El Festival Mundial de la Juventud: una jornada antimperialista

Aquello de que Venezuela cambió para siempre poco a poco va dando muestras de ser una realidad indiscutida, incluso para nuestros adversarios más virulentos. Chávez anuncia una acción, un camino, y el pueblo, ese que aún gime y suda las penurias heredadas del oprobio puntofista que aquí se instaló y afortunadamente no volverá más nunca, se va por ahí siguiendo la voz, el tino de su comandante. Después podrían surgir uno que otro desacierto, como toda obra humana, pero la Revolución sigue avanzando, poco a poco, indetenible. Es así como nos encontramos frente a frente, aquí dentro de nosotros, con el 16º Festival Mundial de la Juventud y de los Estudiantes. Un evento que reclama para su realización en determinado espacio,una condición esencial: que esa nación se haya liberado del maléfico tutelaje del imperialismo yannkee. A pesar de que aún seguimos siendo un país capitalista creemos merecer el honor de no "ser más una colonia norteamericana" en palabras de Chávez. Pero como si esto fuera poco hemos iniciado la construcción del socialismo adaptado a nuestra propia idiosincracia. Luego es muy acertada la decisión de la dirección de las juventudes democráticas del mundo de otorgarle a nuestro país la sede del Festival.

Ya el magno evento está aquí en nuestras narices. Es necesario arreciar la marcha, en lo organizativo, en la capacitación ideológica de nuestras muchachas y de nuestros muchachos. Siempre habrá que tenerse en cuenta a la hora de programar actos o fiestas preparatorias al Festival, que nosotros tenemos una música revolucionaria, y de la más alta calidad, y a ella nos debemos , como un bebé a su madre. No se justifica por ningun motivo la utilización de grupos "musicales" fieles reproductores de la American On Line, escualidoides de pacotilla que su momento fueron aliados del golpismo, y aún siguen siéndolo. No necesitamos a esos acalambrados mentepolléricos que contribuyen, por mandato del imperio, al emblanquecimiento de la mente de nuestra querida juventud. Me contaba Karla y nuestros de la UBV Zulia por lo que tuvieron que pasar en la Carlota. Nosotros no necesitamos, es más necesitamos alejarnos de todo indicio de ideología Yannkee. Esa Ideología que es reproducida y transmitida fundamentalmente a través de la moda y de un tipo particular de música confecionado por los semiólogos y semantólogos del imperio. Es necesario discutir con nuestros jóvenes que esa "música" no es nuestra música. y sobre todo, hay que comenzar a andar en el enrriquecimiento de un entramado músical que de algun modo llene el vacío segmentario que deja el salto de una cultura a otra. El Carlotazo ese debe servirnos para reflexionar, sólo unos microsegundos, no tenemos muchos tiempo, para no volver a cometer otra vez esos desatinos.

Auguramos la realización del mejor Festival que se haya dado en toda la historia del evento más importante de las juventudes mundiales y estudiantiles para rechazar con toda la fuerza del espíritu, cualquier forma de imperialismo, llámese como se llame, encuéntrese donde se encuentre. Y para entonar un grito que llegue a todo los confines del planeta edn favor de la paz y en contra de la guerra.

Arriba la juventud de nuestro pueblo para recibir a las delegaciones del mundo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1107 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a15728.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO