¿Quién es la verdadera amenaza para Latinoamérica?

El gobierno norteamericano que hoy está presidido por George Bush, pero que igual actuaría con cualquier otro gringo al frente, acaba de lanzar una acusación que seguramente nadie ha escuchado antes: Chávez es un peligro para las democracias de Latinoamérica.

Si uno revisa la historia se encuentra que esa misma acusación fue lanzada contra Fidel, contra Allende, contra los sandinistas y contra candidatos de izquierda con posibilidades de victoria en elecciones presidenciales como Lula da Silva y Evo Morales. En fin, todo aquel que se oponga a los intereses del Tío Sam es un enemigo de la democracia y un peligro para la región.

La realidad, sin embargo, es los gobiernos norteamericanos han agredido tanto a nuestros pueblos, que uno no termina de explicarse, cómo es posible que todavía existan en nuestras naciones, bastardos defensores de los intereses gringos.

Desde los años de las luchas por la independencia, vivimos la desgracia de ser vecinos de los yanquis; permítame para comprobar esto, que le narre una historia que seguro usted conoce, pero que bueno es que la recuerde, porque refleja en su justa dimensión "la profunda preocupación" de los yanquis por el futuro de nuestros países y sus formas de gobierno.

Transcurría el año de 1826 cuando el Libertador estaba a punto de hacer realidad uno de sus más caros anhelos: la celebración del Congreso Anfictiónico de Panamá.

Once años antes, Bolívar había expresado: "Que bello sería que el Istmo de Panamá fuera para nosotros lo que el Corinto paro los griegos… Ojalá que un día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto Congreso"
La idea de la anfictionía había sido tomada por Simón José Antonio de la Santísima Trinidad, de los antiguos griegos, quienes acostumbraban a convocar asambleas con la participación de las ciudades, para tratar asuntos de la incumbencia de todos. El método aportaba soluciones que contaban con un fuerte respaldo, fortalecía los lazos entre los pueblos y contribuía con la estabilidad de sus instituciones.

Era Bolívar con este proyecto el precursor de la Liga de Naciones y de la Organización de las Naciones Unidas, y al respecto expresaba: "Este Congreso parece destinado a formar la liga más vasta o más extraordinaria o más fuerte que ha aparecido hasta el día de hoy sobre la tierra".

Pero los gringos que "tanto nos han querido" se las ingeniaron para promover divisiones entre las pequeñas y nacientes naciones, a fin de evitar que se concretara la idea de Bolívar. Ya antes del 21 de junio de aquel año, fecha en que se dio inicio al Congreso Anfictiónico, el Congreso de los Estados Unidos había expresado sus intenciones de evitar que en Panamá se constituyera una confederación que pudiera llegar a ser poderosa; de oponerse a la independencia de Cuba y Puerto Rico; de rechazar el reconocimiento de Haití como nación libre, y de promover una declaración de apoyo a la Doctrina Monroe.

¿Se da cuenta? Desde allá vienen haciendo lo imposible por evitar que seamos naciones fuertes, independientes y mucho menos integradas.

Si a esto le sumamos que en 1846 los gringos invadieron México y libraron una guerra que finalizó el 2 de febrero de 1948 con la anexión de dos millones de kilómetros cuadrados de territorio mexicano, o lo que es Texas, Nuevo México, Alta California, y parte de los estados de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y Sonora; tenemos que reconocer que los yanquis tienen una manera muy particular de expresar su amor o amistad.

Pero no crea usted que allí se queda todo; lamentablemente no tengo el espacio para narrarles todas las demostraciones de amor de unos gringos, hoy preocupados por la amenaza que Chávez representa, para su adorada Latinoamérica. Sin embargo, bueno es que recordemos que en 1903 con el objetivo de crear una franja de tierra de 20 Kilómetros de ancho, llamada la Zona del Canal, procedieron a "independizar" lo que hoy es Panamá de Colombia… por supuesto, a ellos se les entregó el control del Canal de Panamá por cien años.

Para nadie es un secreto hoy, la participación de los gobiernos norteamericanos en los golpes de estados que llenaron estas tierras de dictadores gorilas. De hecho, tienen el descaro de "desclasificar" documentos donde queda al descubierto su participación en esos hechos criminales. Con su apoyo y en su beneficio ascendieron al poder para desgracia de nuestros pueblos, hombres como Juan Vicente Gómez en Venezuela, Trujillo en República Dominicana, Castillo Armas en Guatemala, Anastasio Somoza en Nicaragua, Francois Duvallier en Haití, Fulgencio Batista en Cuba, Alfredo Strossner en Paraguay, Juan María Bordaberry en Uruguay, José Rafael Videla en Argentina, Humberto Castello Branco en Brasil, Hugo Banzer en Bolivia y Augusto Pinochet en Chile.
¿Cuánta sangre y cuántas lágrimas nos ha costado esa preocupación gringa?

Pero hay más, en un ejemplo de lo que los yanquis entienden por respeto a las instituciones y al principio democrático del poder de las mayorías, Cuba permanece bloqueada por decisión del gobierno norteamericano. Las naciones Unidas condenaron recientemente, por decimocuarta ocasión consecutiva, el salvaje bloqueo a la isla antillana; pero los gringos argumentan que el mismo es "una herramienta de lucha a favor de la democracia".

Los norteamericanos invadieron y destruyeron Panamá para rescatarla del poder de un Presidente vinculado al narcotráfico; pero lo único que el mundo vio, fue que con ello se garantizaron la continuación de la administración del canal, hecho al que se oponía el depuesto Presidente.

Aún tendríamos que escribir sobre el apoyo norteamericano a Inglaterra, en la guerra contra Argentina; sobre la invasión a Grenada y Haití; sobre la colonización de Puerto Rico; sobre la protección a los asesinos de los mexicanos en la frontera; sobre la protección a terroristas latinoamericanos; pero se nos acabó el espació, ya tendremos otra oportunidad. Sin embargo, yo me pregunto ¿ ¿Quién es la verdadera amenaza para Latinoamérica?




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2693 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas