A los electores de la oposición, apologistas del egoismo

Atender y aceptar las propuestas electorales de la oposición en cada elección, que se han celebrado en Venezuela en los últimos 14 años, o específicamente en época de la revolución bolivariana, es un derecho legítimo que tienen esos compatriotas. Lo inconveniente, es que esas propuestas de la oposición, -está comprobado- lo único que proponen es la defenestración de la revolución bolivariana y el proyecto socialista como sistema de vida para la patria venezolana. Ello, aun cuando insistimos, que respetamos la decisión de esos compatriotas, nos vemos en la necesidad imperiosa de oponernos con toda nuestra fuerza a esa intensión de destruir esta esperanza de vida plena de justicia y equidad. Porque, en honor a la verdad histórica, nuestra posición política es la correcta y así lo hemos sostenido y lo vamos a sostener por siempre.

En consecuencia a esta firme decisión de implantar nuestro socialismo del siglo 21 en nuestra patria, se hace pertinente hacer las siguientes reflexiones, para que la población que favorece la posición política de la oposición, pueda adquirir elementos de convicción, que le permitan defenderse del acoso, de los hegemónicos depredadores, y enemigos seculares de nuestra patria.

Primero, queremos decir a los compatriotas, pertenecientes a las clases populares que han estado favoreciendo a la oposición, que se detengan un poco a pensar, cómo llevaría la política exterior un hipotético gobierno de derecha con su secular actitud diametralmente opuesta a todo lo revolucionario bolivariano y socialista que propugnamos en nuestra patria.

Recordemos que nunca en los últimos doscientos años, con la excepción del período de la guerra independentista, Venezuela ha tenido una posición relevante en la interacción política, económica, cultural y social con los pueblos hermanos de Latinoamérica y el Caribe.

En los actuales momentos, en los últimos 14 años del proceso revolucionario nuestra patria, se ha constituido en una importante referencia, de solidaridad, colaboración y altruismo para favorecer a los hermanos pueblos, a tal nivel que Venezuela se ha instituido, en un benefactor sin ventajas leoninas, ni abuso, ni aprovechamiento por las asimetrías favorables que tiene con los países pequeños sobre todo los del área caribeña y centroamericana.

Ya en el siglo 19, durante la guerra de Independencia contra el imperio español, Venezuela y el Libertador Simón Bolívar, lograron tener una importante posición política sobre todo por el altruismo y la solidaridad que siempre caracterizó la posición política del Libertador, quien estuvo empeñado en lograr la libertad de todos esos territorios y la creación de una Gran Patria americana, sueño este que fue frustrado por la insidia y la habilidad intrigante, del incipiente imperio gringo, para satisfacer su voracidad depredadora disfrazada con el monigote de Doctrina Monroe (América para los americanos) creada 1824 por el gobierno gringo. Esta pérfida actividad injerencista echó al traste el Congreso anfictiónico de Panamá, en el cual, el Libertador Simón Bolívar aspiraba crear la gran Patria americana.

Este innoble propósito contra nuestras incipientes naciones, contó con la complicidad activa de los traidores liderados por el vicepresidente de la Gran Colombia, el nefasto Francisco de Paula Santander, y un grupo de acólitos, todos ellos traidores a la causa libertaria de Simón Bolívar.

Cualquier ciudadano que haya decidido aprobar con su voto a la oposición, sí llegase a tener éxito, NUNCA podrá ver al líder cuatriderrotado y sus compinches de la MUD, llevando a cabo “acuerdos” con los países caribeños y latinoamericanos que apuntaran a la eliminación del hambre de los pueblos hermanos, o para coadyuvar a erradicar la pobreza en nuestros pueblos, al hacer negociaciones solidarias, que pudieran anular las diferencias y asimetrías de las economías, como lo han estado haciendo con La Alba, UNASUR, CELAC, PETROCARIBE, entes regionales estos, que han salido de la mente magnifica del comandante Chávez, y que han propiciado un significativo incremento en el nivel de vida de los pueblos Latinoamericanos y del Caribe, sin menos cabo de la soberanía de esos pueblos y sin condiciones especiales y de otro tipo por su nivel económico, étnico y geopolítico.

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOBERANA Y SOCIALISTA!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!

¡CHÁVEZ VIVE! ¡LA PATRIA SIGUE!

¡ANA KARINA ROTE! ¡AUNICON PAPAROTO MANTORO! ¡ITOTO MANTO!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1247 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a179129.htmlCd0NV CAC = Y co = US