Razones para el optimismo

La entrevista que el Papa Francisco concedió al Presidente Maduro, así como la que los presidentes de Italia, Portugal y Francia le concedieron igualmente, significan el reconocimiento a escala internacional de la legitimidad del Gobierno Bolivariano. La Conferencia Episcopal venezolana y el Cardenal Urosa habían mantenido hasta entonces una tenaz política de oposición. El imperialismo yanky y la derecha venezolana se han negado a reconocer el triunfo del Presidente Maduro en las elecciones del 14 de abril.
La contrarrevolución ha mantenido una actitud de cuestionamiento a las instituciones de la democracia venezolana. El Consejo Nacional Electoral ha sido objeto de constantes ataques a pesar de que ha aceptado su dictamen cuando le ha sido favorable en gobernaciones, alcaldías y diputados a la Asamblea Nacional. El imperialismo yanky tampoco ha reconocido el triunfo. Por otra parte, la FAO ha declarado públicamente que el Gobierno Bolivariano ha llevado a cabo una campaña eficaz contra el hambre, lo cual implica un reconocimiento de las Naciones Unidas.
Estos hechos demuestran que la política revolucionaria exige tomar en cuenta la complejidad de las situaciones en escala nacional e internacional y que es absolutamente necesario saber manejar las contradicciones que se operan en el mundo político.
El revolucionario siempre está dominado por el optimismo histórico porque está consciente de que el capitalismo en todo momento incurre en actos que consiguen el repudio de sectores sociales que, sin compartir las concepciones que guían la revolución, están movidos en cambio por algunos de los valores que la caracterizan. El problema consiste en que el capitalismo carece de valores morales y está regido por el sólo propósito de la ganancia.
La doctrina cristiana de la Iglesia Católica la coloca ante la disyuntiva de seguir los principios originales de su credo o ponerse al servicio de las causas más contrarias a la dignidad humana. Conocemos cómo a través de los siglos la Iglesia ha justificado a los regímenes conservadores. Sin embargo, ha habido Papas como Juan XXIII y Juan Pablo II recibió a Fidel Castro en el Vaticano, visitó a Cuba y pidió que le mundo se abriera a ese país. Dentro del catolicismo existe además la Teología de la Liberación, la cual recobra la doctrina original de Jesucristo en favor de los pobres.
En general, el revolucionario está convencido de la necesidad científica de la transformación social y que los seres humanos, cualquiera sea su credo religioso, terminan por aceptar la verdad de que el mundo no puede marchar sobre las irracionalidades que caracterizan al capitalismo. De alguna manera, en consecuencia, optan por algunas conductas que chocan con el régimen social imperante.
El revolucionario lucha por los altos valores morales de la verdad, la justicia, la igualdad y la fraternidad y contra esos valores no pueden oponerse argumentos válidos. Es lógico que el luchador revolucionario tenga la convicción de que la lucha de clases habrá de culminar con el triunfo de los seres humanos que son víctimas de la explotación capitalista, es decir, que el proletariado asuma la dirección de la sociedad para poner fin a la odiosa división de clases. La crisis estructural del capital está diciendo de manera muy clara que la sociedad de clases conduce a la extinción del ser humano. En los países capitalistas desarrollados, Estados Unidos y Europa, los cuales pretendían mostrarse como modelos, las condiciones a que están condenados los pueblos son irresistibles. Las protestas están siendo encabezadas por la clase obrera, cuya acción se lleva a cabo en forma coincidente. Los cables informan que en Italia se han unido las tres grandes centrales sindicales.
La Revolución Bolivariana está obligada a impulsar la unidad de la clase obrera como base de la unidad popular para consolidar la lucha por el socialismo.
robertohernandezw@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1402 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor