Ahora sí, atender la Economía...

Mucha tinta y saliva ha corrido en pro se señalar las fallas y autogoles marcados en materia económica en el proceso bolivariano, entre estos tenemos la consideración del anclaje del dólar como un problema ideológico, cuando se trata de un asunto económico; tales fallas han sido indicadas con insistencia por parte de un conjunto importante de camaradas especialistas en el área económica, desde las más diversas perspectivas, sin embargo, tales señalamientos, críticas y propuestas nunca encontraron eco en el alto gobierno; gracias a Dios que ahora el asunto lo planteó Lorenzo Mendoza, Presidente de Empresas Polar, en la Conferencia por la Paz, entonces ahora si va a atender el asunto, esperamos que no sea demasiado tarde, ni bajo las orientaciones de Mendoza y sus aliados de la burguesía nacional.

Lo primero que debo señalar, es que el proceso bolivariano en lo político(Constitución Bolivariana - participación activa y protagónica), social (inclusión, salud y vivienda) y cultural (rescate de nuestros valores y cobertura de matrícula reconocidos internacionalmente) son elementos relevantes que han marcado huellas imborrables en las historia republicana; no ha sucedido lo mismo con el tema económico; en donde la Inflación(56,2 al cierre del 2013), escasez (22,2%, 2013, según BCV, nueve productos de cesta básica), desabastecimiento, excesiva liquidez (68,6% al cierre del 2013, según BCV), principalmente por la generación de dinero inorgánico( planteado por Cudemos, Presidente de FEPORCINA en la Conferencia de Paz) y la producción de bienes y servicios insuficientes, son las señales tangibles e intangibles de que algo no está funcionando bien en la economía; a partir de estas variables se monta la guerra económica, destinada a causar una desestabilización durante todo este año 2014, a fin de cobrar electoralmente en el 2015 y estar en condiciones de activar el revocatorio contra el Presidente Maduro, esta seguramente debe ser parte de la estrategia imperial concertada con la gran burguesía nacional.

La avanzada contra la especulación y la usura en noviembre y diciembre 2013, encabezada por el Presidente Maduro, le mostro los dientes a la burguesía, la cual al principio del 2014 agota sus inventarios, en parte real, en parte ficticia, lo que un momento identifique en diciembre 2013, como la “venganza de los mercaderes”.

Es cierto que en la última década se incrementó la producción de bienes y servicios, pero no al nivel de un alto consumo causado por los aumentos de sueldos y disminución del desempleo. Sobre la brecha entre la producción y el consumo cabalga gran parte de la inducción que la derecha hace del desabastecimiento y la escasez.

No soy economista, pero de acuerdo a la Planificación Estratégica Situacional, creada por el Maestro Carlos Matus, la estrategia a ser aplicada, concertada entre los mejores hombres y mujeres del área económica, a legitimarse con calor de pueblo, debe moverse de manera simultánea y paralela en tres planos diferentes: a) Contingencialidad; b) Administración y Mantenimiento; y c) Transformación.

En el primero de los planos (contingencialidad) debe resolverse la atinente a seguridad alimentaria, obviamente importando alimentos y acelerando la producción en aquellos productos de ciclo corto atendiendo las condiciones climáticas; seguridad administrada y mantenida correctamente, es decir, importar en función del ritmo de la producción, evitando importar en exceso alguno o varios rubros, segundo plano. La Contingencialidad, así como, Administración y Mantenimiento, no transforman nada, pero crea las condiciones para la transformación radical del modelo productivo aplicado en la última década, que según algunos economistas, entre ellos Víctor Álvarez, partiendo de las cifras del Banco Central de Venezuela, han demostrado que nuestro país, ahora es más rentista, más capitalista y más explotador.

El plano de la transformación, implica la construcción y aplicación colectiva de un verdadero Modelo Productivo Socialista, haciéndose énfasis en una economía social no empobrecedora, humanista y que responda a las necesidades, pero también al desarrollo que nos transforme en un país potencia en lo económico.

Bienvenida sea la atención al problema económico innegable que existe, ya que, el imperio que no da puntadas sin dedal, sabe que este caldo de cultivo aprovechado por la guarimba puede contaminar a gran parte del resto de la sociedad y provocar una situación como la ocurrida en las elecciones de 1990 en Nicaragua, cuando al sandinismo, luego de estar 17 años en el poder pierden aquel proceso comicial frente a Violeta Chamorro, apoyada abiertamente por los Estados Unidos y en donde el problema económico jugo un papel relevante.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1314 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: