Congo mirador, CANTV y Venevisión

El Congo Mirador es una comunidad de los llamados Pueblos de Agua o Pueblos Palafíticos, enclavada dentro de la perimetral lacustre del Parque Nacional Ciénagas de Juan Manuel, estuario paradisiaco de las especies piscícolas y crustáceas del lago, edén de una gran diversidad faunística y floral y por su puesto, la casa del Relámpago del Catatumbo, faro que milenariamente ha guiado el devenir de estos pueblos. Congo Mirador, se sitúa en la desembocadura del Río Bravo, brazo del gran Río Catatumbo el afluente más importante de nuestro gran y contaminado lago. Como zuliano nacido en la serrana y colindante Mérida y que he adoptado esta extensa planicie aluvial surlaguense zuliana, como mi hábitat tanto para mi como para mis tres hijos y mi nieta, he visto en mis continuos recorridos ya sea por mi labor profesional o mis ganas de conocer mi tierra, como ha sido su desarrollo en estos 22 años residiendo aquí. Desarrollo, que se podía fotografiar ya que era lento, parsimonioso, muy quedo.

El surlaguense, gente trabajadora se sentía orgullosa de vivir en la denominada despensa zuliana. Pero, se dieron cuenta que esta presunción o jactancia de ser los que proveían de los alimentos al resto del Zulia y a gran parte del país era la que los tenía engañados y atados a ese parsimonioso desarrollo, ligados a un pasado que no se quería ir. Ese pasado de los grandes señores feudales con grandes extensiones de tierra donde eran dueños de todo lo que en ella había, hasta la vida de los que trabajaban, producían y moraban dentro de ella.

La llegada del Camarada Comandante Chávez y Gobierno Revolucionario, con la misión de resarcir y saldar ese enorme lastre de la deuda social, de ese inhumano proceder de los gobiernos hasta ese entonces, trajo consigo esperanzas para unos y molestias para otros. Esperanza para los que se creían desvalidos y molestias para los que se creían poderosos La implementación de La Ley de Tierras y Desarrollo Rural, la creación como pública de la Universidad Sur del Lago, la calificación laboral de los trabajadores rurales amparándolos a los beneficios socioeconómicos de ley, la inversión en recursos, la construcción de infraestructura y la democratización tecnológica inserto toda esta enorme herradura de tierra y sus habitantes, a la contemporaneidad de espacio y tiempo, de los nuevos tiempos.

Uno de los avances más significativos ha sido ampliar el espectro telefónico, la democratización y humanización sin distingo de esta tecnología. Se le está dando voz, oído y visión a nuestro pueblo, al pueblo que lo mantenía silente de manera conveniente. A esas pequeñas comunidades que no existían como base de datos de potenciales consumidores o clientes y que para la vieja y capitalista CANTV no le era rentable “la inversión”. A esa comunidad que ahora organizadas a través de las Mesas Técnicas de Telecomunicaciones, intervienen no solo como usuarios y usuarias, sino como participes en la búsqueda de su destino, de sus derechos negados.

Congo Mirador es un ejemplo de esto. La comunidad se organizó y sus voceras y voceros participaron no solo en solicitar el servicio. Su gente en sus botes ayudaron a trasladar los técnicos, los equipos, las estructuras, construyeron las plataformas, aprendieron parte del uso y mantenimiento y ahora ese logro, lo han hecho suyo de manera orgullosa. Saben, que sin la existencia del Satélite Simón Bolívar no podrían tener una radio base que les da telefonía móvil, no podrían tener tres antenas satelitales dos en las escuelas y un Punto de Acceso Comunal (PAC) que los conecta a la red de redes. Tecnologías esta que les permiten a los niños tener sus Canaimitas, que les ahorra viajes de mas de dos horas a tierra firme a las familias para obtener sus productos de consumo o enterarse de lo que pasa en tiempo real, cuando antes no lo podían hacer. Y a los que visitan estos parajes por curiosidad, aventura o el incipiente turismo, tener la seguridad de que pueden llamar y conectarse para decir: “miren donde estoy”

Pero, la mezquindad de los medios de comunicación privados, el sesgo que mantienen de informar los logros que benefician a nuestra gente es patente. Hace poco, se transmitió un micro por el canal privado Venevisión sobre Congo Mirador y en el se habló sobre la belleza natural del sitio, sobre el misterio del Relámpago de Catatumbo, pero también sobre las carencias de su habitantes en materia de electricidad, agua potable, salud, contaminación del lago, con la participación de la vocería comunal. Eso está bien, falta por hacer y mucho y hay que informar. Y una de las personas que intervino fue la señora Tamara Villasmil, descendiente de los centenarios fundadores y vocera fundadora igual de la Mesa Técnica de Telecomunicaciones. Pero, el día jueves 12 de este mes (septiembre) conversé con ella cuando visité el Congo Mirador dentro de mi labor profesional y molesta reveló, que va mucha gente a ver el Relámpago, ha estudiarlo e investigarlo, pero que ninguno de esos eruditos les informa a ellos sobre las investigaciones y no dejan nada a su pueblo. Y de igual manera, Tamara le informó a la periodista que produjo ese video, sobre la alegría de tener comunicación telefónica e Internet y le manifestó que ha sido el logro más relevante que gobierno alguno haya concretado en esa comunidad. Le dijo lo que esa tecnología le ha cambiado positivamente al pueblo. La conversa fue larga y explicativa, pero nada de eso salio en el micro transmitido por ese canal de la información equilibrada, solo el misterio sin resolver del Relámpago y las dificultades que tiene el pueblo y que hay que resolver.

A pesar del desequilibrio de estos “informadores” el pueblo está claro de su destino y de sus logros. La huella de CANTV, de MOVILNET, del Gobierno Bolivariano, del Camarada Presidente Nicolás Maduro, la huella del legado del Camarada Comandante Chávez se amplía y cubre aquellos pueblos que su existencia solo se conocían por eventos naturales como el Relampago del Catatumbo. No, ahora sus moradores no solo se conocen por ser los vecinos de un fenómeno metereológico o que su existencia dependa de estar registrados en una base de datos comercial, ahora en verdad son lo que siempre han sido: un pueblo, una comunidad, unas vidas y en lo particular me siento orgulloso o como diría un zuliano “gochao” de ser como muchos, testigo de excepción y partícipe de estos acontecimientos.





Sin Chávez no hay Revolución, porqué Chávez es la Revolución. Y está Revolución es Chavista, porque todos somos Chávez.



Ing: Carlos J. Contreras C.

cajucont@gmail.com

cajucont@yahoo.com.mx

educarevo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2014 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: