La coñaza parlamentaria y el chiguireo de Radonski

Una sola lectura hay que darle a la coñiza parlamentaria.. Los legisladores fueron al hemiciclo con la idea concebida de generar hechos violentos para usarlos como herramienta mediática politiquera; prueba de ello es que fueron con casco protector, un morral de Borges llenos de putos, bubucelas y paralizantes. Pero esa coñiza, más temprano que tarde, pasará de moda mediática.

Ahora. Si tú juegas duro todo el tiempo. No chilles si te aplican la misma medicina.. La oposición viene jugando duro desde que apareció Chávez en el escenario político y lo han seguido haciendo con Maduro. La MUD y su excandidato Radonski deciden no reconocer la legitimidad del Presidente Maduro, gritan fraude, y piden auditoria, que al final rechazan sin conocer los resultados. Diosdado, presidente de la Asamblea Nacional, porque los parlamentarios opositores asumen esa actitud, decide eliminarles el derecho de palabra y “les vuela la cabeza” de las comisiones que presiden.

Los diputados opositores están en franca rebeldía con el Estado de Derecho Venezolano y violan flagrantemente la Constitución cuando se niegan a aceptar la legitimidad del Presidente Maduro. El artículo 7 de la Carta Magna dice: La Constitución es la norma suprema y el fundamento del ordenamiento jurídico. Todas las personas y los órganos que ejercen el Poder Público están sujetos a esta Constitución. Pues entonces si Maduro es electo por el pueblo y proclamado por CNE, y juramentado por la Asamblea Nacional Cómo pueden entonces los parlamentarios opositores pretender que se les reconozcan sus derechos como diputados si ellos no aceptan a Maduro como Presidente. Claro. Si Maduro para ellos no es el Presidente de Venezuela. Ellos no son diputados. Y qué tal si mañana el Presidente Maduro no reconoce la condición de Gobernador de Radonski.

Ahora que no me vengan los histriónicos Maricori y Julio Borges a dramatizar ante pantallas de televisión identificadas abiertamente como antichavistas. Con esos lagrimeos audiovisuales no llegarán a ninguna parte.

Ellos, los de la oposición, fueron ese día a buscar camorra. Estaban preparados y la mejor evidencia es que se aparecen con cascos de protección y un morral full de paralizantes, micrófonos, pitos y bubucelas. Y de pasodoble una pancarta con el letrero de GOLPE AL PARLAMENTO. Fueron a provocar para utilizar ese hecho como propaganda política en contra de la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Ahora no me vengan con la comiquita de que la coñiza de Julio Borges y el invento de collarín de Maricori es fin de mundo. Existen coñizas parlamentarias mucho más virulentas que la escaramuza de la Asamblea Nacional de Venezuela.. En Ucrania, por ejemplo, cinco diputados del partido opositor de Timoshenko acabaron hospitalizados el 16 de diciembre de 2010, tras una vaquera parlamentaria, en la que participaron más de cien legisladores. La coñiza arrancó como protesta por la causa penal abierta contra la ex primera ministra ucraniana por malversación de fondos públicos.

No era nada nuevo para los diputados de Kiev. En abril de 2010, meses antes, los representantes parlamentarios de Ucrania ya protagonizaron otra batalla campal con motivo de la ratificación del polémico acuerdo que prolongaba 25 años la permanencia de la Flota rusa en la península de Crimea. En esa ocasión, la oposición acabó lanzando pastillas de humo, por lo que los agentes de seguridad rompieron la puerta de entrada para que varios diputados abandonaran la sala antes de ahogarse.

Aunque parezca algo grave y no deseable se trata de algo común en el mundo entero. Por ejemplo en Taiwán, las peleas en el Parlamento son casi una costumbre. La última sonada fue el 8 de julio del pasado año, cuando sus señorías taiwanesas montaron una bronca monumental con empujones, puñetazos y tirones de pelo a raíz de un nuevo acuerdo comercial con China. Partidarios y detractores del nuevo acuerdo comercial se lanzaban dardos dialécticos, que fueron subiendo de tono progresivamente, hasta que pasaron a la acción. Rápidamente, la sesión degeneró hacia el lanzamiento de papeleras y otros objetos por el cielo del hemiciclo. Como no podía ser de otra manera, de ahí a pasar a los puñetazos no mediaron más que segundos, convirtiéndose la sesión en una violenta melé de políticos, que acabó con tres congresistas en el hospital y muchos otros con un ojo morado. (Internet).



Las fotos y el video de la Legislatura de Ucrania, demuestran que la sampablera de la Asamblea Nacional de Venezuela es un bebé de pecho. Si desea comprobarlo, amable y paciente lector sólo tiene que navegan en la red.

Por supuesto que la prensa internacional enfilada “toltaim contra del Gobierno Revolucionario de Venezuela atizará su brasa aprovechando el incidente para echar más lastre siendo que las zafarranchos en los parlamentos europeos, asiáticos son cuestiones rutinarias. Y en cuanto a los medios privados del país, una vez más, descargarán su odio antirrevolucionario. Para ellos el hecho es un lomito noticioso.

Ahora. ¿Serán capaces los parlamentarios opositores reconocer la legitimidad del Presidente Maduro? Si lo hacen. Se acaba la película.. Pues cómo pretenden ejercer sus funciones y reclamar sus derechos unos parlamentarios que no reconocen la legitimidad del Presidente Maduro, Presidente que la Asamblea Nacional juramentó. A menos que quieran seguir con el chiguireo.

Anoche vi a Lupita Ferrer, disculpen, María Corina Machado, dramatizando el hecho en un canal de televisión. Le faltó un par de lágrimas y cinco gemidos para ejercer un papel histriónico. Le faltaron dos curitas en ambos pómulos y un súper esparadrapo en la frente. De verdad. Si esta dama se hubiere dedicado al cine lo más seguro que hubiese triunfado. Lo mismo que el cínico de Julio Borges. Creyeron ambos que su histrionismo político removería la fibra espiritual del pueblo venezolano” y se quedaron con las ganas. Esa coñiza, más temprano que tarde, perderá su importancia como noticia máxime cuando las fotografías y los videos reflejan que los provocadores fueron los legisladores opositores .

También vi a un negrito sindicalista tratando de darle clase de socialismo al Presidente Maduro. El caballero de marras tuteó a todo el mundo en un intento por convertirse en El muchacho de la película. Creyó él que se la estaba “devorando”. Nunca se dio cuenta que estaba siendo utilizado por su estereotipo de negrito simpático, gordo y con perfume de pueblo.

Otro sindicalista, en el mismo programa, se pronunció por el regreso de la tranquilidad de los Gobiernos Cuartorepublicanos en los que AD y Copei se turnaban los mandatos sin problemas. Todo eso ocurría ante el beneplácito antichavistas de los moderadores. Fin de mundo. Explotados apoyando a la oligarquía explotadora de trabajadores

TINTERO

Pero si histriónica fue la actuación de María Corina. También lo fue la de Julio Borges, Miguel García y Leopoldo Castillo. De vaina no lloraron. La música, la dramatización y la tenue iluminación del set semejaban un cuadro de La Llorona en tercera dimensión.

TINTERO II

Radonski, continuando con su chiguireo, acudirá al TSJ para impugnar el dictamen del CNE que devino en la elección y proclamación como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro. Al final, igual como hizo con el CNE, no acatará la decisión del Tribunal Supremo de Justicia e irá con su chiguireo las instancias internacionales a sabiendas que las decisiones de esos organismos no son vinculantes. Aquí lo que busca el excandidato de la MUD es hacer bulla.


americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: