¿Qué pasa con los bancos del gobierno?

La pregunta de las cinco mil lochas: ¿Qué pasa con los bancos del gobierno? Cada vez que llego a una agencia de cualquier banco sea Banco de Venezuela, Banco Bicentenario, o Banco del Pueblo Soberano veo una gran problemáticas que se repiten cada vez que uno tiene, la desgracia de llegar a una de sus sucursales.

Primero nunca hay línea, he visitado bancos en donde llevan hasta dos días sin línea. ¿Qué pasa? Si el gobierno; del cual soy uno de sus más fieles defensores y partidario; habla de eficiencia, como es posible que esa palabra sea lo que carecen las mencionadas entidades bancarias.

He visto con gran preocupación que no ayudan mucho a incentivar el proceso revolucionario, con el trato que muchas veces dan a sus usuarios; me paso a mí, cuando una gerente de un banco de Venezuela desconoció un poder notariado que me dio mi padre para manejar sus cuentas privadas. Recibí un sin número de humillaciones que más parecía que estuviera robando que diligenciándole a mi padre para manejar “su” dinero cuando estaba hospitalizado. ¿Eso es revolución? ¿Es esto eficiencia?

Después, por Dios, las fulanas colas, en donde la gente pasan horas interminables y; por desgracia; en la banca privada, si se mueven rápido las colas. Apoyo la banca pública pero da miedo visitar una de esas agencias.

La pregunta que me sale, cada vez que los visito; es: ¿Será que desde adentro hay intenciones de hacer quedar mal a estas instituciones?

Siempre me ha parecido que es mucho más seguro manejar cuentas en la banca pública por la seguridad que da, ya que no existe el riesgo de que un banquero va a salir corriendo a Miami con tus ahorros, pero da un gran fastidio tener que entrar por sus puertas para realizar alguna de sus diligencias. Por lo menos eso pasa en Valera, exceptuando el Banco de Venezuela frente a la Plaza Bolívar que si da gusto visitarlo, reconociendo la gran capacidad de su gerente para resolver cualquier problemática que se presente.

Deberían seguir su ejemplo y hacer que el usuario no tema llegar a sus puertas. Soy testigo de un compañero de trabajo que maldice todos los días el tener que hacer diligencias en esos bancos y hoy lo consigo en una de esas entidades. Pobre amigo que padecimiento tienes, sufre sin doquier; que si no hay línea, que hay mucha cola, que no hay créditos.

Otra cosa que sorprende es los requisito que piden cada vez que se acerca alguien a pedir un crédito; mi amigo le paso; le pidieron hasta partida de nacimiento, como veinte títulos de un terreno que ponía de garantía, miles de excusas para no darle el crédito saliendo cabizbajo y convencido que en estos banco no ha llegado la revolución.

Debemos estar atentos a todo lo que hace quedar mal al proceso bolivariano, hay demasiado sabotaje, tanto en las instituciones, en la banca, en el CORPOELEC ya que trabajan a favor del enemigo desde adentro. Recordemos las palabras del General Español Moya en la guerra civil de ese país, en el asedio a Madrid cuando le preguntaron cuántas columnas se dirigían a la ciudad, contestando que cuatro y que la quinta estaba adentro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3188 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: