Pildoritas 32 (año VI)

Un alarde de sinceridad de cierta gente de la acera de enfrente

En muchas oportunidades hemos escrito y también leído y oído no sólo desde nuestras filas y de boca de compatriotas que escriben o tienen la oportunidad de decirlo por TV o radio, expresiones de critica y pena ajena del comportamiento de algo, una cosa, a la que aquí se le quiere dar el nombre de oposición, pero que de tanto meter la pata, no merece tal denominación, y tan es cierto que connotadas figuras opositoras al gobierno, no se han podido contener ante la frustración de ser testigos de la descomposición de ese sector que lleva ya casi 15 años en intentos fallidos por derrotar lo que ya luce inderrotable como es la Revolución Bolivariana.

Allí tenemos a personajes como Ramos Allup, Rafael Poleo, Teodoro P. y un ex precandidato como Diego Arria, Pablo Medina, el MAS. entre otros y no digamos de quienes asqueados han abandonado de manera pública y con argumentos irrefutables, las filas de la contrarrevolución.

El más reciente ha sido el veterano dirigente de lo que una fue un partido muy importante como es Ramos Allup que no se contuvo al llamar estúpidos a quienes hicieron un ridículo más, de tantos en la última demostración del poco poder de convocatoria que tienen, en la que utilizaron productos de una marca propiedad de la Polar, para protestar contra un supuesto paquete por la medida de ajuste del precio oficial del dólar, no es la primera vez que este dirigente se sincera para decir lo que ya es una realidad y que no es otra cosa que la ausencia de una verdadera oposición que actúe con inteligencia, y que como lo hizo hace poco Teodoro P. en un entrevista acepte que este gobierno ha hecho (chispeado dijo él), cosas por los más necesitados lo cual al ser negado a pies juntillas, como lo hacen los permanentes declarantes de la MUD, simplemente los descalifica porque pasan por alto que el pueblo, sea beneficiario o no, conoce porque lo ha visto, cómo es posible ahora, como nunca en la cuarta, obtener salud y educación gratuita; que se está, en una acción sin parangones, quizá en el mundo, dotando de vivienda digna a las familias; que se está realizando un gran esfuerzo crediticio y de dotación de maquinaria, implementos e insumos para aumentar la producción agrícola, que se están creando fabricas para el procesamiento de alimentos, maquinarias, telecomunicaciones, dotación de canaimitas cada día a mayor numero de estudiantes y ahora el inicio de manera más que exitosa de lo que prácticamente viene ser una nueva misión como son la residencias estudiantiles, las casas de alimentación para que coman los mas pobres, lo cual sumado a las redes de distribución alimentaria a través de Mercal, PDVAL, Bicentenarios y no se diga de la universalización de la pensión por vejez, algo quizá único en el mundo, ha hecho expresar al representante de la FAO en este país que en Venezuela hay hambre cero; es decir una cobertura casi que total de las necesidades de la gente que avanza cada día con más vigor hacia el logro de la mayor suma de felicidad.

Son cosas, son realidades que si la oposición quisiese un ápice de credibilidad debería reconocer y no salir como lo hace casi a diario el ultra derechista Julio Borges, con cartelitos y falsas estadísticas diciendo que es mentira la entrega de viviendas que todos los jueves se hace a lo largo y ancho del país.

Por otro lado, no sólo permiten sino que van a solidarizarse con actos repudiables como los escenificados por supuestos estudiantes, tarifados, en las afueras de la Embajada de Cuba y no dicen nada cuando estos mismos indeseables anuncian hacer lo mismo frente al Hospital Militar, donde no sólo se encuentra el amado paciente luchando por su vida, sino los demás seres humanos que allí hacen lo propio.

Es decir, son tantas y tan seguidas las equivocaciones estratégicas y tácticas de esa cosa que pretende llamarse oposición, que gente importante de sus mismas filas se avergüenzan de tal manera, que tal vez para, por lo menos, dorar en algo la píldora de su propia humanidad, sienten la necesidad de, en un alarde de sinceridad, decir lo que ya es una verdad a gritos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1521 veces.



Saúl Molina Z


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: