Armemos la guerrilla contra la insurrección fascista

La derecha venezolana, apátrida, corrupta y sin principios está montada en una de insurrección hambreando al pueblo y buscando por todos los medios como sabotear los principales servicios públicos, para de una manera calculada provocar la iracundia colectiva y de esta manera jugar a la reedición de un 27 F, lo que sería ponerle en bandeja de oro al imperio norteamericano para el cual trabaja esta falange, los argumentos para la intervención “humanitaria” en nuestra amada patria, que no ha podido ser arrastrada a la guerra civil, pese a los esfuerzos que desde 1998 realizan Fedecámaras, Consecomercio y los sindicaleros corruptos, con sus paros injustificados.

Frente a esta arremetida del imperio y sus lacayos, que pretenden hacer de la Venezuela Bolivariana, una patria fragmentada donde el pueblo se coma al pueblo, tenemos que enarbolar las banderas de la unidad, de la conciencia proletaria, de la solidaridad y del amor revolucionario y recordar al Comandante Eterno, cuando de manera premonitoria como adivinando los pocos días que le quedaban de vida terrenal, nos convocó con aquella arenga: “Hoy tenemos patria y en cualquier circunstancia seguiremos teniendo patria. Que nadie se equivoque”. Remató con esa advertencia que no faltarán quienes aprovechándose de situaciones sobrevenidas piensen que ha llegado el momento de acabar con la revolución.

La sabiduría del Comandante Hugo Chávez, hizo que dejara en cada frase de sus intervenciones un argumento para dar la vida si es posible por esta revolución. En pleno desarrollo de su enfermedad, cuando el mal que le aquejaba se reproducía en su humanidad y él con su fortaleza, con su fe, luchaba de manera profunda, en esa batalla por la vida, no de él como individuo, sino de América y del mundo, como un todo, proclamaba: “Chavez, ya no soy yo, porque yo soy un pueblo”. Era esa forma de alertar, contra la dependencia de un hombre, con sus prédicas quería convencernos y así lo logró, de que la Revolución Bolivariana, no es un hombre, ni una cúpula, sino que es todo un pueblo, que en el mundo lucha por alcanzar su libertad e independencia definitiva, al sacudirse el yugo de los imperios, que a través de los siglos le han pervertido para dominarlo, para hacer de cada hombre una mercancía, que genera plusvalía y reproduce necesidades, que lo convierten en esclavo alegre, feliz, que cada día da gracias a explotador, por darle la oportunidad de ser explotado.


Por eso es que frente a esta guerra económica y mediática, que representa una poderosa avanzada de la guerra de IV Generación, es imperativo que nos identifiquemos, que avivemos la fragua para temblar el acero de la revolución, que no es otra figura que la conciencia comunal. No nos llamemos a engaños, trabajadores, trabajadoras, estudiantes, artistas, cultores, profesionales, intelectuales y todos quienes nos vemos en diversos espacios sociales, en el día a día, somos ese pueblo que está haciendo la revolución y que está llamado a defenderla.

Con esta claridad tenemos que encontrarnos los iguales, para enfrentar la arremetida de la radio, la TV y los medios impresos que nos bombardean diariamente para hacernos creer que la escasez artificial, creada por el capitalismo salvaje y sanguinario, es responsabilidad del gobierno revolucionario. Vamos a conformar frentes de discusión en todos los espacios sociales y profundicemos, sobre el capitalismo y su accionar, sus camuflajes para engañar a los más vulnerables ideológicamente. Para ello no tenemos que hacer tantos esfuerzos, sino retroceder, a lo que fue el país hasta 1998 y ver que hemos obtenido desde 1998 a 2013, en materia de derechos y especialmente de los fundamentales para el desarrollo del ciudadano, como republicano, hijo de la patria. Hagámoslo sin apasionamientos y solo preguntémonos y respondámonos al mismo tiempo, por ejemplo: ¿Desde cuando no se practica en Venezuela la oprobiosa recluta, que cada año dejaba saldo de muchachos muertos y heridos, a manos de los policías que les disparaban cuando se negaban a abordar las camionetas y camiones que les reducían a detenidos para luego ser enviados de manera obligatoria a los cuarteles, donde los degradaban hasta más no poder.? ¿ Desde cuando no se reseña en la prensa, los muertos, heridos y detenidos en manifestaciones estudiantiles, como ocurría en la IV República, donde eran asesinados hasta niños de doce y trece años estudiantes de liceos y de escuelas técnicas? ¿ Cuantos muertos, heridos y detenidos han dejado las huelgas obreras desde 1998, al 2013 en Venezuela? ¿Que pasó con los famosos Comités Pro Cupo de los bachilleres sin cupo en la universidades? ¿ Cuantos detenidos, heridos, golpeados y vejados por los cuerpos represivos han dejado las huelgas de educadores desde 1998 hasta 2013?. ¿ En la IV República, cuando alguien perdía su casa y enseres producto de las lluvias y demás fenómenos naturales, el Estado les proveía de viviendas equipadas o, tan siquiera de un techo donde guarecerse? Bueno si alguien sabe de urbanismos dedicados a socorrer al pueblo en desgracia de aquellos tiempos que nos haga llegar los nombres y ubicación.


Sobre esa base debemos fomentar las discusiones sin caer sen apasionamientos sino de manera razonada y armemos esa guerrilla de conciencia que es urgente para comprender y defender la revolución bolivariana, que nos dejó el Comandante Eterno, como huerto para regarlo, sembrarlo y hacerlo cada día más hermoso.
Necesario, imperativo, urgente, es salir al paso a la derecha fascista que nos está privando de los alimentos y lo que es peor, nos utiliza como tontos útiles, cuando en plan de buhoneros de la comida, especulamos a robamos a nuestros iguales, manipulados por la derecha fascista que pretende enfrentarnos, con la guerra del hambre y el ataque a los servicios. No permitamos que nos utilicen para atacar a nuestros iguales unámonos para vigilar y denunciar a los acaparadores y hambreadores del pueblo. En vez de hacerles el juego armemos la guerrilla contra la insurrección fascista.


Periodista*
CNP 2414 cd2620@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1675 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: