27.02.1989: Resumen de la masacre

El segundo gobierno del adeco Carlos Andrés Pérez llegó a Venezuela para hundirla en modelo empobrecedor del neoliberalismo al precio que fuese necesario. Él mismo lo dijo cuando apenas empezaba su "reinado" en Miraflores, sólo dos hombres en América Latina pueden ejecutar este plan económico, Pinochet en dictadura y CAP en democracia.

Privatizaciones, espantosa liberación de precios (incluyendo la cesta básica), aumento de la gasolina, implantación del libre mercado, régimen de la oferta y la demanda, fueron entre otras, las medidas macro económicas ordenadas por EEUU y el Fondo Monetario Internacional para asfixiar a un pueblo que ingenuamente creyó en las promesas populistas de este oscuro personaje de la vieja pseudo democracia.

El pueblo salió a la calle a protestar, la respuesta del gobierno pitiyanqui y represor fue acribillar a las multitudes indefensas y desarmadas. Se calcula que alrededor de 3000 muertos fue el saldo fatal de aquella brutal jornada en la cual la Guardia Nacional y los cuerpos policiales fuero usados para el genocidio.

Fue criminalmente desaplicado el protocolo elemental sobre el uso diferenciado de la fuerza, como por ejemplo: usar primero la ballena que dispara chorros de agua, u otros instrumentos disuasivos, antes que emplear mortales armas de fuego contra una población inofensiva.

Sencillamente la respuesta del gobierno y sus aparatos de violencia fue monstruoso, violentando las normas básicas de actuación proporcional al tamaño de la manifestación pública. Las piedras fueron respondidas con balas, muchas personas fueron asesinadas con tiros en la espalda. En fin, una verdadera masacre cometida por un régimen asesino en nombre de la protección de la propiedad privada (la seguridad de tiendas y sitios comerciales que fueron objeto de saqueos).

Esos días de febrero causaron total deslegitimación a la vieja democracia representativa, bipartidista y burguesa de la llamada Cuarta República y fue la gota que derramó el vaso para que en 1992 los soldados bolivarianos protagonizaran la rebelión militar destinada a reivindicar los derechos del pueblo ultrajado por el Terrorismo de Estado.

En la Venezuela de hoy, a diferencia de aquella que existió entre 1958 y 1998, los adversarios políticos no son asesinados por su militancia. Hoy no hay un nuevo Alberto Lovera, Livia Gouvernier, Jorge Rodríguez, Víctor Soto Rojas, Federico Bottini, ni Noel Rodríguez, entre otros.

Tampoco hay desapariciones forzadas, ni torturados, ni condenados extrajudicialmente. La Revolución Bolivariana ha promovido amnistías e indultos contra golpistas de 2002 y conspiradores de tiempos posteriores, porque solo ahora se vive un verdadero régimen de Derechos Humanos; aunque los medios de comunicación capitalistas así como los politiqueros ladrones y trasnochados de la Cuarta República pretendan hacer ver lo contrario.

Por esto y más, el chavismo seguirá ganando elecciones en la Patria y contará con el apoyo mayoritario que se niega a retornar al sangriento pasado criminal de Ad, Copei y sus derivados actuales.

Constitucionalista y penalista. Profesor UCV.
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1622 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: