Reflexión acerca del 14-A

Abrí los ojos como a las nueve más o menos, hoy lunes que parece domingo para mí. Aun me duelen las piernas, amanecí  cansado y con un sabor a amargo inusual en mi boca, supongo que es el de la victoria electoral de ayer. Y me cuesta escribir esto, frente al inmutable monitor. Me cuesta encontrar palabras para describir todo lo que pienso al respecto y ordenar las innumerables ideas en éste mar de sentimientos que mueve mi pecho.

Nicolás Maduro, nuestro candidato, el candidato de la Patria, obtuvo más de siete millones y medio de votos y Capriles no llegó a los siete millones trescientos mil. Es la verdad irrefutable y absoluta. El sistema electoral venezolano, el más intachable del mundo entero, repito, del mundo entero, certificó anoche la irreversibilidad en la tendencia, cosa que no entiende o mejor dicho no quiere entender un sector del país.

Éste resultado llama a revisión a TODOS y cada uno de los más de siete millones y medio de venezolanos y venezolanas que votamos por la continuidad del proceso bolivariano en el país, grupo MAYORITARIO decidido a crear un sistema socialista propio. La otra parte de la cachapa, está llamada por su falso líder a formar caos. Espero que no se dejen usar como carne de cañón.

No deseo meter el dedo en la llaga, de pana que no, pero en honor al proceso de revisión y rectificación que siempre promovió  nuestro eterno Comandante Chávez, debo hacer una pregunta que a través de la pantalla, tal vez no suene tan fuerte como quiero que se escuche, que sería así como un grito de campaña de Darío Vivas: ¿QUÉ CARAJO PASÓ?

Comenzaré entonces por decir que desde hace como tres o cuatro años más o menos, se viene incrementando el descontento popular para con el gobierno. Sin embargo teníamos a Chávez y la eterna consigna bastante sentida y gritada desde el fondo del estomago y la conciencia: ¡Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo! Pese a esto, progresivamente seguimos perdiendo gente, no es un secreto. La militancia activa también disminuye producto de erradas políticas por parte de los altos y medios niveles de la dirigencia política de la revolución. El pueblo se está cansando y algunos se hacen los willymeis.

Alguien, porque nunca falta alguien que lea a medias y empiece la falsa caza de brujas y diga: Bombace se volteó, Bombace como que está arrepentido, o la que más me arrecha, que digan Bombace que habláis si ganamos veinte gobernaciones. ¡Coño! Ganamos veinte gobernaciones en diciembre, ahorita, ayer mejor dicho, ganamos por doscientos mil votos las presidenciales.

El mal uso de la información y la falta de una estrategia comunicacional completa y eficaz con respecto al tema del ajuste cambiario, nos disminuyó votos de una forma impresionante. El grueso de la población, tanto por falla nuestra como por el constante ataque mediático de los títeres del imperio, no manejaba correctamente el tema. Y acá viene una pregunta, ¿hasta cuándo permitiremos que el manejo de información nos tumbe?

Otro factor: las fallas eléctricas. ¿Cómo es posible que tuviésemos fallas eléctricas inclusive en sectores donde usualmente ni se raciona? ¿Cómo es posible que en las cercanías donde Maduro montaba su tarima se iba la luz? ¿Qué carajo están esperando para arreglar de una vez por todas el problema energético? ¿Será que le queda grande al gobierno y tendremos que ir en bandón el grueso revolucionario y popular a tomar CORPOELEC? ¿Cuál es la verdad al respecto? Coño, porque de verdad el factor de energía eléctrica le dio una cantidad de votos bastante amplia al candidato que nunca ha cambiado un bombillo.

Entonces para más leña, el asistencialismo que vengo criticando a los cuatro vientos desde hace tanto y nadie para pelotas. Yo más que nadie estoy de acuerdo con la línea bolivariana en cuanto a suplir las necesidades de la población, de apoyar a los que nunca fueron apoyados, de darle participación, oportunidades y servicios básicos a los que nunca los tuvieron gracias a la gente de derecha, esa misma que realmente representa Capriles.

Acá hubo gente beneficiada por los planes sociales desde que existen, pero como (por ejemplo) no les salió AHORITA un crédito, o aun no le dan la casa, o se caló una cola en un supermercado: YA, LISTO, votaron por Capriles. Y eso es producto de no dirigir los esfuerzos de la revolución hacia la creación de conciencia revolucionaria, es producto de no organizar y preparar correctamente al poder popular.

Por otro lado tenemos a la campaña sucia y desigual de la derecha, una vaina impresionante en serio que sí. Y me quito el sombrero ante sus asesores fascistas gringos: se la comieron. Una guerra mediática, bueno no una guerra, una masacre mediática fue la campaña electoral. Tengo que decirlo porque si no me sale una ulcera, el SIBCI, MINCI, VTV y todo lo que represente a nuestros medios no cumplió  la tarea, nos dieron la pela mediática. Mientras no unifiquemos criterios informativos (cosa que hacen perfectamente ellos) bailarán joropo sobre nosotros.

Hubo un esfuerzo impresionante a través de la red social twitter por nuestro lado, los que no tenemos guion, ni cámaras, ni estudios con aire acondicionado con pantallas táctiles mollejuas, pero lamentablemente no fue suficiente, y aunque ganamos la guerra electoral, en la batalla mediática perdimos una cantidad de votos impresionante.

La pobreza mental de la derecha fue algo abrumador. Me caí a debate como diez veces mínimo por día desde que se activó la campaña con gente de derecha, y lo obtuso de su pensar siempre se impuso. Por supuesto no hará falta quien afirme sin conocer ni papa, que la culpa no se le puede achacar a lo cerrado del grueso opositor sino a nuestra incapacidad de convencer. Y esto genera a mí parecer otra preguntica necesaria: honestamente, con la mano en el corazón cerrando los ojos y pensando en Chávez, Bolívar y el Che ¿hiciste lo suficiente para convencer a la oposición de votar por la continuidad del plan socialista?

Que Nicolás estuvo en puente Llaguno, que Chávez tenia muerte cerebral desde diciembre, que las elecciones ya estaban arregladas, que los códigos de las maquinas, ¿Bueno pero hasta cuando joden y nos dejamos joder? ¿No tenemos gobierno es? ¿O como en el caso de CORPOELEC, será que el pueblo en bandón tendrá que ir a lo Lina Ron para globovisión de nuevo? ¿Vamos a continuar dándole cabuya a esta gente pa que invente y difunda todo tipo de paja por los medios de comunicación?

Debemos accionar ya, el plan golpista esta activadísimo. O nos ponemos las botas y empezamos a echarle ganas de verdad, o esto se lo lleva el viento norteño, y ahí si comienza la letanía de lamentos tardíos.

Ahora más que nunca: ¡PATRIA O MUERTE!

Jose Ignacio Bombace josebombace@gmail.com  Twitter: @josebombace



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3067 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a163606.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO