¿Por Qué Perdimos más de 600 mil Votos?

Si algo trato de hacer con esta primer análisis sobre los resultados del 14-Abril, es evitar caer en una interpretación fácil y encontrar, por ejemplo en la “traición” y los “infiltrados” una explicación de la situación.

Hay situaciones que si pueden contribuir a estructurar un discurso que nos permita explicar o intentar explicar, porque en un lapso de unos pocos meses, perdimos un caudal de votos importantes. Una cosa que debe tenerse muy claro, antes de intentar una interpretación de esta situación, parte de considerar el lema que Chávez trabajó durante la campaña de octubre y que presagiaba que el máximo líder venía muy en serio con un estremecimiento de mata.

Chávez en la campaña para el 7-O insistió en el problema de la ineficiencia y en la necesidad de la eficiencia. Aquí está un tema a considerar en el análisis de estos resultados. No se entendió este alerta y es una variable a incluir en el análisis.

No fuimos eficientes en dos asuntos sobre los que se fundamentó la verdadera campaña de la oposición. Es más, creo que a uno de esos asuntos no se le prestó ninguna importancia y el otro, se le utilizó como denuncia, más no como una manejo eficiente de una situación que desde hace algún tiempo venía comportándose como una nueva versión del golpe petrolero, que alentaba y prendía las turbinas de la movilización en los sectores medios.

El problema del desabastecimiento fue clave para la oposición desde el proceso de empeoramiento de la salud de Chávez. La oposición creo entender, tuvo la capacidad de manejarlo muy eficientemente. Hubo desabastecimiento en todo este lapso y se hizo crítico durante la corta campaña. Por momentos, algunos productos aparecían y era tan perfecta la planificación de la salida de ese producto, que la aparición venía con una larga cola incorporada. En mi caso particular, puede comprobar a todas a las que pude acercarme para ver el comportamiento de la gente, y en que en cada una de ellas, siempre estaban unos personajes metidos en las colas, pero más trabajando como operadores políticos y haciendo un efectivo trabajo de convencimiento sobre la responsabilidad de Chávez con la escasez. Los mensajes que utilizaban nos comunicaban que esto era parte de un programa fría y maquiavélicamente bien estructurado.

Siempre se daba la circunstancia (¿casualidad?) que el producto que aparecía con su respectiva cola incorporada, era un producto de primera necesidad y de la empresa que monopoliza la producción y distribución de productos de primera necesidad en Venezuela. No es un secreto para nadie –y menos para el PASUV- que esa empresa no es que está cuadrada con la oposición, sino que cuadra a la oposición.

La verdadera campaña -desabastecimiento y apagones- de la oposición no tenía una contrapuesta. Pudo haberse pensado efectivamente, que el desabastecimiento era parte de su estrategia electoral. El tema del servicio eléctrico igualmente fue muy mal manejado y solamente se denunciaba que había un saboteo, pero no fuimos efectivos en su tratamiento. Estas dos realidades jugaron duro en la campaña y facilitaron el crecimiento de la opción de Capriles.

No puedo dejar de ver estos resultados sin la poca fuerza que se le dio a la primera R y la segunda R (R2). Comenzamos a pagar nuestras deficiencias. Ya veníamos pagando esta deficiencia, pero aquí cancelamos una gran cuota. No es muy recomendable que en un primer análisis de los datos, tratemos de ofrecer una explicación tomando a los infiltrados y las traiciones. Incluso en el manejo de las traiciones, si un punto a incluir en el análisis; el problema debería verse no bajo la óptica de un militante que dejó de creer en el proyecto para pensar que Capriles es la solución a sus problemas.

dominguezclaudio15@gmail.com

@ClaudioElcuaco


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6772 veces.



Claudio Domínguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas