¡Coge tu bobolongo!

David de Lima, actual Presidente de Últimas Noticias, hace cierto tiempo me dijo: “Américo. No pierdas de vista a Nicolás Maduro, ese muchacho es un genio de la política y se pierde de lejos. Por algo el Comandante Eterno lo escogió como su sucesor”. Y no se equivocó el compay.

Maduro ha mostrado talento y genialidad para ejercer la Presidencia. Le ha tocado sortear una terrible guerra económica y el ataque sostenido de una guerra mediática, nacional e internacional. Con sólo un mes de campaña electoral derrotó a Radonski que tenía varios años “encampañado”. Y el pasado diciembre le asestó un tablazo entre la frente y la boca a los especuladores que intentaron devorar las utilidades y aguinaldos navideños de los trabajadores venezolanos rebajando por decreto los precios de electrodomésticos, víveres, ropas, calzados, perfumes, etc. Y con esa decisión les ganó las elecciones municipales.

En lo particular siempre he sostenido y eso se le he comunicado a De Lima, Maduro es muy bueno en las entrevistas. Pero en los actos de grandes masas presenta algunas deficiencias, aunque últimamente ha mejorado considerablemente. Nicolás cuando actúa en un escritorio, en unos muebles de salón, en escenarios con mucho rococó, se luce porque aflora en él el fogueo de sus seis años como Canciller de Venezuela.

Su calidad de dirigente político y de estadista lo mostró como Presidente primero, cuando convocó a los gobernadores y alcaldes de oposición electos el 8D y, segundo, cuando convoca la Conferencia de La Paz. En los dos trascendentales y novedosos actos políticos de la Venezolana Contemporánea Maduro se mostró conciliador, pedagógico, educado, respetuoso y tolerante.

Y este viernes 7 de marzo se lució hasta decir basta en la entrevista que por CNN le hizo la colega estadounidense Christiane Amanpour. Aunque la colega gringa trató de ser imparcial todas sus preguntas fueron sesgadas y malintencionadas. Nunca le lanzó una bombita. Aquello fue un arsenal de rectas a mil millas. Lo que tiró para la goma esa señora fueron puro mingo. Sin embargo Maduro se las bateó todas, con seguridad, talento y talante.

Fue tan completo en sus respuestas que en varias ocasiones le leyó la cartilla en su cara de los graves problemas que confronta USA. Acotaciones que Christiane ‘ “ baipaseó” por habilidad periodística; porque si se quedaba en el sitio ponía la cómica

Otra victoria del Presidente Maduro fue la derrota que le infringió en la OEA a gringolandia. No pudo El Imperio “chupapetróleo” a través de su Ministerio de las Colonias(OEA) sancionar al país ante una solicitud del Canciller del chupamedia Martinelli, Presidente de Panamá. Todos los cancilleres de América Latina y del Caribe son panas de Maduro, que los trató durante gran parte de sus seis años como Canciller de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4040 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: