¡Chávez, mi presidente!

Con lágrimas en los ojos y nudo en la garganta

La charla sobre "Cómo redactar un Informe de Pasantías" que tenía pautada con mis queridos alumnos de la Universidad politécnica Territorial de Mérida "Kléber Ramírez", quienes están preparándose para obtener sus grados de Técnicos Superiores, alejó de mi corazón, por unos minutos, la desesperante noticia sobre la desaparición del Comandante Chávez, mi comandante, aunque no soy militar. Pero a las 5:00 pm o quizá unos minutos más, mi vida se detuvo un instante ante la infausta noticia: murió Chávez. Les confieso que de manera natural mis ojos se convirtieron en dos lagunas llenas de lágrimas por la partida del hombre bueno, del presidente noble. Y lo hice con orgullo, allí en el estacionamiento de mi querida Universidad, delante de todos.

Entonces, surgieron las mismas preguntas que durante muchos años me han estado martilleando la conciencia cristiana: ¿Es Dios quién ha decidido que un hombre bueno parta hasta su seno? ¿Es lógico que se vayan los buenos de corazón y queden los malos del alma? ¿Por qué, si es notorio que Chávez es quién más se acercó a una vida sanamente cristiana y quiso lo mejor para todos, te lo llevas para un sitio donde no hace falta? ¿O, es que hace falta hombres de la talla del comandante en el Cielo? ¿Es entonces cierto, que usted Dios nos tiene una hora y un lugar destinado sin atender a cuánto nos falta por lograr, por dar, por recibir? ¿Es entonces verdad lo que dice Saúl Molina en su artículo "Se nos murió de tanto Amar" publicado por Aporrea que dice "...se nos fue porque así lo quiso el Ser Supremo que dispone hasta donde llegan los seres humanos...”? Aporrea, martes 5 de marzo del 2013, hora 7:35 pm.

Pero discúlpenme por estar compartiendo con ustedes problemillas existenciales, dudas de quién soy, de dónde vengo y para dónde voy, de una manera tan filosóficamente llana.

La realidad es que

· Se nos fue el mejor presidente que jamás haya tenido la patria.

· Se marchó quien mejor entendió la diversidad de pensamiento del pueblo venezolano.

· Se nos fue quien mejor entendió que tenemos un solo enemigo y ese es el imperio.

· Se nos marchó quien más amó a su pueblo.

· Se nos marchó quien más luchó por redistribuir en ingreso petrolero entre todos, pero muy especialmente entre quienes habían sido excluidos por años por un sistema seudo-democrático que llenó de riquezas a unas pocas familias y sumió en la pobreza a las grandes mayorías. Él le dio vida y rostro a los siempre olvidados de la patria: los más pobres.

·
Se nos ha ido quien más se solidarizó con los pueblos más oprimidos del mundo, especialmente aquellos Latinoamericanos y Caribeños.

· Nos fue llamado al Cielo quien más enseñó a hacer patria, a querer a la patria, a unirnos en torno a la búsqueda de la independencia definitiva y a deslastrarnos de los tentáculos del Imperio.

· Se ha marchado el gran líder educativo que jamás conoció el país, quien le otorgó a la educación de los venezolanos el lugar de importancia que se merece. Por eso no es exagerado lo dicho por uno de sus admiradores en el sentido de que cada niño sentado en frente de su CANAIMITA es obra de este bello ser llamado Hugo Rafael.

· Se nos marchó quien más amó a la mujer de la Patria, quien siempre fue coherente en su accionar para darle a ese bello ser llamado mujer, las mismas oportunidades que tenemos los hombres. Sería mezquino no reconocer que es Chávez quien más admiró y respetó a las mujeres, que fue el mejor presidente para la mujer.

· Partió al cielo quien mejor entendió que no habrá democracia real si no se acerca el poder al pueblo.

· Extrañaremos mucho al más ilustre conocedor de la geografía de la Patria Buena. No olvidaremos su forma tan amena de pasearnos por las sabanas, los ríos, los mares, los esteros, las montañas y los picos, los médanos, los cruces de caminos, las ensenadas, los lodazales, los hitos, las riberas, las costas y las playas, los sitios de cada inimaginable rincón de nuestro paraíso venezolano, en sus intervenciones y charlas. Él nos enseñó que conocer a venezuela es nuestro destino y que no es posible amar bonito a quien no se conoce.

· Se nos marchó quien más defendió la Soberanía Nacional. Él nos señaló el camino de la soberanía e independencia tecnológica, nos elevó al espacio con los Satélites Simón Bolívar y Miranda y no enseñó que eso es un acto de Soberanía. Él abrió nuestros corazones hacia el Mar y nos enseñó que lo nuestro, nuestra frontera no es hasta donde alcanza la vista, si no que nuestra Soberanía se extiende más allá del horizonte y eso hay que defenderlo. Él nos dio la Televisión Digital Abierta y globovisión se enojó porque eso es un acto de Amor y de Soberanía y ellos no están incluidos porque incumplen las dos cosas.

· Se nos marchó el mejor defensor de los precios del petróleo y de las cuotas de producción. Es mentira que debemos estar produciendo 5.500.000 barriles al día. Él nos enseñó que tener petróleo nos hace apetecibles para el imperio, y que ellos están al acecho. ¡Ya lo sabemos!

· Se fue quien más y mejor supo resistir los ataque de su enemigos (Capriles, Leopoldo, Pablo Pérez, María Corina y todos los demás) y de sus compañeros (Baduel, Falcón, Miquelena, Ismael, Genatios, Albornoz, y los demás). Él aguantó en su pechó y corazón nobles vilipendios, difamaciones, mentiras, traiciones, mentadas de madre y siempre confió en que algún día ellos vendrían a disculparse. Él, amigos, murió amándoles.

· Nos dejó el único presidente que entendió que el dinero utilizado en aumento de sueldos y salarios, becas estudiantiles, el SSO, las pensiones a los jubilados, las ayudas a los discapacitados, la asignación de recursos para la vivienda subsidiada, la atención médica gratuita, la atención oftalmológica y odontológica gratuitas, las operaciones a corazón abierto, etc., NO ES un gasto social, sino más bien una INVERSIÓN SOCIAL Por eso FEDECAMARAS y LA MUD lo condenó a muerte, lo diabolizó.

Finalmente, con lágrimas en los ojos que caen en mi teclado, quiero decir que "sembraremos en nuestro suelo" a quien sembró la patria de proyectos, de Misiones, de esperanza, de libertad, de enseñanzas, de trabajo, de cariño, de pasión por lo nuestro, de amor. Hay venezolanos que siempre le odiaron y le desearon la muerte, ligaban y rezaban por su caída. A ellos quienes hoy salen en la televisión a mostrar rostros tristes y compungidos, les decimos que sus palabras suenan huecas y falsas y no les creemos. Ya CNN ha empezado a destrozar la memoria y el legado del presidente y lo mismo hará la MUD y GLOBOVISIÓN.


villegas_41@hotmail.com

Adiós, mi comandante. ¡Yo soy USTED!

Prof.
UPTM "Kléber Ramírez". Ejido, Estado Mérida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1782 veces.



Oswaldo Adelis Abarca

Profesor de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida

 oswaldoabarcam@gmail.com

Visite el perfil de Oswaldo Abarca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Abarca

Oswaldo Abarca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas