Maduro, destapó la caldera del diablo

Mucha gente, tanto de la oposición, como del mismísimo chavismo dudó de tu liderazgo. El pueblo venezolano, chavista y no chavista estaban acostumbrados al liderazgo de Hugo Chávez Frías. Un liderazgo fresco, comunicativo, espontáneo, llano, y con un lenguaje que llegaba, no sólo a los adultos, sino a los jóvenes y a los niños. Sintonizaba, a través del poder de su palabra, con gran facilidad con su pueblo. Era un líder nato. Con reconocimiento no sólo en Venezuela, sino en Latinoamérica y el buena parte del mundo. Eso era un peso demasiado grande para un ex canciller que arribaba al poder por selección del propio Chávez.

Pasaron los primeros meses y aún permanecía la incertidumbre dentro de la gente. Pero, poco a poco, fue surgiendo el verdadero Nicolás Maduro, y ahora te has transformado en el verdadero líder del proceso que te legó Chávez. Tanto has evolucionado que la derecha opositora, traicionera y parasitaria, sueñan por las noches con Chávez. Chávez el bueno. Chávez el permisivo. Chávez el que le daba la palabra en la Asamblea Nacional a una María Corina Machado, a un Julio Borges, o un Marquina.

Pero llegó el momento propicio para que actuara contra la guerra económica, de manera contundente. Y he allí que destapó la caldera del diablo a nivel nacional. La corrupción, la especulación, el acaparamiento, la carterización, la trampa, la tracalería, la usura, el ladronismo, los actos vergozozos de delicuencia organizada, y el atraco al bolsillo del pueblo, se descubrió bajo la acción precisa y contundente del gobierno, de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la milicia y el pueblo, en general.

Pienso que a estos fariseos de la política les salió el tiro por la cu lata. Maduro evolucionó más rápido de lo esperado. De pronto se convirtió en el líder que necesita el chavismo y el Polo Patriótico. Duro, muy duro, con una mano. Enfrentando a los corruptos y a los especuladores. Y la otra mano tendida que quienes deseen trabajar por este país. Ese es el hombre. Ese es líder que las fuerzas revolucionarias requieren. Y ahora es que viene más. Hay que bajarle el copete a todo empresario y comerciante que esté especulando al pueblo. Cierre de establecimientos, multas, clausura, expropiación. Rebajas de precios, a los justo. Que nadie se salve, y este operativo debe prolongarse hasta que se apruebe, por decreto, una vez aprobada la Ley Habilitante, y se fije el porcentaje máximo de ganancia.

Querido presidente, no desmaye. Detrás de usted está todo un pueblo que ya estaba cansado de tanto robo, de tanta usura y abuso por parte de algunos empresarios y comerciantes. El pueblo aplaude su acción saneadora. Aplaude el haber enfrentado, como un varón, la embestida feroz de la derecha nacional e internacional. ¡Aquí nadie se rinde! ¡Ganchos para el trió del mal! ¡Ganchos para los especuladores! ¡Volveré!

Teófilo Santaella: periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la isla del Burro, en la década de los 60.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4843 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a176917.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO