Psicópatas y asesinos “luchan” por la “libertad”


Los líderes opositores de las actuales jornadas de protesta en Venezuela insisten, a pesar de las evidencias contrarias, en que su lucha es absolutamente pacífica. Si bien los seguidores de éstos tienen el legítimo y justo derecho a manifestarse contra el actual Gobierno nacional, nada justifica la violencia ejercida por algunos grupos contra el mismo pueblo, y mucho menos el asesinato de ciudadanos que incluso no tenían relación alguna con el chavismo o madurismo.

Al margen de quienes sí han protestado de forma pacífica, centenares de psicópatas y asesinos han atentado impunemente contra la seguridad y la vida de los venezolanos, y su “heroica lucha” por la “libertad” se caracteriza, entre otras cosas, por amenazar de muerte en las redes sociales, agredir a todo aquel que cargue vestimenta de color rojo, presionar a sus propios vecinos para que se unan a las manifestaciones, y atacar con saña a quienes integran los llamados colectivos, como los motociclistas. Respecto a este último elemento, cabe señalar que esas lacras han llegado al extremo de utilizar alambres y guayas como armas ofensivas, sin importar que los motorizados puedan ser humildes trabajadores. El absurdo y la locura en su máxima expresión.

A manera de ejemplo, mencionemos que en la ciudad de Mérida y sus alrededores grupos de psicópatas han hecho lo que les ha venido en gana, hasta el punto de cerrar temporalmente una de las principales vías de acceso a la capital de la entidad homónima. Comprobamos que algunas calles han sido tomadas por personas cuyo proceder no es precisamente pacífico, incluidos algunos extranjeros y estudiantes bajo el efecto del alcohol y de otras drogas; estos individuos se han dado a la tarea de insultar y amenazar a todos los que circulen a pie o en motocicleta durante sus protestas “pacíficas”, especialmente a los motorizados, a quienes califican como hordas, marginales, malandros, chavistas de mierda, y pare de contar. Además estas basuras presionan y agreden a los habitantes de las comunidades sometidas, y en algunos casos han cobrado ‘vacuna’ para que los vecinos puedan circular libremente, al más puro estilo de los paracos colombianos. El pueblo humilde sometido por delincuentes disfrazados de guerreros por la libertad.

Reiteramos el legítimo derecho de la oposición y de cualquier venezolano a protestar contra el Gobierno de Nicolás Maduro, toda vez que hay diversas razones derivadas del Estado burgués prevaleciente en Venezuela (aunque muchos siguen creyendo que hay socialismo o comunismo); sin embargo nada justifica la violencia ejercida contra el propio pueblo, y el lamentable saldo de muertos y heridos. Parece que a algunos sectores internos y externos les conviene que la actual situación conduzca a una guerra civil en todo el sentido del término, y al respecto las autoridades nacionales deben actuar para proteger a las masas, e impedir que se las siga usando como carne de cañón al servicio de intereses perversos. ¡Basta de impunidad¡ ¡Basta de sometimiento y agresión al pueblo trabajador y humilde¡.
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1163 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: