Gobiernos paralelos: La MUD y el poder político

Allí estaban todos los señores alcaldes y gobernadores de la oposición, incluso el alcalde que gano con 8 votos de diferencia, testimonio viviente de un CNE infalible, los invitados del Presidente realizaban grandes esfuerzos por actuar con respeto y educación, parecía al inicio un equipo dedicado a practicar con esmero el Manual de Carreño, “Urbanidad y Buenas maneras”. Pero “perro que come manteca, mete la lengua en tapara”, abrió la boca el “demócrata” Ledezma y el traidor de siete suelas Henry Falcón y empezó cristo a padecer. En política en algunas circunstancias no se debe desperdiciar la brillante oportunidad de quedarse callado.

Más de la mitad se reunió antes del encuentro con el presidente, según Blayde, sin embargo, todas las intervenciones mostraban que no existía un guion elaborado y coherente.

Obviamente, como una señal de que no reconoce aun al Presidente Maduro, no hizo acto de presencia el “líder” de las últimas derrotas de la oposición venezolana, quizás realizando por primera vez un cálculo certero de una nueva derrota que le esperaba en la histórica reunión.

El Presidente Maduro actuó con una elegante diplomacia, paciencia a toda prueba, prudencia, firmeza y la gallardía política de los grandes estadistas, diluyendo con maestría y soltura las provocaciones y los temas espinosos; sobre los gobiernos paralelos, el Presidente Maduro, dejo ver la posibilidad de que estén al servicio de los alcaldes y gobernadores opositores, no sin antes responder con pasmosa soltura al Alcalde de Baruta sobre la legalidad de las Corporaciones e instancias consideradas por la oposición como gobiernos paralelos; ahora bien, el mismo Chávez debió en su momento montar estructuras paralelos a su propio gobierno para garantizar la eficiencia en áreas muy específicas y así disminuir el coeficiente de fricción burocrática.

La MUD, no termina de entender que el “poder político” se acumula y desacumula como en una cuenta bancaria; y cuando se tiene en cero las cuentas de la política uno debe dejar a un lado la arrogancia de Ledezma y Falcón; el juego político, señores opositores es un juego de acumulaciones, es diferente al juego deportivo, donde las reglas son iguales para ambos equipos, por lo que en una carrera de 800 metros planos, todos salen del mismo sitio y deben recorrer la misma distancia; en cambio, en el juego político, el que está en el “poder”, cada vez que hace una jugada la hace para ganar mayores espacios de gobernabilidad, y por supuesto, las hace con todas las ventajas que ofrece el estar en el poder.

No leer esta realidad por parte de la oposición les lleva al desespero y muchas veces a la búsqueda de atajos indeseables, si entendieran esto, la derrota sufrida en esta reunión histórica convocada por el Presidente Maduro, la podrían haber disminuido.
Esta reunión representa un señal de aislamiento de algunos sectores que apuestan a una agenda de violencia, les coloca en una posición defensiva, por lo tanto la ofensiva política del Presidente Maduro debe continuar sin descanso hasta disipar definitivamente las amenazas contra el pueblo.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1150 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: