El Consejo de Estado: “desarrollar las fuerzas productivas” (I)

Toda revolución socialista si es verdadera se opone a la improvisación política y al pragmatismo degenerante. La revolución es sólo obra de revolucionarios capaces; de intelectuales orgánicos; de hombres y mujeres rebeldes, pero sobre todo conscientes de lo imperativo del debate político, del estudio profundo y de la crítica constructiva y organizada que permita aportar ideas al proceso revolucionario de cambios profundos que reclama la sociedad; de tácticas y estrategias para enfrentar a los poderosos enemigos que nos asechan. Nada de esto sería posible sin la disposición de un espacio idóneo conformado por cuadros políticos de la más alta calidad intelectual y representantes del folclor político revolucionario, pero con poder político y libertades suficientes (sin responsabilidades en la administración del Estado) para que puedan desplegarse a todas sus anchas y tener riendas sueltas para su trabajo.

A buena hora el Presidente Obrero Nicolás Maduro ha llamado para la conformación del Consejo de Estado (máximo órgano de estudio y consulta del gobierno, diseñado por nuestro eterno líder Comandante Chávez) a comprometidos cuadros revolucionarios quienes inicialmente se ocuparan en aportar ideas y recomendaciones sobre cuatro tareas reclamadas con urgencia por el gobierno: “las relaciones con el gobierno de Colombia”; “la seguridad ciudadana”, “el nuevo modelo económico-productivo socialista” y la "la necesidad de una política revolucionaria contra la corrupción".

En el presente artículo, que me he visto obligado a dividir por su extensión en varios otros escritos que serán publicados más adelante, pretendo centrar mis reflexiones sobre uno de los puntos que representa –y en esto me acompañan muchos- el tema de debate más importante y neurálgico para nuestra revolución.

No ha existido en el pasado revolución, ni existirá en el futuro tampoco revolución alguna que no haya centrado sus energías en el cambio y desarrollo de un nuevo modelo socio-económico productivo hegemónico. Al modelo esclavista y feudal se le impuso el para entonces naciente sistema capitalista durante la revolución burguesa, colocando límites a sus dominios y finalmente guillotinando en Francia a sus monarcas y señores feudales. Según Carlos Marx “la historia de la humanidad es la historia de las lucha de clases” donde un sistema económico caduco es derrotado por otro que nace de sus propias entrañas (desarrolla las fuerzas productivas y crea las condiciones para el cambio del modelo económico) y por las ideas sembrados en muchos.

Pero nuestro proceso es muy complejo porque el capitalismo en Venezuela no ha hecho parte en la historia del país; no ha desarrollado las fuerzas productivas, por el contrario, se ha transformado en verdadero parásito de una economía rentista dependiente de la producción y venta de petróleo. (Continuará…)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1675 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: