Ni políticos, ni politiqueros: ¡Delincuentes!

Una vez fracasado el plan de hacer una guerra económica que ocasionara un malestar tal que le permitiese al fascismo obtener la mayoría de los Concejos Municipales y en base a lo dispuesto en la Constitución, convocar una constituyente, el Departamento de Estado pasó al plan B que consistió en:
-
1 - Mantener la guerra económica con la correspondiente inflación y escasez.
-
2 – Iniciar una serie de manifestaciones y protestas violentas en todo el país, con gran difusión a nivel internacional, presentando al país como una nación en un estado virtual de guerra civil.
-
3 – Conseguir un gobierno lacayo que solicitara una reunión el Consejo Permanente de la OEA, buscando que este organismo nombrara una comisión que sirviese de “mediadora” en el conflicto.
-
4 – Incrementar el estado de violencia cuando esa comisión visitara a Venezuela, llamando entonces a una huelga general, (igual que en 2003 cuando vino Gaviria) que convenza a esa comisión la idea de la ingobernabilidad del país y ofreciendo como única salida una nueva elección presidencial (Formato Ucrania)
-
5 – El nombramiento de esa comisión esa esencial para el plan. El Secretario General de la OEA, creyéndose un Pro Cónsul del Imperio, poco antes de la reunión del Consejo Permanente declaró a los cuatro vientos que la “OEA no emitirá condenas …. ni rechazará "la protesta legítima" de los venezolanos” así como “sugirió la intervención de "actores externos" en Venezuela para tratar de rebajar la tensión de las protestas de los últimos días.
-
LA NUEVA ETAPA DEL PLAN
-
El no nombramiento de esa comisión abortó el plan.
-
Sin embargo el Departamento de Estado y el fascismo local siguen con sus objetivos. Su lacayo Insulza declaró, apenas terminada la reunión del Consejo Permanente que “Las herramientas que la OEA tiene para actuar, a no ser que la crisis sea verdaderamente grave y haya una falta de gobernabilidad, son muy pocas”, lo que es un llamado descarado a la oposición incrementar la violencia.
-
Y por si fuese poco el lunes pasado declaró en la misma onda que “Venezuela vive una "crisis de confianza" en la que gobierno y oposición no se reconocen como interlocutores válidos para conversar y llegar a acuerdos…La Iglesia católica o cancilleres de países suramericanos podrían mediar entre el gobierno y la oposición en Venezuela,”
-
Lo importante para el Departamento de Estado es que hayan terceros que puedan “ver con sus mismos ojos” el incremento de la violencia y el caos que producirá la huelga general. Si no hay esa comisión, el plan se cae.
-
Es interesante destacar que, siguiendo las órdenes del Departamento de Estado, ese miserable malinche sólo reconoce al fascismo como la única oposición al gobierno.
-
No entiendo porque Venezuela no impugna a semejante gánster.
-
UNA DIRIGENCIA OPOSITORA SIN MORAL
-
Pero lo que queda en evidencia es la ausencia total de ética y moral en los delincuentes que dirigen la oposición fascista, que ejecutaron las órdenes del imperio a sabiendas que esas manifestaciones producirían muertos y sufrimientos en la población venezolana.
-
Que se murieran personas impedidas de salir a un hospital por culpa de las guarimbas, o que se decapitaran motorizados, o que francotiradores asesinaran Guardias Nacionales o partidarios del gobierno les importó un rábano.
-
En realidad esos no son políticos, ni siquiera politiqueros, son gánsteres, delincuentes de la peor ralea, que al igual de planificar esas protestas asesinas, bien pudieran haber estado planificando un asalto a un banco o un secuestro.
-
Venezuela necesita otra oposición, y por más que al gobierno le convenga sobremanera que ésta subsista, debería rechazar esa tentación y no darle protagonismo, buscado que el liderazgo opositor sea ejercido por personas con valores morales, que los hay.
-
Claro que el Departamento de Estado está consciente del desprestigio de sus lacayos de porquería, y de allí las presiones de Insulza para que no queden marginados en cualquier posible diálogo:
-
Que eso políticos sean inmorales no tiene nada de raro, vienen de los gobiernos podridos de la cuarta República.
-
UN PEDAZO DE SOCIEDAD ENFERMA
-
Pero lo que si da asco es presenciar a elementos que alguna vez se vendieron como “intelectuales” defender ese plan de bañar en sangre al país. Hemos visto como guionistas, caricaturistas franquistas, dramaturgos plagiarios, escribidores, y hasta autoridades universitarias aplauden a rabiar tamaño despropósito.
-
Es que realmente, muchos de esos prestigios se cocinaron en la salsa corrupta de la dictadura adeco-copeyana.
-
Igual bochorno siente uno cuando ve a muchos rastacueros (en la acepción venezolana) trancando las calles de sus urbanizaciones para que no “los asalten los marginales”, probablemente defendiendo fortunas de dudosa procedencia. Como si los ancestros de la mayoría de ellos no proviniese de la pobreza, de las barriadas caraqueñas, o del campo ya sea de Venezuela, de Galicia o Sicilia.
-
Me recuerda ese sabroso poema que recitaba Luis Carbonell, que decía:
Ayer me dijiste negro
Y hoy te voy a contestar:
Mi madre se sienta en la sala.
¿Y tú agüela, adonde está?
-
La verdad es que hay un pedazo de Venezuela que está muy enfermo. Gracias a Dios que no son muchos.

Por supuesto no estoy criminalizando la protesta ni me refiero a quien sale pacíficamente a protestar. Hay muchos motivos para hacerlo, y si a la oposición no la dirigieran esos fascistas asesinos, yo también participaría.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1002 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a184056.htmlCd0NV CAC = Y co = US