Decir que no hay plata para pagarle a las mujeres del PAE es no tener vergüenza

Copiamos una de las tantas frases pronunciadas por el Presidente Uruguayo “Pepe” Mujica que se van haciendo célebres para introducir el tema que nos inquieta; “decir que no hay plata es no tener vergüenza” expresó Mujica en Conferencia de la CEPAL para exponer una dura crítica al manejo mundial de los problemas como la contaminación medioambiental y la concentración de la riqueza.

Nos traemos la frase del Pepe a Venezuela y se la aplicamos a lo que ocurre con el Programa Alimentario Escolar (PAE) y a la respuesta que invariablemente venimos oyendo acerca de por qué no se incorpora a las madres procesadoras a una nómina estatal, para garantizar que éstas dignas mujeres venezolanas puedan seguir cumpliendo con sus labores y reciban su justa remuneración, en el marco de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTT).

Después de 15 años de revolución, muchos argumentan que quienes cumplen las labores en el PAE, como madres procesadoras de alimentos, deben seguir haciéndolo bajo la figura de trabajo voluntario y por tanto apenas reciben un incentivo de 60 bolívares por jornada trabajada, duras y extenuantes jornadas en muchos casos.

No se justifica que esta situación no se haya resuelto aún, especialmente considerando que el mismo Presidente Chávez indicó a una Ministra de Educación, atender el asunto y garantizar que las madres procesadoras del PAE debían ser incluidas en una nómina estatal para que recibieran los beneficios laborales tipificados en el Ley.

El Programa Alimentario Escolar es eje vertebral en la Educación Bolivariana, uno de los grandes legados de Hugo Chávez en el campo de la educación, legado que estamos obligados a defender quienes apostamos a seguir soñando con la Venezuela que ha resurgido de sus propias cenizas para encumbrarse como Bolívar lo soñó siempre.

Hagámosle justicia al PAE, pero especialmente hagámosle justicia a las mujeres que están incorporadas en el Programa, para en lugar de sentir vergüenza sintamos el orgullo de que nuestra riqueza petrolera se redistribuye priorizado los programas sociales y a los sectores más vulnerables de la sociedad venezolana.

Hacemos un llamado urgente al Ministro de Educación, al Ministro de Alimentación y al mismo Presidente Nicolás Maduro para que se aboquen a atender la terrible situación que enfrenta el Programa Alimentario Escolar que ha puesto en riesgo la Educación Bolivariana que con gran empeño puso a andar nuestro Comandante Hugo Chávez.

Con Chávez, Maduro y el Pueblo el Socialismo es seguro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2048 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: