Fandango de locos y El vendedor de peinetas

A Ibsen Martínez – confieso que dejé de leerlo desde que se “enculebró” con Chávez al igual que Fernando Sabater y Mario Vargas Llosa. Es una lástima que celebridades literarias de semejante talla incurran en yerros conductuales por antichavistas. Por cierto Sabater se dio el tupé de descalificar al Presidente Chávez sin ni siquiera haber estado en Venezuela aderezando irresponsablemente sus dardos con la manipulada guerra mediática nacional e internacional. Y todo por congraciarse con el Rey Juan Carlos.

Un amigo me hizo reconciliar con Vargas Llosa al punto que compré sus dos últimos libros, El sueño del celta y La civilización del espectáculo. En ellos, el cholo devenido en furibundo y visceral antichavista sin ton ni son, demuestra su inmenso talento y erudición como literato. Sería una necedad desconocer su talento. Pero el peruano caga la jaula al criticar a Chávez y ponerse al servicio de la Oligarquía Mundial. En cuanto a Ibsen Martínez y su artículo Fandango de locos en donde intenta minimizar la grandeza del pueblo venezolano y de muchos pueblos del mundo rindiendo honores a su líder Chávez no es más que una vulgar reminiscencia mantuana. Reminiscencia que afloró en Martínez luego de mucho tiempo porque la movió Chávez.

Hay pelabolas que aún hoy tienen el mantuano en el coco. El racismo en Venezuela, de la Colonia al 2013, es arrechísimo. Lo que pasaba es que la oligarquía lo disimulaba; aunque no tanto porque eso de llamar negras a las aguas servidas lo afloraban de manera determinante. Igual que el desprecio de los oligarcas al pobre, al pate en el suelo, al excluido. Acaso los papeles de sirvientes, choferes, porteros, cuida viejitos ricos en la televisión y el cine venezolano cuartorepublicano no eran desempeñados por hombres y mujeres de color negro. ¡Basta ya de hipocresías! Basta de Víctor Cuica con esos papelitos de cachifo.

Ibsen Martínez, otrora y aguda pluma de escritor crítico devenido en antichavista a ultranza, cuando intenta descalificar a la muchedumbre que rindió honores a Chávez le cae encima al pueblo humilde; a lo mejor también a muchos venezolanos pudientes que en esos días tomaron conciencia de la enorme dimensión humana de Chávez como gobernante. Comportamiento que tomará forma el 14 de abril cuando se convierta en parte de los 10 millones de votos Maduro.

Chávez es la espita que hizo aflorar los verdaderos sentimientos excluyentes de intelectuales y de la izquierda tradicional venezolana. Chávez fue un líder que se esforzó y dio lo mejor de su vida por darle al pobre las mejores condiciones de vida y sin embargo ha sido, y aún lo es después de muerto, el más vilipendiado, cuestionado y menospreciado de los Presidentes venezolanos por parte de esa intelectualidad tradicional cuartorepublicana.

El racismo fue lo que evitó que el gringo Irving Wallace obtuviese el Nobel de Literatura con su novela El hombre. Obra en que el autor narra con maestría el ascenso a la Presidencia de EEUU del senador negro Douglas Dillman por la muerte de la Plana Presidencial de ese país producto de un accidente. Wallace, en un thriller apasionante, se luce en la narración del desempeño del Presidente negro. Sin embargo por su racismo enfermizo hay pasajes en que ridiculiza a Dillman. Y por allí se le esfumó el Nobel.

TINTERO

La historiadora Inés Quintero, en su obra El vendedor de peinetas, se regodea narrando los amoríos dizque ocultos de María Antonia, hermana mayor del Libertador, y un joven vendedor de peinetas. La obra denota el odio y las bajas pasiones de los mantuanos a todo lo que huela a Simón Bolívar. Es más. A María Antonio la joden los jueces del momento porque el Padre de La Patria había perdido poder. De manera pues que el comportamiento del mantuanismo no ha cambiado en nada. Sólo que hoy tienen Internet y manejan Marketing Político. Pero el odio y las malas intenciones son las mismas.


americoarcadio@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1943 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: