¡Coño! Chávez qué vaina chico

En mi familia somos once (11) hermanos de padre y madre, seres de la cual me siento extremadamente orgulloso de haber sido su hijo, pero mi entorno familiar directo, sobrepasa los trecientos (300) miembros entre hombres, mujeres y los de sexo dudoso, no obstante, y en virtud de nuestra realidad existencial, cuando descubrí los grandes esfuerzos de mi familia, para medio satisfacer algunas necesidades…sobre todo la del viejo Ismael Espinoza...un buen día tome la firme decisión, de no estarle pidiendo juguetes, ni regalos al niño Dios (niño Jesús), y la razón fue porque en una oportunidad pude observar al viejo Ismael Espinoza, cuando por circunstancias de la vida, un barril de petróleo hirviendo le había quemado buena parte de su cuerpo, y así, con todo y sus dolencias “El negro Ismael”, salía, haciendo grandes esfuerzos, a buscar el dinero, para comprar los alimentos de la época (diciembre) y para comprarle los juguetes a sus hijos e hijas; y si por casualidad, no les he referido el oficio del viejo Ismael, el tipo se desempeñaba, como encofrador en las construcciones de edificios…

Pues bien; en esta oportunidad mis sentimientos están tan, pero tan sensibles, que he decidido, romper con aquella promesa, de no pedir regalos, ni juguetes al Niño Dios, porque, estimo que el momento lo amerita, y porque la circunstancia sobrevenida que nos arrebató a “Nuestro Glorioso eterno Amado Gigante” HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRIAS, nos ha facultado a nosotros y nosotras los y las CHAVISTAS, con el sublime derecho celestial, de hacerle nuestros justos reclamo a ese Dios que un día nos los arrebató, para que nos colme de mucha fortaleza y sabiduría, para poder sobrellevar esta enorme carga tan pesada de dolores que nos ha dejado en el alma, la AUSENCIA FISICA de ese ser, que prácticamente, nos devolvió la vida, y que un día nos fue arrebatada a todos los venezolanos…

Hoy; 31 de diciembre, de este fatídico año 2013, mis mejores deseos serán, no para que nos regresen, lo que con dolor nos han arrebatado, sino para que le permitan a nuestro “AMADO GIGANTE” para que su figura luminosa se proyecte en nuestro cielo en forma de nube o en un gran y enorme resplandor, para poderle expresar al mundo, con autoridad celestial, que ¡CHAVEZ VIVE! Y que nuestra lucha para defender su legado, sigue y continua con el mismo fervor que el le impregno… ¡Coño! CHAVEZ, yo jamás voy a escribir, ni expresar con palabras esas frases bonitas, que si saben expresar los grandes poetas, pero en mi dolor de PUEBLO HUMILDE, solo te voy a decir, que tu ausencia física la llevo en mi alma, como el mas bello recuerdo de toda mi vida…muchas gracias por haberme permitido conocerte “Comandante Amigo”

Y utilizando el talento y palabras sabias de los que si saben expresar cosa bella; dejo estas estrofas a la posteridad:

“¿Cómo será la patria que construimos? Con este sacrificio y esta esperanza. ¿Cómo será la vida sin el martirio? De ver a la pobreza acechando el alma;”

“¿Cómo será la patria cuando los niños? Jueguen con la guitarra de la alegría. Debemos consagrarnos toda la vida, Para que no anochezca a mitad del día”;

CHÁVEZ vive en la conciencia y en la memoria de todos los pueblos pobres del mundo…





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3347 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: