No acallar la Historia

El 10 de Enero de 2013 se convirtió en una fecha memorable para la historia de la República Bolivariana de Venezuela, día para recordar, crónica histórica de sucesos gloriosos que permanecerán vivos en la memoria de nuestros pueblos, sin olvidar a sus protagonistas, día en que hicieron actos de presencia, dignatarios latinoamericanos y caribeños de más de 20 países, quienes vinieron a participar en el juramento del pueblo bolivariano, en representación de su presidente Cdte. Hugo Rafael Chávez Frías, quien se encuentra ausente del país, debido a un acto sobrevenido de una penosa enfermedad que esta tratándose en la hermana República de Cuba, lo cual no le permitió hacer acto de presencia el día del juramento de su cuarto periodo constitucional.

El mismo pueblo que lo reeligió el 7 de octubre del 2012 lo representó el 10 de enero, para ser juramentado en su nombre, para que siga recibiendo su tratamiento clínico y se recupere pronto y regrese para seguir guiando a su pueblo a mejor destino.

Esta es otra nueva historia que las nuevas generaciones tendrán que contar, porque sin ella no hay presente. La historia es la única que permite mantener en el recuerdo, todos los sucesos acaecidos de todos los tiempos en nuestro país, y a la vez mantener limpia la conciencia de los pueblos libres y democráticos.

No se puede olvidar el nombre del Capitán Manuel Ponte Rodríguez, Cte. del PORTEÑAZO, quien murió dentro del Cuartel San Carlos, quien estaba padeciendo de una afección  cardiovascular y a meritaba ser trasladado al Hospital Militar o a una Clínica privada, y no se le permitió salir, para ser tratado por médico especialista del corazón y salvarle la vida y no tener que morir dentro de una prisión.

Le negaron ese derecho por ser enemigo del régimen de Rómulo Betancourt. Una amarga historia que familiares, amigos y compañeros de causa, jamás podrán olvidar.

Otro caso sucedió en el Cuartel San Carlos con el Camarada del Partido Comunista de Venezuela Argimiro Arrieta, quien cayo en prisión junto a Ali Colombani por escribir un libro, criticando al gobierno de Rómulo Betancourt, por la represión discriminada contra periodistas, estudiantes, obreros y campesinos y por esa causa fueron internados en el Cuartel San Carlos.

Argimiro Arrieta se agravo dentro del penal y le negaron a sus familiares el derecho de trasladarlo a, una Clínica para que se restableciera de la enfermedad que padecía; tampoco hubo clemencia para el, y murió dentro del penal solo por ser enemigo del régimen de Rómulo Betancourt. (AD-COPEY). Otra historia que esta nueva juventud debe saber.

Jamás apareció un medio de prensa acusando a ese régimen de violar los derechos humanos de los presos políticos, y de quienes murieron dentro del penal por no permitirles ser trasladados a un hospital.
Hoy se atreven a señalar a este gobierno de los derechos humanos en un país donde existe una verdadera democracia y libertad, y en donde la canalla mediática sale a defender a quienes masacraron a manifestantes de puente Llaguno, ave, Baralt y Urdaneta. Ellos llaman presos políticos a estos criminales, y a los cabecillas del golpe que andan sueltos, incluyendo a uno que es Gobernador reelecto.

Esta es parte de la historia que no quieren que se divulgue de los golpista del once de abril, pero piden la libertad de esos  asesinos que no son "presos políticos", quienes los indujeron a cometer esos crímenes, hoy gozan de plena libertad, hasta para manifestar utilizando la  violencia contra la decisión tomada por el Tribunal Supremo de Justicia, reconociendo el derecho del Presidente Chávez de esperar su regreso, en buenas condiciones de salud para su debido juramento y siga dirigiendo los destinos de la patria de Simón Bolívar.

¡Viviremos y Venceremos!

rangeljuan1@hotmail.com



 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1715 veces.



Juan Rafael Rangel Ortiz


Visite el perfil de Juan Rafael Rangel Ortiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Rafael Rangel Ortiz

Juan Rafael Rangel Ortiz

Más artículos de este autor