Gracias señores de la oposición

En la madrugada del 16 de agosto de 2004 Ramos Allup anunció al pueblo venezolano, especialmente a quienes militan en la oposición, que en las próximas 24 horas presentaría las pruebas del fraude cometido por Chávez en el referendo revocatorio.

A escasos días estamos de cumplir un año de la promesa de Allup y seguimos esperando las pruebas… así actúan los líderes de la oposición.
Esa, la mentira recurrente, es una de las razones por las cuales la oposición venezolana pierde cada día más adeptos, capacidad de convocatoria y sobre todo credibilidad y confianza.

En la cuarta les enseñaron que la mentira y el tiempo eran los mejores adormecedores de la voluntad popular y los más efectivos catalizadores del conformismo y la sumisión… pobre de ellos que no entendieron con un volcán de frustraciones, miseria y desesperanza haría erupción más temprano que tarde.

Hoy, no han atinado a entender, aún, que las cosas en la República Bolivariana de Venezuela han cambiado y ya no pueden ser exitosas las viejas tácticas y triquiñuelas.

En aquellos días del referendo todas las encuestas, incluso Datanalisis, Consultores 21 y Seijas, daban ganador a Chávez y aunque trataban de "suavizar" las cifras asignándole 43% de preferencia contra 36% de la oposición; resultaba evidente que el Presidente sería ratificado. Así lo confirmó el Centro Carter y la OEA, pero ellos prefirieron seguir actuando como en la cuarta… mintiendo y ofreciendo pruebas.

Pareciera juegan a su propia destrucción ¿dónde está la inteligencia de la que tanto se vanaglorian? ¿a dónde fue a parar la experiencia política de más de treinta años? ¿dónde quedó el sentido común?

En el periodo pseudodemocrático que inicio Rómulo Bentancourt, las estrategias de ahora dieron buenos resultados a la derecha, pero las condiciones eran diferentes. No existía un líder en la oposición con las características de Hugo Chávez; no disponía ésta de una maquinaria política como las de las organizaciones que respaldan el proceso revolucionario venezolano; no existía ningún medio de comunicación dispuesto a luchar por la verdad; no había posibilidad de aglutinar en un solo bloque a los sectores progresistas; no se ejercían funciones de gobierno y no había recursos para contrarrestar las mentiras que aseguraban que los comunistas comían niños.

El volcán hizo erupción en aquel diciembre de 1998 y Chávez llegó al poder en brazos de un pueblo hastiado de tanta indiferencia, mentira, corrupción y entreguismo.

Hábil y comprometido con sus ideales, como pocos, Chávez ha dado un vuelco a la forma como nos tenían acostumbrados a conducir el gobierno e inteligentemente trabaja en el sentido contrario a la línea de conducta de los protagonistas de la cuarta.

No hay que ser muy inteligente para entender que si el pueblo rechaza la mentira, la sumisión a potencias extranjeras y la falta de atención a sus necesidades; hay que hacer lo contrario para obtener su respaldo y amor.
La oposición, sin embargo, carece de inteligencia y recurre frecuentemente a la mentira para ponerse del lado de los gringo, rechaza las misiones y despectivamente las califica de populismo, y muestra su "amor" a los humildes llamándolo chusma u hordas.

Dentro de su ceguera e incapacidad, no terminan por comprender que esa posición y sus mentiras nos brindan la oportunidad de decirle al país que los viudos e hijos de la cuarta siguen despreciando al pueblo, sueñan convertir nuevamente a Venezuela en una neocolonia gringa y sufren porque ahora el pueblo es atendido y cada vez asume más poder.

Las elecciones del próximo domingo servirán para poner un clavo más en la tumba de la oposición, pues perderán el control que aún mantienen en muchos Consejos Municipales y Juntas Parroquiales. Por ello hay que decirles algo como lo que expresé en el título de esta nota…. Gracias señores de la oposición.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3427 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas