Venezuela es un cuartel

Una de las frases más cargadas de filosofía de la historia que pronunció nuestro Libertador Simón Bolívar, fue aquella donde sentenció que “Colombia sería una universidad, Ecuador un convento y Venezuela una cuartel”. En lo referente a nuestra patria, Bolívar recogió con la citada frase, lo que comenzó a ser una evidente realidad a partir del destape de la guerra de independencia, o sea, la preeminencia político-ideológica de la institución armada en la sociedad venezolana, sustituyendo a la rancia iglesia católica que había sentado su hegemonía cultural en estos menesteres, a partir de los comienzos de la conquista y colonización territorial por los invasores hispánicos. En el Discurso de Angostura, El Libertador dejó claramente establecido que sería el partido militar patriota el que estaba llamado a conducir el destino político de la naciente república. El pueblo de Venezuela acató tan profundamente esta directiva de Bolívar que durante casi todo el siglo XIX y durante más de la mitad del siglo XX, la republica estuvo dirigida por la férrea mano de los militares.

El ejército creado por Bolívar se fue diluyendo en montoneras particulares durante el siglo XIX hasta que comenzando el siglo XX es recreado por la voluntad de los andinos Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez. De manera entonces que el actual ejército venezolano tiene como antecedente lejano el guerrero independentista y más cercano, la política militar del Castro-Gomecismo.

La Revolución Bolivariana tiene como una de sus fuerzas motrices a las Fuerzas Armadas Nacionales. De ellas surgió el espíritu libertario personificado en la figura del Comandante Chávez, quien recogiendo el mensaje emanado de las masas desposeídas de este país, orquestó una maravillosa simbiosis entre la calle y el cuartel, y de esta manera, abrió una tronera en la muralla de la dominación oligárquico-imperialista que tiene al país en el umbral de una revolución socialista. Cómo llegó el mensaje de las clases oprimidas al cuartel y por qué razones los militares internalizaron el gemido de redención de los venezolanos más humildes, es un asunto que necesita ser aclarado de manera urgente por los científicos sociales de esta nación. En el particular, consideramos que el cuartel venezolano ha asumido la batuta de los grandes cambios históricos en la contemporaneidad del país debido a las siguientes determinantes históricas:

1.-Desde las guerras de independencia, el ejército venezolano se nutrió de hombres venidos de los sectores más pobres de aquella sociedad, lo que erradicó el elemento oligárquico dentro de las filas castrenses que tanto predomina en ejércitos como los del Cono Sur y Colombia.

2.-En 1836 el Congreso de Venezuela dictó la Ley de Hurtos donde se contemplaba la pena de muerte para los ladrones de ganado. Lo que poco se conoce es que estos cuatreros eran soldados que acompañaron a Bolívar en la Campaña del Sur y que fueron cesanteados por la naciente república sin indemnización alguna, lo que los transformó en elementos subversivos del Estado oligárquico que se estrenaba.

4.-El ejército creado por la dupla Castro-Gomecista tuvo un bautismo anti oligarca, pues, se inició combatiendo a las montoneras de los señores terratenientes enfrentaos a la dictadura impuesta por los andinos. En estos menesteres estuvo desde 1902 hasta 1928, cuando la oposición antigomecista cambió de signo social y espacial.

4.-Con el rentismo petrolero, las clases altas encausaron sus hijos por el mundo de lo negocios, formándolos en el exterior y las clases medias se decidieron mejorar sus situación acudiendo a la universidad. El ejército quedó como puerta de salida socioeconómica para las clases más humildes del país. Esto le ha dado un tremendo carácter popular a nuestras Fuerzas Armadas.

5.-A partir de 1945 comienza a generarse la simbiosis entre la calle y el cuartel cuando se depuso al General Medina Angarita, creándose por primera vez, los derechos sociales impulsados por el trienio adeco.

6.-Con el 23 de enero de 1958 el pueblo de Venezuela dios un paso más en su búsqueda de la redención social en los marcos del capitalismo rentístico, empeño éste que fue acompañado por el ejército de entonces.

7.-Con el Caracazo de1989, el ejército fue enviado a reprimir el estallido popular, sin embargo, esta tarea cumplida por el ejército obedeciendo las ordenes del Puntofijismo, quebró la fuente de las tendencias libertarias y de redención social que la historia venía acumulando en estas fuerzas armadas. A partir de aquí, implosionó la doctrina militar anticomunista que se había anidado en el seno del ejército venezolano y se abrió paso en el mismo, la agenda revolucionaria bolivariana.

Por estas razones, consideramos que es una necedad plantearse una salida socialista sin contar con la fuerza motora de las fuerzas armadas. Es posible que la tendencia mayoritaria en el actual ejército venezolano no vaya más allá de la socialdemocracia (capitalismo más misiones sociales), sin embargo, esta tendencia es por definición antiimperialista, porque está fundamentada en la defensa del rentismo petrolero, el cual tiene una vena anticapitalista bastante brava. Tal situación la facilita a las fuerzas revolucionarias un compas temporal para formar y organizar a los enterradores del capital en estas latitudes.

En atención a lo expuesto, consideramos que la designación de un civil por el Comandante Chávez para sustituirlo en la máxima conducción del Proceso, ha sido una decisión antehistórica e infeliz. Venezuela es un pueblo caribe que como cuero viejo si se pisa por un lado, se levanta por el otro. Para este pueblo la autoridad es sinónimo de cuartel y si lo entendió el Libertador. Para que no se rompa la maravillosa simbiosis creada por Chávez entre calle y ejército, se necesita que sea una figura militar, lo más cercana fenotipicamte al Comandante, quien se encargue de este coroto en ausencia de nuestro máximo líder. No vemos la figura civil dentro de la Revolución que puede acometer semejante compromiso. Que la palabra de Bolívar siga orientándonos y corrigiendo los errores del Comandante: VENEZUELA SIGUE SIENDO UN CUARTEL.

trompizvalles@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6548 veces.



Humberto Trómpiz Valles

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: