¿Será necesario salvar el legado de Chávez?

REVISEMOS QUE ES EL LEGADO DE HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS.

El 8 de diciembre año 2012, un hombre en cadena nacional con su mirada fija y penetrante, sin temor a la muerte le habló al país, sin un sofisticado discurso. Habló aquel hombre del 04 de febrero año 1992, cuando sin miedo asumió valientemente la rebeldía de un pueblo que durante muchos años de luchas sociales, se insubordinaba contra el poder de las clases ricas o llamada también burguesía, que desde la muerte del Libertador Simón Bolívar, habían usufructuado y repartidos las riquezas de nuestra Patria, creando la superestructura del Estado venezolano para su provecho o beneficios particulares en función de sus interés de clase dominante.

Habló el hombre de la propuesta del Árbol de las tres raíces, el hombre que encarnó el verbo de un pueblo oprimido, porque es hijo de ese pueblo. El hombre que en su discurso del acto de su juramentación como presidente, el día 2 de Febrero de 1999, dijo como lo había repetido muchas, pero muchas veces, a su pueblo que cuando él asumiera la presidencia de la República pronunciaría estas frases del Libertador Simón Bolívar, y como todo hombre nacido en la cuna de un pueblo rebelde las pronunció . “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando, convoca la soberanía nacional para que ejerza su voluntad absoluta” Simón Bolívar. No sólo las pronunció, sino que las cumplió durante todo su gobierno, tal como quedó demostrado durante el golpe de Estado del 11 de Abril 2002, porque a pesar de tener el control del Estado y las armas de la República nunca las utilizó contra su pueblo, gran ejemplo de estadista y precursor de la defensa de la vida de un pueblo que constantemente vivió y padeció los crímenes y torturas de las clases ricas o burguesía, que siempre empleó las armas de la República durante los últimos cuarentas años de la mal llamada democracia, contra los desposeídos que lo único que reclamaban era salud, educación, comida, vivienda; en si bienestar social, como una suprema felicidad del pueblo, ya lo había dicho nuestro libertador.

Estos reclamos la clase rica o burguesa, los consideraban actos subversivos, y no se debían permitir y por lo tanto utilizaban la violencia contra la población desprotegida,  y decían que su ley podía ser llamada como la violencia permitida, cuya defensa no era otra cosa que salvaguardar sus propios intereses capitalistas.

Ese hombre-pueblo, Hugo Chávez, del 8 de diciembre, habló como un pueblo rebelde, pronunciando no ya el “ por ahora”, sino enunció desde lo más profundo de su ser, como un profeta, como un enviado protector de los oprimidos del mundo, que conociendo su partida física se elevó por encima de la misma, y nos dejo otro legado cuando dijo “UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA”. Ya el conocía de su inminente partida física, como todo ser que ha venido o sido enviado a estar al lado de los oprimidos, su vida es muy corta. Por lo que su entrega al lado de los que sufren está por encima de sus propios sacrificios o de su gloria, ya que esta última nunca la buscan pues es La Humanidad oprimida quien se la otorga.

Estas frases las conocía el pueblo humilde, trabajador, luchador, el mismo pueblo libertador que se alzó con Simón Bolívar contra el yugo español, “UNIDAD UNIDAD UNIDAD DEBE SER NUESTRA DIVISA”. La lucha, batalla y victoria, siempre fue la constante de los libertadores conjuntamente con su pueblo para darnos la libertad.

La unidad, lucha, batalla y victoria. No las pronunció Hugo Chávez únicamente el 8 de Diciembre, sino que fue el norte de su vida y de sus actos.

Estas frases pronunciadas no eran mera retórica de la vida del comandante eterno, pues era su prédica y práctica de vida del revolucionario quien creía profundamente que sin la unidad, la lucha y la batalla, contra los opresores del mundo y en especial contra el imperio norteamericano, no podía haber la victoria de la revolución Bolivariana.

Es así como, el hombre del 4 de febrero, el hombre del 6 de diciembre de 1998, el hombre del 11 y 13 de abril del 2002, el hombre del 8 de diciembre del 2008, sabiamente pronunció otra sentencia casi bíblica cuando dijo :“Ya yo no soy yo, he encarnado en ustedes” como podemos asumir esta resurrección o reencarnación de Chávez, en su pueblo, no es otra sino El Plan de la Patria, que perpetúa para los revolucionarios y en si para el pueblo venezolano, específicamente, en sus cinco grandes objetivos históricos que consagrada la “UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA”.

Esa “UNIDAD, LUCHA, BATALLA Y VICTORIA”, de los desposeídos, de los oprimidos, de un pueblo que nunca se ha cansado por lograr la Suprema Felicidad, que decretó nuestro Libertador en el Congreso de Angostura. Esa tarea se conceptualiza sabiamente en:

PRIMERO: La independencia de la patria.
Consideró que ésta se mantiene siempre que exista la unidad de los revolucionarios y revolucionarias.

SEGUNDO: Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano.
Amerita lucha y batalla del pueblo consciente y revolucionario, para consolidar la suprema felicidad de todos y todas.

TERCERO: Convertir a Venezuela en país potencia.
No es más que un mandato obligatorio, en la unidad, lucha y batalla, dejado por nuestro comandante Hugo Chávez, aquí se refleja todo su sacrificio por su patria, por cuanto el comprendía que si este objetivo se consolida, no era para su patria, ya que su patria no tenía fronteras, su patria es un mundo multipolar, un mundo donde el pueblo sea su propio gobierno y el gobierno sea su propio pueblo.

CUARTO: Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional.
Nos encontramos otra vez, con el deber de consolidar la unidad, ahora el llamado es trascender a la unidad de los pueblos para perpetuar el equilibrio y así garantizar la paz del mundo.

QUINTO: Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana.
El objetivo final, es la última frase del lema de nuestro comandante eterno la VICTORIA.

El legado del pueblo o legado Plan de la Patria, se refuerza y se apoya en la Constitución Nacional, única norma suprema, en la cual nuestro comandante supremo Hugo Chávez, concibió el nuevo modelo del estado venezolano como “República Bolivariana de Venezuela, para sembrar allí, en el nombre y en el concepto de la República, el nombre eterno, la idea eterna, la idea motora que está impulsando la revolución de este siglo y del que viene: la idea de Bolívar, El Libertador, la idea bolivariana, el bolivarianismo revolucionario, porque la República que viene será bolivariana y será revolucionaria. Una verdadera República popular, democrática donde impere la libertad y la justicia”.

Por lo que considero que si la unidad, la lucha y batalla son consideradas como principales tareas de los revolucionarios y revolucionarias, se habrán consolidados las voluntades para lograr la gran VICTORIA FINAL.  Planteada en el quinto objetivo histórico que dice: PRESERVAR LA VIDA EN EL PLANETA Y SALVAR A LA ESPECIE HUMANA.

Finalmente, se puede decir que ahora si se entienden porque es necesario preservar, defender, salvar y asumir el legado de nuestro comandante HUGO CHAVEZ, en nuestras vidas como opción de construcción de la suprema felicidad del pueblo venezolano.

 
Camilo Bastos

Secretario Ejecutivo de La Fundación de Estudios Políticos “Kléber Ramírez”
Mérida. Edo. Mérida, República Bolivariana de Venezuela



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1591 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a184280.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO