Nacionalización del Comercio Exterior e Interior y Democratización de Capital

Posterior a recibir una comunicación de una amiga, profesora de la ULA, querida y luchadora de Venezuela, junto a otras comunicaciones de compañeras y compañeros de diferentes colectivos y comunidades, escribo las reflexiones presentes, que se adelantan a ser publicarlas debido a las cartas recibidas. Son comunicaciones donde se expresa la tristeza, impotencia y pobreza tanto material como espiritual, afectiva y el estado de caída por la decepción, debido a la fe, la esperanza puesta en el pensamiento y obra del proceso revolucionario del bravo pueblo venezolano. En respuesta escribo desde Inglaterra, donde me encuentro por compromiso académico, que me permite ver el panorama del bosque desde distintas perspectivas y en contradicción con lo que sucede hoy en Europa. Manifiesto un pensar, aquí expresado, con la fe de que en la medida de sus posibilidades se abran caminos y se contribuya al obrar político, al hacer, en la praxis política económica de las transformaciones, que implican la lucha por la liberación y la igualdad que se debate históricamente en Venezuela.

Si mis queridas amigas y amigos, entre ellos mi recordada profesora de la ULA que me formó y orientó mis paso y además mi hermana, pienso en ti y en todas y todos nuestros compatriotas hijos e hijas de Bolívar, amantes y comprometidos con nuestra tierra grande, rica y hermosa que nos vio crecer y a quien nos debemos: nuestra Patria Bolivariana de Venezuela. Las y los acompaño en la impotencia y la sensación de pobreza que sentimos en lo inmediato, en la reacción, en lo aparente que se muestra, ante una causa: la devaluación de la moneda en Venezuela y el aumento del impuesto sobre la renta, para todos por igual y no para los que más ganancia tienen.

El país comprometido con la revolución, la transformación política, más destacada y de referencia en el horizonte del devenir del siglo XXI, histórica a nivel mundial, sufre los ataques de los contrarios, del dólar con su economía consumista, capitalista, materialista y se doblega, ante él, nuestro Bolívar. El contrarío domina y el otro, el gobierno, vocero de la voluntad del pueblo y defensor de sus intereses, es dominado. En un primer momento y estratégicamente, el gobierno se entrega, se rinde, aceptando la imposición del dólar sobre el Bolívar, perdiendo su tan aclamada autonomía e independencia, junto a su libertad económica, sometida a la especulación del comercio, a la impuesta y manipulada inflación, al control del mercado llamado negro, o lo que es el dólar ilegal.

Hoy, en este ahora y espacio donde me encuentro, pienso la patria desde Europa, desde estas tierras con esos altos costos, el desempleo, el deterioro de la instituciones entre ellas las universidades con sus postgrados majestuosos de Maestría y Doctorados en Economía Global (una cosa es la academia, lo que se dice y otra lo que se vive, en la praxis de la existencia humana) y la pobreza que crece en el capitalismo de los países llamados desarrollados, que ahora viven su respectiva crisis. Frente a esta realidad y desconcierto, uno esfuerzos para que como venezolanos podamos desplazarnos bien lejos de tan triste destino.

Lo siento y me perdono a mi misma por someterme a esta situación triste que se vive en Europa y en espera de salir adelante, buscando otro destino junto a mis compatriotas. Enfrento los comentarios sobre mi patria y eso me obliga a ser mas estudiosa, pensante y rigurosa, comprendiendo, interpretando y aplicando la Filosofía Hermenéutica. Asumo la comprensión y el pensamiento con visión integral. Pienso y pensando en mí, pienso en todas y todos para que juntos, en construcción colectiva y relaciones horizontales, unidos podamos darnos la mano y asumir el cambio de siglo XXI. Transformación, cambio del siglo XXI que implica liberarnos del pensamiento y comportamiento del siglo XX con sus mentes cerradas, identificadas con la ideología consumista-materialista, con las relaciones verticales, jerárquicas, abuso de poder, corrupción, lineamientos autoritarios, imposiciones de mando y control sin sentido común o sensus communis, de supuestos genios pensantes para que otros obedezcan automáticamente, como entes multitudinarios, negados de su ser, llámese pensamiento, voluntad, sentimiento, alma, espíritu o energía. Entre los sectores de la transformación, ajustados a un estado de apertura mental y la disposición para crear, inventar y asumir las nuevas experiencias, se encuentra la economía social que clama por la liberación de la economía Capitalista y transnacional dominada por el dólar.

Pues bien, lo aparente es solo eso que se muestra que es lo superficial que vemos: la impotencia y pobreza por la devaluación. Es importante ir a lo oculto, ver lo que no se muestra. Es lo que debe salir para desocultarse e imponerse en el mundo, para ganar la lucha de la transformación del siglo XXI: la otra economía que es posible instalar en el horizonte.

No hay mal que por bien no venga, expresa el saber de la tradición, la sabiduría popular. El llamado es para que recordemos los acontecimientos históricos que se han vivido en Venezuela. Son acontecimientos que han servido de estados de apertura para la transformación, como es el caso de lo de PDVSA. Los contrarios de la lucha de transformación se fueron a los extremos para presionar con el golpe petrolero del 2002 y el proceso revolucionario del pueblo, con su gobierno valiente y al frente de su presidente Hugo Chávez, entró y nacionalizó PDVSA. Los Bancos se declararon en quiebra, 2009- 2010 y se nacionalizó parte de la Banca. Ahora en el 2013 el mercado negro del dólar se impone, se devalúa la moneda nacional, el Bolívar, y el proceso entra en la lucha, se enfrenta, pierde, en un primer momento, y gana, en un segundo momento: se Nacionaliza el Comercio Exterior e Interior para la distribución nacional y cubrir las necesidades de la población.

No basta asumir el nuevo Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario y que CADIVI se afiance mas, como premio de su inefectividad. En nombre del pueblo venezolano, del Camino Político Tradicional Alternativo, CPTA, con su proceso revolucionario histórico, es contradictorio y afecta desfavorablemente el seguir permitiendo que continúen actuando plácidamente, los poderes económicos del Camino Político Convencional, CPC, a favor de pequeños grupos del capital nacional y de las transnacionales o Neo-Imperialismo financiero. Grupos económicos que tuvieron la oportunidad de obrar éticamente, limpiamente a favor del pueblo patriota, de toda la patria sin discriminación y limpiar las décadas negativas, de actuaciones políticas, económicas e históricas en contra del país. La Cuarta República, no se pueden continuar imponiendo, junto con la corrupción de sus aliados, incrustados en las diversas instituciones del gobierno y su partido PSUV, a lo ancho y largo del todo el territorio.

Realmente es una pena lo sucedido económicamente y uno piensa lo difícil que es cambiar el sistema económico sometido al capital, al vender, comprar y ganar, ganar y mas ganar indeteniblemente, sin pensar en la inflación, las inversión, producción, trabajo, renta, ganancias o plusvalía de capital equitativo y sus consecuencias sociales. Necesario, por otra parte, es pensar en las acciones del gobierno, las leyes, las instituciones pertinentes y donde se quedó el control de precios y el control de los dólares para importar, regulando el Comercio Exterior, tan riguroso con los particulares y tan placentero con las Empresas Importadoras. No se puede dejar de pensar que operaron y que hay actos negativos, contra éticos identificados con la ideología consumistas-capitalista de personas particulares, empleados institucionales, sin generalizar, que se prestaron y prestan a la corrupción del Estado, en el caso del dólar negro.

Tal vez, si no estuviera la corrupción al interior del proceso, del gobierno, con sus intereses particulares ocultos de los supuestos socialistas, es posible que el mercado negro de los dólares fuera una ficción actualmente, compleja imaginación de una interesante historia corta o cuento literario. Posiblemente no fuera una realidad tan frustrante, que atenta contra la economía del país y el proceso revolucionario del pueblo, del cambio, de la transformación del siglo XXI por una auténtica Democracia Comunitaria y Sectorial. Una Democracia de Construcción Colectiva que sea Gobierno. Una Democracia que supere los decadentes partidos Político, pertenecientes al pasado siglo XX, acostumbrados a la manipulación y contra política, por defender grupos de poder, imponer su control con lineamientos verticales. Una Democracia que responda a los intereses de la mayoría de todos los sectores que constituyen la patria, ciudadanas y ciudadanos con Derechos Humanos de vivir en un Estado de Bienestar.

La situación económica y su proceso de cambio, al igual que el educativo, cultural, comunicacional, salud, urbanístico o ambiental, es diferente a otras situaciones y sus procesos políticos. Difiere como es el caso de la situación y proceso de las elecciones políticas, que son rápidas, donde se hacen, se ganan y se cambia inmediatamente de presidente, gobernador o Alcalde. Se cambia por el ganador, pero no cambian inmediatamente los contenidos de una Superestructura y Estructura social arraigada por años. Para acelerar los cambios históricos de la Superestructura y Estructuras es importante exponer y legalizar contenidos y programas de gobierno previamente, como parte de las elecciones. Contenidos elaborados desde las distintas comunidades con sus sectores de economía, salud, educación, cultura, ambiente, urbanismo etc Es una necesidad política empezar a hacer menos énfasis en personalidades y mayor énfasis en los contenidos y programas de gobierno sometidos a elecciones para que también ganen y se apliquen. Los programas y contenidos de gobierno deben dejar de ser una expectativa y simple discurso manipuladores de campaña electoral y pasar a ser contenidos de aplicación política, para que se den transformaciones con velocidad y profundas y no solo se den cambio de personas y partidos que ganan votos. Las elecciones y ganadores en un proceso, solo son un inicio para los cambios y la transformación que exige el siglo XXI. Necesario son los contenidos y programas que se legalizan con los votos ganadores, como es el caso de una economía social para evitar los sometimientos económicos, que imponen los capitales poderosos, para desviar procesos políticos que luchan en favor de la mayoría y la eliminación de la pobreza

Sigo creyendo en la Democratización de Capital como un primer paso a la economía social y que el costo de la pobreza lo paguen los culpables que son los que más tienen y no la clase media y la pobre, siendo más pobre. Ahora con la devaluación se enfrenta no solo lo económico, a éste se une la falta de credibilidad en el gobierno y su compromiso con el equilibrio social. Se enfrenta el derrumbe del pensamiento y comportamiento político que hace sentir la impotencia e incapacidad de la transformación en el pueblo. Necesario es ser valiente y asumir con todas las energías y fé, de ir por el camino verdadero, para que se decrete y se Nacionalice el Comercio Exterior. Una nacionalización para que se vincule inmediatamente con el comercio interior y la distribución nacional, incorporando, integrando y consolidando, como nuevas estructuras, las misiones respectivas del mercado e instituciones que laboran dispersas. Que se asuma una situación similar a lo que sucedió con el petróleo, los bancos y ahora en el 2013 es el momento de la nacionalización de la economía para ganar en esta lucha.

Se reconoce que la crisis económica la provocaron los importadores con la manipulación del capital, amparados en la llamada economía de libre mercado y carente de un mínimo de ética o un pensamiento en favor del beneficio de la patria. Es una crisis en donde también tiene su parte las instituciones del gobierno, como CADIVI o el pretendido SITME, por la falta de control, aplicación de las leyes y supuestos actos de corrupción. Se sabe por cuanto se difunde públicamente, que el dólar negro se impuso por el aporte de dólares controlados por CADIVI-SITME para vender a un precio regulado. Los comerciantes importadores, que tenían dólares regulados, vendían a precio de dólar negro. Así se apropiaban y liberaban dólares para invertirlos en el mercado negro, que prácticamente terminó siendo un mercado de dólares normal. El dólar subió en el mercado negro y obligó al gobierno a aumentar el dólar por temor a la super-inflación. Una consecuencia, negativa de la lucha económica, fue el aumento del dólar bajo control del gobierno, CADIVI, y la devaluación de la moneda de nuestro padre Bolívar, a quien pido perdón por esta humillación.

Pues bien esa es la lucha que continua en el campo económico. Si bien una consecuencia negativa es el aumento el dólar, tenemos otra segunda consecuencia positiva en el proceso histórico. Ahora entremos por la puerta grande para cumplir la segunda consecuencia de la lucha económica por la transformación del siglo XXI, en el campo de la lucha económica y del comportamiento y pensamiento político, e inmediatamente decretar la Nacionalización del Comercio Exterior e Interior. Decreto a ser aplicado con los ciudadanos y ciudadanas mas destacadas del proceso, libres de corrupción y de la ideología consumista, mercantilista de la sociedad capitalista y neo- imperialista, como medida de urgente atención para impedir se continúen y trasladen los vicios previos de supuesta corrupción, que pone en peligro la economía del país.

ES importante tener presente y estar atento que la nacionalización de la economía, tanto exterior como interior, no debe confundirse y desviarse hacia un Capitalismo de Estado, los controles y las ganancias para unos pocos que están en el gobierno. Si bien es una necesidad y están presentes las instituciones del Estado las políticas y contenidos económicos deben ser, formar parte y surgir desde el mundo circundante de las comunidades del sector económico con los sud-sectores de comunidades de productores agrícolas, productores industriales, economía de servicio, productores y distribuidores del campo tecnológico, de salud, ciencia, arte, medios de comunicación, educación, transporte, turismo, deporte o construcción. Todas las comunidades deben estar conformando el Consejo Económico, a todos los niveles: nacional, estadal, Municipal, parroquial y comunal, para consolidar las políticas económicas equitativas, en construcción colectiva y relaciones horizontales, a favor del país y a la vez asumir el problema y la experiencia nueva. Experiencia que forma en el pensamiento y comportamiento de la transformación y construcción de la nueva sociedad.

Es un grito de cambio de la superestructura social y económica que pide la transformación del siglo XXI . Así el 2013 es el año de otra victoria histórica en la lucha por la transformación con la "Nacionalización del Comercio Exterior e Interior para la distribución nacional”. Es responsabilidad y que asuman los contrarios, defensores de la ideología Capitalista y Neo- imperial, las consecuencias de sus ataques, en la lucha por la transformación del siglo XXI por una sociedad independiente, autónoma, en libertad, libre de pobreza, sin discriminación y explotación en una verdadera Democracia Comunitaria y Sectorial,


Correo: bettyoso@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4158 veces.



Betty Osorio

Profesora de la Universidad de Los Andes, Mérida y titiritera

 bettyoso@hotmail.com

Visite el perfil de Betty Osorio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: