Aliados infieles al PSUV en elecciones municipales

Eso que se hace llamar el Gran Polo Patriótico, debe ser un espacio de alianza que vaya mucho más allá de los diez pequeños partidos políticos que manifiestan apoyo a la Revolución Bolivariana. Deben participar los movimientos sociales, consejos comunales, comunas, estudiantes, juventud, amas de casa, trabajadores formales e informales, intelectuales, adultos mayores, personas con discapacidad, artesanos, intelectuales, emprendedores, profesionales, técnicos, y las infinitas formas de organización que el pueblo se ha dado así mismo.

Es urgente sustituir el cogollismo por el colectivismo y que las venideras elecciones municipales sirvan como ocasión para la demostración de la verdadera grandeza del chavismo y una victoria arrasadora basada en la unidad, el respeto y el trabajo en equipo de todos los chavistas, sin privilegios de ninguna especie. Cumplimos con advertir que hay los que dicen ser aliados de la revolución y del PSUV, pero siempre guardan un puñal tras la espalda y lo sacan en cada momento decisivo (electoral).

Muchos oportunistas como el cogollo antichavista que dirige al Partido Comunista de Venezuela, ex sindicalistas o jefes de partidos minúsculos que hoy viven burocratizados en altos cargos, diputaciones, pantallas de tv o curules parlamentarios, son la plaga interna que pone en riesgo la supervivencia del chavismo.

Tales conforman una tropa de prepotentes, cazafortunas y chantajistas que chocando sus copas en el Este de Caracas, dicen con gran altanería: "ya que nunca han querido darme mi importancia, o no me han parado lo suficiente, aprovecho esta oportunidad electoral y le armo un escándalo al PSUV y al Gobierno, lanzo mis gallos rojos paralelos o me voy a criticar desde los canales privados, para que los "chivos" (Nicolás, Cilia, Diosdado, Jorge, Rafael, etc) se asusten, cuiden bien sus votos y que me callen dándome un buen cargo o contrato. Yo tengo más cara de ministro que aquel o aquella. Ya es mi tiempo. Ya me toca. Yo merezco y tengo derecho a exigir".

Esta pesadilla continúa porque con menos de trescientos mil votos a favor de Nicolás Maduro, los trepadores de capa roja creen que la dirección política y militar de la revolución tiene miedo frente al desafío de la gobernabilidad y presiente el derrumbe del chavismo, que por lo tanto se pondrán “blandos y complacientes”. Para los falsos aliados esto resulta un escenario propicio para relanzar sus exigencias de lochas, cargos y puestos en el tarjetón electoral.

Desde ya estudian matemáticamente dónde pueden hacerle grave daño al PSUV mediante candidaturas paralelas y pseudo revolucionarias. Allí donde haya empate técnico, será el municipio donde amenacen con precandidaturas que dividen al chavismo y faciliten (garanticen) el triunfo de los contrarrevolucionarios de Primero Justicia, Ad, UNT, Copei y de más buitres de la corrupción electorera. También andan por ahí las solitarias estrellas de barro que preparan lanzar declaraciones incendiarias contra el PSUV, vistiendo disfraces de intelectuales revolucionarios. No somos brujos al predecir el guión esta bochornosa película de traición, simplemente somos estudiosos de la política, la historia y las falsas izquierdas.

El chantaje de estos chaveros acomodaticios será con el fin de recibir jugosa oferta en una fórmula electoral unitaria para entonces retirar otras candidaturas fraccionalistas y clientelares… Y por supuesto: Callar sus escandalosas bocas.

La maniobra es la siguiente: Lanzo candidaturas paralelas en todos los municipios, para al final transarme con el PSUV y retiro el 90% de las mías (ninguna con opción de triunfo, todas con propósito de dividir al chavismo y ayudar al enemigo). Lo importante es siempre que sobrevivan un 10% de mis candidaturas con apoyo del PSUV, porque así el triunfo será seguro, lo demás es pan y circo, o sea, chantaje y teatro, todo con fachada de discurso marxista y socialista.

Chantajistas organizados en dos grupos: Varios partidos de la alianza que siempre meten zancadillas (candidaturas divisionistas) y las individualidades ególatras que con disfraz chavista lanzan declaraciones difundidas por medios de comunicación privados.

Ambos intentaron intimidar y chantajear a Chávez, ambos intentarán la misma sucia patraña ahora contra Nicolás Maduro cuando comience la campaña para elecciones municipales. (Partiditos que no llenan un carrito escarabajo y analistas políticos con aires de vedettes faranduleras).

Sería interesante tener coraje para expulsarlos definitivamente de la alianza patriótica y bolivariana antes de que incurran nuevamente en sus bajezas antichavistas a favor de la burguesía fascista y el imperialismo yanqui. Es hora de desenmascararlos y desmantelarlos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2615 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: