Muertos de primera y regocijo MUD-O por los muertos de segunda

Hoy es enero 7 de 2013 y tenía previsto emprender mi primer artículo del año,  sobre el grosero racismo mediático anunciado en Colombia con una nueva telenovela llamada "Bazurto: bailando con el enemigo"; pero otro caso del mismo tenor clasista, racista y de hipocresía fascista de los medios informativos, me obligan a posponer el tema para mañana y enfocar mi opinión sobre el tema de Venezuela, que a propósito del pretexto de la seguridad, es blanco de una cadena de guerra psicológica en la que participa el entorno mediático de mi país Colombia, cuyos dueños son los mismos vendedores de armas y "contratistas/mercenarios" en cuanta guerra imperial se promueva desde Siria hasta Afganistán, como el señor Rupert Murdoch, el USA departamento de estado, Prisa & Planeta o Carlos Slims – con sus socios locales del gran capital-  también dueños de acciones en empresas petroleras que ya no gobiernan a Venezuela, y por eso, derrotadas contundentemente el 8D,  ahora arman su más grosero escándalo con fines políticos,  porque una antigua reina de Belleza que trabajaba para la cadena racista de televisión Telemundo, fue asesinada junto a su marido, en un punto de la autopista Puerto Cabello a Valencia. 

Es grosero porque sí los medios de la SIP se rajan la boca hablando de ética periodística, igualdad, unidad y otras yerbas, todas esas poses de culebrero paisa se van al traste, cuando esos mismos medios de manipulación masiva, transitando en la más cruda lucha de clases, ahora arman un escándalo porque han sido masacrados una actriz descendiente de mantuanos con un rubio irlandés que era su marido, pero esa misma prensa calla y aplaude en silencio, en Venezuela por ejemplo, el asesinato de Sabino Romero, de sus hijos y del más reciente atentado, padecido por el sobrino del desaparecido líder indígena y agrario, cuyos asesinatos "buenos", son meras estadísticas, entre las decenas de líderes campesinos asesinados por los ganaderos de Machiques y de otros latifundios en Venezuela y Abyayala/América, signados por la estrategia del plan pistola del paramilitarismo; de manera que para esta prensa racista, clasista y fascista y otros istas, pero hipócrita como todo buen hijo de Hitler o George Bush, hay unos asesinatos de primera y unos asesinatos de segunda; también hay unos asesinatos "buenos" y unos asesinatos malos; incluso esa misma prensa adscrita a la SIP que tantas lecciones de moral pretende dar, en la persona jurídica y mediática de El NAZIonal de Miguel Enrique Otero, promueve el asesinato "bueno" de Eduardo Rothe Galo, en uno de sus editoriales. 

¿Pero quiere usted saber cómo este periódico promueve el crimen que afirma lo aterra,  cuando se trata víctimas que promueven el estilo, ideología y forma de vida del este de Caracas? Pues bien, este señor Miguel Henrique Otero y su diario, quienes promueven la liberación de un criminal de chavistas en los hechos de Puente Llaguno como el señor Ivan Simonovis, al mismo que presentan en La noche de RCN, como una "beatífica víctima" del régimen dictatorial castro comunista, han comenzado una presión psicológica y aprestamiento ideológico para el crimen a sus bases; y cómo Eduardo Rothe Galo -y muchos otros- entre ellos, los familiares de las víctimas de los crímenes se han pronunciado exigiendo justicia, resulta que el NAZIonal y su dueño, salen con la tesis de que Maduro- nada de "presidente"- es influido por unos radicales que se oponen a que se tomen "medidas humanitarias". Y como en Venezuela, cada día más paramilitarizada con la asesoría del señor de las sombras del expediente 82 DEA, este señalamiento se convierte en otra forma más para invitar a drenar la arrechera, con el lema no dicho, de "mate a un chavista haga patria", Eduardo Rothe Galo, denuncia en el portal Aporrea, como hoy lo han legitimado desde este medio fascista como "asesinato bueno".

En este mismo orden de ideas, resulta por demás hipócrita, como los medios de mi país Colombia, no sólo en la figura de la activista de la MUD con licencia de "periodista" Yiset Villafranca, sino como cuerpo del capital privado, que en esos momentos se rasga las vestiduras, se pone a hacer alardes de fariseo cacareando alarma por el tema de la “inseguridad” y la violencia. Y es grosero porque estos mismos medios, una vez Claudia Gurisatti con sus entrevistas dibujó ante los colombianos a Carlos Castaño como un héroe salvador de la democracia colombiana, calificativo ratificada por las series de televisión pro narcoparamilitares, "Pablo Escobar el Patrón del Mal" (Caracol) y "Los 3 Caínes" (RCN), que han venido mostrando la violencia y el narcotráfico como "izquierda" y a los paramilitares de Castaño como unos ángeles que nada tenían ni tuvieron que ver con el narcotráfico, esos medios de propaganda mediatizada,  jamás han culpado a los varios presidentes de Colombia, conniventes con el paramilitarismo y los crímenes de estado.

Esta jugada sutil pero eficiente, al mejor estilo de las series de TV y películas de Hollywood que han convertido a los psicópatas de la CIA y  a los matones de los marines en los salvadores del planeta, ha venido moldeando la sociedad de mi país,  acondicionado la opinión pública, que ahora considera como "normal" y "necesario" el exterminio de tres candidatos presidenciales de la más reciente historia nacional adscritos a izquierda (Jaime Pardo Leal, Carlos Pizarro León-Gómez y Bernardo Jaramillo Ossa); de la misma manera ahora se opina como “normal” sobre el genocidio de miles de  militantes de la Unión Patriótica (UP); incluyendo la tentativa de asesinato contra la aspirante presidencial Aida Abella en los años 90; o el asesinato del humorista Jaime Garzón. Incluso, se llegó a legitimar por silencio y ausencia mediática, el asesinato de los mal llamados falsos positivos, que ni siquiera fue un crimen político, sino una vulgar empresa criminal dentro de las fuerzas militares de Colombia, mediante la cual jóvenes desempleados eran engatusados con un trabajo, luego asesinados y vestidos de guerrilleros para poder cobrar recompensas durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez. 

Por eso, hoy cuando veo a Capriles Matonsky dando declaraciones sobre el crimen como si se tratara del Papa Francisco, siendo  un personaje nefasto que si hubiera justicia y fiscalía seria en Venezuela, debiera estar preso como lo está Julián Conrado, quien por el contrario sí fue obligado a ir a las armas luego de sufrir el asesinato de sus seres queridos durante la operación militar y paramilitar Baile Rojo, me da grima e indignación, porque ante los más recientes montajes judiciales en Colombia en contra de líderes campesinos como Huber Ballesteros, esos pseudoperiodistas y pseudodirectores de medios, jamás le han dado por ejemplo, 30 segundos siquiera a voceros de Marcha Patriótica o del PDA o del Partido Comunista, como sí se lo dan a una extrema derecha -par en Venezuela de la colombiana- que hasta ahora,  ha asesinado con más del 90% de impunidad,  a figuras como Danilo Anderson y cientos de chavistas y no chavistas, como sucedió en Puente Llaguno.

A más de 5 mil militantes de la UP los asesinaron porque el establecimiento colombiano, sus élites no fueron capaces de soportar la existencia de una izquierda gobernando en varios municipios,  que amenazaba sus espacios de poder por la vía de las urnas, como ha quedado demostrado en múltiples investigaciones periodísticas como las de Toño Sánchez Jr (Crónicas que daba miedo contar, Las Crónicas que quería Contar y que no me dejaron), las del senador Andrés Cepeda (A las Puertas del Ubérrimo), la del periodista italiano Giovanni Piccoli (Colombia el País del Exceso), entre otros, siendo el más reciente el fallo de la CIDH condenando al estado colombiano,  por los crímenes de estado de la operación Orión.

Yair Klein, el maestro del paramilitarismo colombiano, en sus confesiones dadas a medios internacionales, confiesa que fue traído por el estado colombiano y que tuvo apoyo del alto mando militar para entrenar la primera generación de paramilitares, que tuvieron financiamiento de narcotraficantes como Pablo Escobar y Rodríguez Gacha, era el tiempo de oro cuando Carlos Castaño y Fidel Castaño, jugaban para el Cartel de Medellín, pues para entonces, no se había producido el cisma en la mafia colombiana que dio origen a los PEPES (Perseguidos por Pablo Escobar), debido al asesinato de los Montoya Galeano en los hechos de La Catedral, no la primada de Bogotá o Medellín, sino en la cárcel de Envigado, el reino de Pablo que escogió el capo, para vacacionar en el papel de preso y manejar desde allí, su imperio criminal aprovechado por el estado colombiano.

¿Pero pidió alguna vez la mal llamada prensa colombiana, cuando aún quedaban jirones de periodismo y de periodistas la cabeza de los presidentes de turno que vieron crecer con aparente incompetente gestión el crecimiento del paramilitarismo y del narcotráfico, como Alfonso López Michelsen, Julio César Turbay Ayala, César Gaviria Trujillo, Pastrana o Uribe? No, por el contrario, durante la presidencia del señor con el Expediente 82 DEA, Caracol y RCN, llegaron al grosero estándar de ser vulgares comités de aplausos hasta de la persecución sufrirá por verdaderos periodistas como Holman Morris, Daniel Coronell, Claudia Julieta Duque, Felix de Bedout y Jorge Enrique Botero, entre otros. Figuras como Vicky Dávila, Claudia Gurisatti - por RCN- María Isabel Rueda - Caracol- o Salud Hernández desde las pagínas de El Tiempo, no sólo llegarían a los extremos de degradación en la ética periodística cuando justificaron las persecuciones con comentarios ditirámbicos o el silencio cómplice ante el acoso a la libertad de expresión, sino que jugaron al micrófono abierto para que el presidente de turno amenazara y difamara contradictores: o lo peor: hacer apología al paramilitarismo y sus líderes, incluyendo la realización de prólogos a mal hechores como Carlos Castaño, como sucedió con Salud Herández, quien fue además enlace del DAS para las chuzadas y otros montajes, en operaciones de difamación, infiltración y desprestigio de la izquierda conocidos con los nombres de Operación Amazonas, Transmilenio, Bahía y otos etcéteras. 

¿Pero mientras este supuesto periodismo a través de palangristas disfrazados de víctimas que lograron engañar al primer informe del periodismo especializado en derechos humanos -Nizkor - como Salud Hernández, aparece como perseguida de su protector Uribe Vélez, que hacían sus demás colegas de la guerra de cuarta generación a nivel internacional? Difamar a los gobiernos ecuatoriano, argentino, nicaragüense, boliviano o venezolano -el más odiado por ellos- llegando al colmo del racismo y el racialismo de desacreditar a presidentes por su condición indígena como Evo Morales, mientras por el otro, trataban de justificar a delincuentes confesos de golpes de estado – personas naturales y jurídicas- actores principales de terrorismo y asesinato de opositores como Enrique Peña Exclusa, RCTV, Leopoldo López, María Corina Machado y toda la pandilla más radical de lo que entonces era la mal llamada Coordinadora Democrática y ahora se llama Mesa de la Unidad democrática, más conocida por la sigla MUD, cuya más reciente hazaña consistió en haber instigado el "drenaje de arrechera", que le costó la vida a 11 chavistas, incluyendo a un colombiano y dos menores de edad, que pasaron a convertirse por ocultamiento y silencio, en asesinatos "buenos". 

Resulta que esta misma prensa, con estos mismos operadores disfrazados de periodistas,  comandados por el vocero del USA departamento de estado y de los cubanos batistianos de la Florida que se hace llamar CNN, pretenden organizar una marcha para tratar de reencauchar a la recientemente derrotada MUD por paliza electoral, así tuerzan las matemáticas como les dé la gana, recurriendo al sonsonete de protestar contra la inseguridad y la delincuencia, proyectado como pretexto ulterior para pedir la cabeza de Maduro.

Lo más duro de este farisaismo mediático, es que un estudio serio sobre inseguridad comparada, llevado a cabo por el equipo de la Universidad de Toronto, ha demostrado que Washington, Detroit, Baltimore, Nueva York y Los Ángeles entre otros, son mucho más peligrosas y mortales que sus pares al sur de la frontera imperial, como Ciudad de Méjico, Bogotá, Ciudad Juárez, Tegucigalpa, Buenos Aíres o Tijuana...Y quien lo dice, vencido por la contundencia del estudio, es nada más y nada menos, que un tarifado mediático venido a menos como el señor Andrés Oppeheimer, quien comenta las conclusiones de este informa, en un periódico rancio del uribismo y la ultraderecha de Colombia mi país, como El Colombiano de Medellín. 

¿Será que todos estos lacayos con apariencia de periodistas se atreven a pedir la renuncia de Obama? Yo sé que no, en este caso alegarán que se trata de un estado federal y que un presidente no está para eso, sino los alcaldes y gobernadores: claro, haciéndose los pendejos porque Venezuela también es un estado federal, hecho al calco de USA, donde lo único que falta es que las parroquias se nombren "condados". Claro lo que también es censurable, es la actitud incoherente y aburguesada del presidente Nicolás Maduro, que ante el caso de la exreina de belleza asesinada,  salió prometiendo los fuegos del infierno para los criminales, lo mismo que el director de inteligencia Rodríguez Torres que ya anuncia orondo a la prensa que hay cinco detenidos.

Sin embargo, tanto Nicolás Maduro, como Rodríguez Torres y su kombo, jamás han movido sus labios para condenar y apresar a los asesinos de Sabino Romero y su familia; y de las decenas de víctimas dentro de la corriente Ezequiel Zamora y otros colectivos de luchadores del campo venezolano  masacrados, los mismos que hasta ahora y a juzgar por la actitud del primer presidente obrero de Venezuela y del mundo, vienen también resultando por la falta de interés en resolverlos, también en una suerte de "crímenes buenos". ¿Será que estas odiosas discriminaciones en el acceso a la justicia por razones de belleza, estatus económicos y otras variables, tiene algo que ver con un camino de no retorno al socialismo? Sería bueno que el presidente Nicolás Maduro, reflexionara y actuará en consecuencia, contra estos quistes perniciosos de la cuarta república, en la administración de justicia, que nada tienen ni de chavistas, ni de socialistas. 

Inforeferencias:

http://dickema24.blogspot.com/2010/10/el-espionaje-de-uribe-en-espana-y-en.html - Denuncian alianza de supuestos periodistas como Salud Hernández  con el Das para desprestigiar a la prensa.

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/W/washington_mas_peligroso_que_mexico/washington_mas_peligroso_que_mexico.asp- Andrés Openheimer reconoce USA es más peligroso que todos los demás  países en asesinatos con arma de fuego.

http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/quince.html- Lísta de Nizkor de perseguidos  ´de Uribe en el periodismo colombiano.

http://confidencialcolombia.com/es/1/105/2825/Los-10-años-de-la-operación-Orión-Orión-operación-ejército-comunas-Medellín-Colombia-Uribe.htm- Operación Orión.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1281 veces.



Nicolás Ramón Contreras H

Ciudadano Afrodescendiente Independentista de la Región Caribe en la República de Colombia. RED INDEPENDENTISTA DEL CARIBE. Observatorio Independiente de Medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia.

 makromokamboniko@gmail.com

Visite el perfil de Nicolás Ramón Contreras H para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a179711.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO