promotores de la violencia con instrumento de la política y más triste todavía quienes se dejan convencer de semejante insensatez.

Ante la irracionalidad de esta época guarimbera que invade a mucha gente en los dos polos que se han instalado en Venezuela, le exigimos a la oposición que comprenda que los gobiernos solamente se modifican a través de la fuerza de los votos, y ello hace moralmente inaceptable (e inclusive criminal) el deseo de que un gobierno caiga por el impacto que producen los que mueren diariamente por culpa de guarimbas.

Si se instituye la muerte como salida válida para apartar a los adversarios, rápidamente nos acostumbraremos a la barbarie hasta llegar a la desintegración de la sociedad, la guerra civil y la destrucción total de la república. 

También exigimos al chavismo, reflexionar. Si se permite que un escenario de irracional polarización con un país artificialmente divido por la mitad, donde no exista mínima comunicación entre los polos, entonces habrán triunfado quienes hoy apuestan por el estallido de una guerra civil.

Advertimos, sin diálogo, sin mecanismos para crear entendimiento ni instrumentos para promover la tolerancia por encima de las discrepancias, es obvio que estaríamos cerrando el camino para la solución pacífica de los conflictos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1836 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: