El presupuesto universitario y la farsa de la FAPUV

Una vez mas asistimos a los llamados de la Federación de Asociación de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) que, con una directiva fracasada, ilegítima e ineficiente encabezada por ese prócer de la docencia universitaria llamado José Rafael Casal convocan a paralizar una vez mas a las universidades venezolanas, ahora con el argumento de un supuesto déficit presupuestario para el año 2006 y lo que es peor aún, argumentando que éste ha sido recortado por el Ministerio de Educación Superior. Adicionalmente han salido a exponer sus lágrimas de cocodrilo algunos rectores de universidades nacionales (de la UCV y de LUZ) planteando que las universidades son maltratadas por el gobierno nacional, negándole los recursos, realizando de tal manera una enorme manipulación de la información y aprovechando los espacios que dan los medios de manipulación social a cualquier denuncia (no importa lo falsa que ésta sea) contra el RRRRégimen.

Estoy de acuerdo en que el gobierno debe honrar los compromisos laborales con los trabajadores universitarios, incrementar los sueldos que desde hace tres años no se revisan, así como la también he apoyado la política de cuentas claras del Ministerio de Educación Superior y mas aún con la política de inclusión expresada entre otras, en la Misión Sucre, las aldeas universitarias, la municipalización de la llamada “educación superior” (esa es otra discusión), así como en el cambio de paradigma en la formación de un técnico y/o profesional con sentido de la ética, de la solidaridad y de la justicia, alejado del hedonismo individualista en que lo ha pretendido formar la educación en el marco de una sociedad capitalista. También he criticado al Ministro Moncada en lo relativo al desdén que demuestra frente al personal docente, administrativo y obrero de las universidades, a quienes no se les incrementa el sueldo desde el 2002, lo que hace que se hayan convertido en unos excluídos de la actual administración.

Pero hay que salirle al paso a las mentiras de la FAPUV. Ante ello hay que afirmar que el presupuesto de la educación superior y de las universidades para el año 2006 ES EL MAS ALTO QUE EN LA HISTORIA DE VENEZUELA se le haya otorgado a este sector. Tal afirmación se desprende del documento aprobado por el CNU el 7 de octubre de 2005 en el que se lee textualmente lo siguiente: “El total de los ingresos ordinarios para la formulación del Presupuesto 2006 de la Nación es de BS. 69.8 billones, de los cuales le fue asignado al Ministerio de Educación Superior la cantidad de Bs. 6.9 billones, equivalente al 10% de dichos ingresos. De este total, a las universidades nacionales le fue aprobado Bs. 3.8 billones que corresponden al 55% del presupuesto asignado al Ministerio, además debe considerarse adicionalmente la cantidad de Bs. 1.7 billones de la Partida Centralizada en OPSU para la universidades nacionales dirigidas a cubrir las necesidades socio-económicas del sector, que conforman un total general de Bs. 5.5 billones que representa el 79.7% del total asignado al MES” (subrayado del autor). Mas adelante se lee: “Es importante señalar que a través de la Partida Centralizada de OPSU para las instituciones de educación superior oficiales se prevé un ajuste salarial para el personal (docente y de investigación, administrativo y obrero), pago de prestaciones sociales, dotación de autobuses, infraestructura, dotación y asistencia médica a los estudiantes”. Y para ser mas amplio el documento éste luego especifica: “De acuerdo a las instrucciones emanadas de la Oficina Nacional de Presupuesto, el monto indicado en las acciones centralizadas no constituye una limitante para efectuar reasignaciones a fin de atender cualquier insuficiencia en el aporte notificado a cada institución universitaria”. Mas claridad no puede haber. Los rectores y la FAPUV lo saben, pero quieren hacer de este tema, un argumento para montar otra “guarimba”, ahora de carácter académico. Estas cifras de tan altas marean. Hay que ver lo que son casi seis billones de bolívares para las universidades. De paso, siete universidades nacionales que sin incrementar los cupos y el acceso a las mismas, (UCV, ULA, LUZ, UC, UDO, UPEL Y UNEXPO) concentran el 50% de dicho presupuesto, mientras que el otro 50% se reparte entre las otras 15 universidades nacionales, institutos y colegios universitarios y la propia estructura del Ministerio de Educación Superior

Lo que se le debe exigir a las universidades desde sus propias comunidades es entonces que hagan un uso racional del presupuesto asignado, que gerencien adecuadamente en función de la eficiencia y la eficacia, que rindan cuentas de su ejecución y que se pongan al servicio del interés general de la nación y no de parcelas o grupos que las han colonizado y convertido en feudos personalistas, como antes hicieron los partidos políticos. En otro artículo profundizaré conceptos sobre estos temas referidos a la educación superior, muchos de ellos en la onda que plantea Rigoberto Lanz en su enorme esfuerzo junto con el grupo del CIPOST-UCV y el ORUS en la publicaciones de sus libros LA UNIVERSIDAD SE REFORMA.

cecilperez@ucla.edu.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3222 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas