Comentarios acerca del artículo de Pedro Estacio “Los alternativos” aparecido en el semanario Todos adentro

Todos afuera

El pasado sábado tres de septiembre conseguimos un artículo curioso titulado “Los alternativos” en el semanario Todos adentro que edita el CONAC y que circula encartado en un diario nacional. El artículo en cuestión comienza por dar la bienvenida al disenso y hasta allí todo bien.



Creemos que viniendo de un medio institucional como lo es el semanario antes citado hay algunas frases en el texto que realmente nos preocupan, Pedro Estacio, quien es el autor del texto anota que: “los medios alternativos no deben convertirse en trampas para cazar pautas”. Creemos que este comentario deja ver una simplificación extrema del tema o un desconocimiento de la emergencia de otro paradigma comunicacional distinto al que ha reinado y sigue en gran parte reinando en la Venezuela bolivariana donde más que trampas caza pauta algunos medios propiedad de los tradicionales grupos que secuestraron la libertad de expresión se han convertido en trampas caza fortuna, disfrazándose de equilibrados, populares y semi revolucionarios para así captar las campañas de instituciones del Estado que ingenua y no tan ingenuamente los abarrotan de publicidades y por lo tanto de ingentes cantidades de dinero, mientras que algunos impresos alternativos y comunitarios hacen verdaderos milagros para salir y oxigenar el tejido comunicacional venezolano con voces auténticamente ciudadanas y libres.



Amigo Estacio, los nuevos comunicadores que hacemos “los alternativos” no somos en su gran mayoría periodistas y creo que no necesitamos serlo. Todo ciudadano es un comunicador y lo hacemos desde nuestra propia experiencia, desde desde nuestras propias necesidades y desde nuestros propios espacios que a pesar de todo y muy lentamente se consolidan. Tampoco nos rige ninguna ley de ejercicio del periodismo y ningún colegio nos ampara. Esa ley que data del año 1994 rige una profesión que se desdibuja para dar paso a nuevas formas y necesidades y el colegio de periodistas agremia a asalariados que repiten lo que su patrón les dice.



Estimado Estacio donde coincidimos plenamente es en lo de la constituyente comunicacional que sirva para crear un espacio de discusión sincero y frontal y para hablar también de lo que tú llamas “calidad”. Vamos a repensar a dónde van los miles de millones de las partidas para publicidad que las instituciones del Estado siguen repartiendo entre dos o tres grupos poderosos que no lo pensarán dos veces para vender al país y a la revolución y a todo lo que ellos consideren vendible.



Pedro, creemos que sí tiene sentido que existan 50 mil periódicos alternativos, es importante que se multipliquen las voces, que se confronten muchos puntos de vista, que el espíritu constituyente siga vivo y saltando entre la gente y que esos que nunca tuvimos acceso a decir lo que pensábamos y sentíamos sigamos creando nuevos espacio para la comunicación, en cada barrio, en cada liceo, en cada grupo organizado y limpiemos grandes terrenos para las nuevas ideas, para la verdadera contraloría social que no esté tutelada por ninguna institución que a la hora de la chiquita defienda al burócrata de turno y no a los intereses del colectivo. Necesitamos muchas voces que desde el respeto y lo constructivo, critiquen y aporten.

No contento con soltar que la revolución necesita “cuando más tres grandes medios” el periodista en cuestión aprovecha para dictarnos la línea editorial de éstos y decirnos acerca de qué debemos discutir. Esperamos que esta propuesta infeliz y antipática no gane terreno, por el bien y la salud de todas las grandes discusiones que nos toca afrontar a los protagonistas de la revolución bolivariana.



La perla más brillante a nuestro entender llega casi al final del artículo cuando te preguntas “qué impide que los que manejan los numerosos medios alternativos se unan y construyan medios de calidad”.Nosotros propondríamos en lugar de eso que se medite acerca de la proliferación de medios institucionales que nadie lee y que fallecen ( sin ser incluso distribuidos) bajo las goteras de los aires acondicionados en los sótanos de los ministerios y que en su gran mayoría sólo sirven como vitrinas para que los funcionarios de turno muestren sus maquillados informes y sus almidonados proyectos.



Con muy salvadas excepciones nos parece que esa gran cantidad de brillantísimas revistas (por el papel glasse) y encartados multicolores son chorros de dinero dilapidado innecesariamente y que bien podrían fortalecer a los colectivos organizados alrededor de lo comunicacional o ayudar al país a salir de las parcelas secuestradas sólo para algunos entrevistables y analistas tapa amarilla.



Realmente queremos creer que lo que refleja el artículo de Estacio aparecido en “Todos adentro” sean sus pensamientos vespertinos entre café y café y no el mapa comunicacional del CONAC y mucho menos del Ministerio de Cultura de un país en plena discusión de lo que será el socialismo del siglo XXI.



Estimado amigo Estacio no temas la pluralidad de las voces, nadie quiere defenestrar a los periodistas ni a sus nichos de trabajo, ni tampoco a ningún funcionario en particular, de eso se encarga el tiempo.

*Oscar Sotillo es miembro del equipo editorial del periódico alternativo La Mancha.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1255 veces.



Oscar Sotillo*

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas