Se acabó la diversión

Con esa breve oración, que funge de titulo de este artículo, definió el camarada Eduardo Samán, en el programa de Los Roberto, este domingo 16 de Junio, lo que será su gestión frente al Indepabis, en su segunda época como guerrero de la revolución contra los acaparadores y especuladores, que actualmente están echando el resto en un intento por romperle el espinazo, al proceso bolivariano, aprovechando la espabilada que hubo en el proceso histórico, como consecuencia de la partida física del Comandante Eterno, Hugo Rafael Chávez Frías. Ya el líder eterno, lo había advertido, cuando persuadido de la proximidad de su partida regresó de Cuba donde era tratado, contra la patología que padecía, para dirigirse al país y pedir a su pueblo Unidad...Unidad y más Unidad. Dijo en ese doloroso momento, que no faltarían quienes frente a situaciones difíciles, adversas, intentarían defenestrar a la revolución para instaurar de nuevo el capitalismo en Venezuela y fue entonces cuando, pidió unidad férrea ante la amenaza de la conspiración.

Una vez más al camarada Eduardo Samán, al Che de la revolución venezolana, le corresponde lidiar con las mafias criminales que intentan someter al pueblo venezolano mediante el hambre y la desesperanza, al esconder los alimentos y artículos del aseo personal, así como otros rubros indispensables para la buena marcha de al actividad diaria de la nación. Esperemos que está vez la mafia de las transnacionales de la industria farmacéutica y su lobby, no incidan en la decisión del presidente Nicolás Maduro Moros, como la primera vez, que este soldado bolivariano fue colocado primero al frente del entonces INDECU y luego como titular del Ministerio de Comercio Exterior, de donde salió de la noche a la mañana y a la calladita. Luego se conocería a través de la red de fuentes serias, de investigaciones realizadas, que su salida estuvo signada por presiones y maniobras estimuladas por las transnacionales de la farmacopea. Se dijo que entonces, Samán, elaboraba un proyecto de Ley, para ponerle el cascabel al gato y acabar con la sangría en contra del país, que las transnacionales de la industria farmacéutica mantienen, gracias a la ausencia de una legislación para normar la materia.

Eduardo Samán, como el Ché Guevara, acompaña la prédica, el discurso, con la practica. Todavía está fresca la imagen de cuando siendo ministro, una disociada psicótica del Este caraqueño, le arrojó a la cara el contenido de un paquete de arroz, que el funcionario en persona expendía a precio regulado, luego de haber sido incautado a un acaparador y especulador. Samán sin inmutarse como buen revolucionario combatió la violencia de aquella infeliz, con la prédica revolucionaria, sin recurrir a la represalia; que seguramente habría sido la respuesta en ese momento de alguien sin formación ideológica.

En su diálogo con los Roberto, fue enfático al señalar que viene con todo. Viene de frente y sin miedo contra la corrupción y esa medida empieza por casa. La limpieza comienza por el INDEPABIS, donde han sido detectado severos focos de corrupción, donde están inmersos, personeros que había despedido Samán en su primera administración y que luego fueron reenganchados.

Ahora todo cambia, el hombre duro contra especuladores y corruptos viene con metodologías nuevas y precisas, incluso para detectar a los empresarios de maletín o no, que se roban los dólares que CADIVI, les otorga para importaciones o para mejorar sus líneas de producción y que misteriosamente van a dar al lodazal del dolar paralelo. Esos ladrones de cuello blanco, que roban cámara en TV y páginas en la gran prensa, denunciando al Estado, porque no les otorga los dólares a tiempo y suficientes van a tener su justo refugio con la acción de Samán. Van a ser enjuiciados como tiene que ser, por pillos.

Este disciplinado militante de la revolución viene ahora con instrucciones y luz verde de la presidencia de la república para combatir la especulación, el desabastecimiento y la corrupción, cadena que se ha fortalecido ahora con la aparición en escena de los mal llamados buhoneros de los rubros alimenticios, quienes se prestan para robar a sus propios iguales y aumentar las cuentas bancarias de acaparadores y especuladores que les utilizan como herramientas para su perversa tarea de robar y al mismo tiempo conspirar contra la revolución bolivariana y la economía venezolana, sometidas a una guerra sin cuartel.

Quienes desde siempre hemos visto en Eduardo Samán a un funcionario idóneo, revolucionario de corazón, disciplinado y entregado en cuerpo y alma a la lucha por el socialismo y contra el imperialismo, saludamos su regreso al campo de batalla contra el desabastecimiento, la especulación y las sustracción de dólares de las reservas de la nación.

Eduardo Samán tiene las herramientas para evitar que se sigan fugando hacía el mercado negro, los dólares que el gobierno otorga a la burguesía para importaciones y mejorar las cadenas productivas, que una vez entregados por CADIVI toman otro rumbo, desde donde van a ejercer presión para disparar la inflación, lo que indica que desde el gobierno cargamos los cañones para que nos disparen los oligarcas que no pierden las esperanzas de pulverizar al proceso revolucionario y volver por sus fueros, para junto con sus amos externos,(FMI, BM y las potencias imperiales) hacer de Venezuela, Suramérica y El Caribe, lo que actualmente hacen estos depredadores con los pueblos de la vieja Europa, España, Portugal, Grecia. Italia, Francia y demás países de la órbita dominada por la Troika, que cada día exige mayores sacrificios a los pueblos del viejo continente, llevándolos a la depresión extrema, al punto que los suicidios van en aumento cada día, por parte de quienes de clase media, de la noche a la mañana han pasado a formar parte de las masas en pobreza crítica, gracias a que la dictadura bancaria les ha expropiado hasta la cama donde dormían, como consecuencia de las recetas del Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo y de la Comisión de la Unión Europea, liderada por la señora Ángela Merkel, arquitecta de las medidas económicas, para el salvataje de la Euro banca.

La vuelta a escena de Eduardo Samán en un rol tan importante debe ser apoyada por todo el pueblo revolucionario y cada uno de los comprometidos con este proceso debemos convertirnos en un soldado de la tropa de Samán, para ir a fondo contra los criminales que mediante el golpe blando pretenden llevarnos a la confrontación interna y a la desestabilización. Celebremos púes que llega alguien y con las palabras del inmortal Carlos Puebla, le dice de frente a la burguesía apátrida, delictiva, conspiradora y depredadora: Se acabó la diversión.

Periodista

CNP 2414 cd2620@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1763 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: