Vencimos a la muerte: ¡Chavez Vive!

Pocas  veces la muerte  había sido derrotada  tan contundentemente  como aquel 5 de Marzo del  2013. Hace  un año la incompetente e inútil muerte  fue  vencida   por el pueblo venezolano.  Esta  señora  dio  pena ajena, cuando  reculó  apenada  y para que no la vieran  se alejó corriendo y tras ella  un pueblo  que había resucitado a su Comandante, quitándoselo de sus afiladas garra  y  dispuestos a lincharla y arrebatarle el derecho a la  perpetuidad.

 

Así como salieron corriendo  del Palacio de Miraflores la Patricia Poleo  y otros,  huyendo ese 13 de Febrero del 2004, cuando  el pueblo rescató al Comandante y lo reinstaló en  la silla presidencial, de esa forma ese mismo pueblo, hizo salir  corriendo  a la muerte  y  reinstaló a Chávez en sus corazones y lo hizo millones  para inmortalizarlo  como símbolo de esperanza de los pueblos del mundo.

La muerte llorosa, desacreditada, vencida, con el orgullo herido y a ras del suelo asimiló el golpe, mientras  la supuesta víctima de turno se enrumbaba hacia la historia envuelto en un manto de perpetuidad con trascendencia de inmortalidad. Envuelto en un manto de luminosidad, de eternidad y de infinitud.

Pobrecita la muerte, jamás y nunca se imaginó que, gracias a la desobediencia y a la irreverencia de un pueblo enamorado, transmutando el dolor en fuerza, orgullo y combate, iba a ser declarada como la vaina más inservible de todos los tiempos desde que el mundo es mundo. Torcaz.

Solamente han pasado 365 días y la muerte vencida hace todos los intentos por matar de nuevo al Comandante y borrarlo de la faz de la tierra y del corazón de su pueblo que continúa amándolo y gritando a todo pulmón: ¡Chávez, vive  y la lucha sigue!.

La muerte  intenta de nuevo, camuflajeada mostrando su verdadero rostro fascista, no vestida con traje militar, sino con pasamontaña y morral.  Quien la mira  cree  que  es una gloriosa estudiante, pero por  más que se tongonee, siempre  se le ve el bojote.

Hoy, los que quieren que el Comandante permanezca bien muerto, como  tuvieron a Bolívar durante casi  200 años, están llamando a la GRAN TRANCA, para impedir  que el pueblo se movilice a rendir tributo a su líder.  No quieren pueblo en la calle, sino cubrirla con sus carros e impedir  que  la gente humilde se pueda transportar.  Lo que ellos no saben es que nuestro pueblo siempre caminó y está acostumbrado hacerlo y saldrá de sus viviendas a encontrarse con su Comandante que para ellos continúa vivo.

La  ya vencida  muerte volverá a morder el polvo de la derrota, como lo ha hecho durante 18 veces  en los últimos 15 años.

Chávez Vive, la patria sigue.

Juanveroes64@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1847 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: