Bush y las órdenes que Dios le da

El hombre que afirma haber recibido instrucciones directas de invadir a Iraq, nada más y nada menos que del propio Dios, acaba de dar una nueva demostración de como su gobierno da cumplimiento a la ley divina.

Resulta que en la tierra del "enviado del señor", el Partido Demócrata, con el apoyo de once senadores republicanos, intenta aprobar una propuesta legislativa, incluida como enmienda en el presupuesto de defensa para 2006, pero el "iluminado" ha amenazado con vetar todo el presupuesto, si la misma es aprobada.

¿Qué es lo que contiene esa propuesta legislativa, que ha motivado al nuevo profeta del señor a usar todo su poder para impedir que pase? , veamos:
La "diabólica" propuesta prohibiría a todo funcionario estadounidense el tratamiento o castigo cruel, inhumano o degradante; pero además prohibiría cualquier técnica de interrogatorio no autorizada por el Manual de Campo del Ejército (elaborado de acuerdo a las Convenciones de Ginebra).

Que la aprueben o no, da lo mismo; al fin de cuentas Bush y sus halcones se limpiarían el trasero con la referida enmienda, tal y como lo han hecho con la ONU, la OEA y su propia constitución.

Lo que verdaderamente debería llamar la atención de los medios y de esos analistas que tal parecen vivieran en ellos, es que el hecho de que se proponga una enmienda de ese tipo, es el reconocimiento claro e inequívoco de que el gobierno norteamericano recurre a "tratamiento o castigo cruel, inhumano y degradante" lo que en buen español recibe el despreciable nombre de TORTURA.

Pero además del reconocimiento de esta aberración, está el hecho de que "el enviado del Señor" se opone, en un acto de caradurismo y prepotencia, digno de un enfermo, a que la enmienda sea aprobada.

En pocas palabras, la posición del "nuevo profeta" es: Si torturamos ¿y qué?
Demócrata el pajarito ¿no?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2809 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas