Informes desmontan patraña mediática

OEA y UE alabaron al CNE

La oposición venezolana ha tenido que aferrarse a los informes preliminares de las misiones de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Unión Europea (UE) como una forma de esconder su fracaso tras el retiro de las elecciones parlamentarias y salvar lo poco que queda de su desacreditada reputación.

De acuerdo a la directora de Súmate, Maria Corina Machado, la "principal afirmación [de los informes] resalta las reiteradas irregularidades cometidas por el presidente de la República y los ministros al inmiscuirse directamente en el proceso" (Unión Radio, 7-12-05), pero en realidad, lo primero que destacan ambos informes es "el ambiente de tranquilidad que se evidenció en el desarrollo de los comicios, así como la adecuada preparación y organización de los centros de votación" (OEA), además de asegurar que "el proceso fue completamente transparente y que se respetaron todos los criterios de observación." (UE) Igualmente, el dirigente de Copei, Luis Barragán, manifestó que las denuncias de la oposición fueron reflejadas por los informes (El Universal, 7-12-05), mientras que para Teodoro Petkoff dichos informes demuestran que el CNE "está en terapia intensiva." (Tal Cual, 7-12-05) Sin embargo, la OEA y UE no estimaron esfuerzos para alabar reiteradamente la actuación del CNE y su tren rector como garantes del voto y la participación ciudadana.

Para la OEA, a pesar de evidenciarse "desconocimiento y dificultades sobre la forma de votar," el CNE ofreció "importantes garantías [a un] significativo sector de la oposición", entre las que destacan "la eliminación del captahuellas y de la gran mayoría de los cuadernos electrónicos de votación, el aumento de las auditorias de cierre, la habilitación de espacios adicionales en los medios para propaganda electoral y la presencia de testigos y observadores internacionales en todas las fases del proceso electoral." De igual manera, la OEA alaba "los esfuerzos emprendidos por el CNE en el cumplimiento de su mandato para automatizar el voto", lo que a su criterio, "merece reconocimiento." Por su parte, el informe de la UE también reconoce "los esfuerzos efectuados por el CNE para aumentar la confianza de los partidos políticos en el proceso", y destaca "el descubrimiento de un fallo en el desarrollo de los programas de las máquinas de votación, con la consiguiente posibilidad remota de violar el secreto del voto, lo cual fue afrontado por el CNE de una manera oportuna y adecuada", contrariando así la matriz de opinión que medios privados y partidos opositores tejieron en torno al Poder Electoral para desacreditarlo y justificar su retirada de los comicios. En este sentido, la UE dejó por sentado que la posibilidad de comprometer el secreto del voto era sumamente remota, "y ciertamente más complicada que en unas elecciones convencionales [ya que] sólo podría haber ocurrido si la secuencia de identificación de los votantes y la secuencia de votos emitidos fuese reconstruida [lo cual implicaría] el acceso de un usuario cualificado a tres fuentes diferentes de información", uno de ellos encriptado con llave electrónica compartida entre los partidos políticos participantes.

Igualmente, la UE destaca la eliminación de las captahuellas como una medida que debió "restablecer la confianza de los partidos", por lo que el retiro de la oposición "sin argumentar nuevas razones," constituyó una "sorpresa" para los observadores internacionales. En este sentido, la UE elogió nuevamente al CNE por haber demostrado "una voluntad decidida de satisfacer las demandas de los partidos de oposición para aumentar la confianza en el proceso," así como por haber utilizado en el sistema de automatización "medidas de seguridad y transparencia… de acuerdo con las más avanzadas prácticas internacionales." Además, la UE destacó los "distintos tipos de evaluaciones del sistema puestos en marcha por el CNE [que] representaron una oportunidad importante para explicar y revisar varios aspectos de los sistemas de voto automatizados a los expertos de los partidos políticos y observadores." Por si fuera poco, la UE desmonta los argumentos de Súmate sobre la confiabilidad del Registro Electoral al manifestar que todos los partidos políticos "tuvieron un acceso suficiente al registro de votantes", y que si existen irregularidades, éstas "sólo podrán resolverse cuando se revise el proyecto de Cédula de Identidad, que es la base del sistema de registro de votantes."

Si bien es cierto que en dichos informes se señala la "desconfianza de un buen numero de ciudadanos al sistema electoral", se argumenta que dicha desconfianza se produce por un problema de "percepción que la oposición tiene de parcialidad y falta de transparencia en su accionar, así como en relación a la aplicación controvertida de algunos aspectos de la normativa electoral." Esta errónea "percepción" sobre el CNE fue explotada por la oposición y sistemáticamente implantada en el colectivo antichavista por medio de una agresiva campaña mediática, reconocida también en ambos informes.

La intención manifiesta de manipular el contenido de los informes de la OEA y UE para utilizarlos como una forma de justificar su retirada de las lecciones parlamentarias y arremeter contra las instituciones democráticas, es una clara demostración del fracaso de la oposición como alternativa política y de su patético accionar que la obliga a aferrarse a unos informes que la delatan como golpista.

agd1967@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2306 veces.



Antonio Guillermo García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: