Cardenal, las tinieblas lo esperan en las barriadas

Cada día sorprenden más las declaraciones de nuestro Cardenal Jorge Urosa Savino, y que no hacen sino confirmar que la cúpula de la iglesia venezolana está comportándose como un partido político, donde el vocero de la Conferencia Episcopal de Venezuela, cuyo presidente es monseñor Diego Padrón, demuestra con sus declaraciones que la iglesia venezolana está secuestrada por la más rancio y recalcitrante de la derecha de este país, en el sector religioso.

En días pasados el Cardenal dijo, entre otras cosas que: “El país no puede quedarse en la tinieblas de la oscuridad, no pude tener un solo periódico…”. Señor Cardenal, ha leído la novela corta “Las profundidades de las tinieblas”. Mande a uno de sus ayudantes a buscarle la novela y léela, no en las tinieblas de la oscuridad, sino en un salón de lectura bien alumbrado, con alfombra en el piso, aire acondicionado y cómodas butacas de cuero. Y después acompañe a Pepe Rangel a internarse en las verdaderas tinieblas en la oscuridad en la barriadas populares de Petare o de Catia, haciendo contacto con bandas de delincuentes, hablar con ellos y tratar de traerlos a la luz, esa luz de la que usted disfruta, pero la mejor luz es la que brilla dentro de nuestros corazones. Ese es un trabajo que debería estar haciendo la iglesia que usted representa, en vez de estar metiéndose en política.

Eso que usted dijo de que “Sin prensa el país se sumerge en las tinieblas”, es falso de toda falsedad, y se lo digo, con el respeto que merece su alta investidura. Los ciudadanos de ningún país se han muertos porque no tengan prensa, más bien les mejora su psique y les baja dos al estrés. Pero, en un país, donde falte la comida, si produce muertos, como ha sucedido en países del África. Un país donde falte la salud, sí produce muertos. Un país donde no haya educación masiva, es abono para la ignorancia. Un país que no provee de vivienda a sus ciudadanos, sí es contribuir con la pobreza, con el hacinamiento, y, por ende, se genera violencia y muerte. En fin, Cardenal Urosa, nadie se muere sin prensa. Las tinieblas están reservadas para los malos hijos de esta Patria. Usted debe saber mucho de esas cosas.

Para terminar este artículo lo invito a incorporarse al plan de paz, seguridad y pacificación que está en marcha. Póngase a la cabeza de sus curas y váyanse a patear los cerros de Caracas, las barriadas, y coadyuvar a bajarle dos a la violencia. Llame a sus sacerdotes para que se incorporen a esta gesta en todo el país. Sería un gran aporte a las iniciativas del presidente Nicolás Maduro, que, aunque usted no lo quiera, es su presidente hasta que cumpla su mandato. En vez de estar hablando pasguatadas en los medios de la derecha, haga, por primera vez, algo útil por su país. ¡Cardenal, vaya con Dios, y que ilumine su mente, para que intérprete las prédicas del Papa Francisco. ¡Volveré!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1283 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a180807.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO